<
>

No todo lo que brilla es oro: Las verdaderas ganancias de la NBA

play
Golden State presenta su nueva indumentaria (1:05)

Los Warriors hacen la presentación de los uniformes para la temporada de la NBA 2017-18 (1:05)

Al principio de cada temporada, cuando los salarios de los deportistas profesionales se hacen públicos, siempre nos terminamos preguntando: ¿Cuál es el verdadero monto que ellos se terminan llevando a casa?

Esta temporada, nosotros nos aliamos con un experto en impuestos deportivos como Robert Raiola, director del grupo de entretenimiento y deportes PKF O’Connor Davies, para analizar los sueldos de los jugadores mejor remunerados de la NBA. Nosotros revisamos a sus cheques para estimar su ganancia definitiva tras los impuestos y deducciones varias detalladas por los representantes del sindicato de jugadores.

Vas a notar que las deducciones de cada salario neto incluyen impuestos federales, estatales y de cada ciudad (y en el caso de Kyle Lowry, impuestos canadienses), porcentajes de representantes, y una contribución máxima a su fondo de jubilación (401K) de 18 mil dólares. En el caso de los jugadores que viven en lugares que no cobran impuestos estatales, verás como ellos si pagan impuestos por jugar en otras ciudades. Esos son conocidos como “Impuestos de Deportista”.

También verás cómo los jugadores recuperan al 10 por ciento del salario que ya ha formado parte de los impuestos y se les había retenido como parte del fideicomiso la temporada pasada. Ellos también pierden un 10 por ciento en fideicomiso este año, el cual se remunerará siempre y cuando los dueños les paguen a los jugadores el 51 por ciento previamente acordado en Ganancias Relacionadas al Básquetbol (BRI por sus siglas en inglés).

Cada jugador también recibe $355,449 (pre-impuestos) tras el reembolso del 10 por ciento. Eso se debe a que aún había dinero adicional, 163.5 millones de dólares en total, que necesitaban ser repartidos para llegar al porcentaje previamente acordado.

Recuerden que en esta lista solo analizamos a los sueldos y no incluimos ganancias adicionales que los jugadores puedan llegar a recibir, como por ejemplo de parte de auspiciantes.

Stephen Curry había recibido 44 millones de dólares en total durante los últimos cuatro años. Ahora ese monto se eleva a 40.2 millones por temporada gracias a una renovación de contrato multimillonaria por cinco años y 202 millones. El salario de 34.8 millones de Curry esta temporada supera al récord histórico de Michael Jordan con 33.1 millones en 1998. Si se ajusta a la inflación, sin embargo, ese sueldo de MJ sería de 50 millones en la economía de hoy en día.

LeBron James cobra 33.2 millones de dólares esta temporada. Él puede renovar por cinco años y 207 millones el verano que viene. O también puede obtener un contrato máximo con otro equipo que le pagaría 54 millones menos en total por cuatro años.

James firmó un vínculo de por vida con Nike que le agregará mil millones de dólares a su fortuna, y también ha sido estratégico con sus inversiones. Él vendió sus acciones en Beats by Dre cuando se concretó el acuerdo con Apple ($30 millones), y sus acciones en Blaze Pizza pasaron de ser una inversión de menos de un millón de dólares a valer más de 35 millones en la actualidad.

Paul Millsap ha dado el salto de calidad más elevado en salario desde que era un novato como selección de segunda ronda del Utah Jazz en el 2006 hasta ahora. Millsap ganó 2.1 millones de dólares durante sus tres campañas iniciales. Ahora, durante su decimosegunda temporada, su valor es de 15 veces más.

Gordon Hayward firmó un contrato máximo por cuatro años y 128 millones de dólares tras su mudanza de Utah a Boston, aunque su arribo a Massachusetts llega en un momento complicado. Una potencial enmienda podría llegar a elevar a los impuestos estatales del cinco al nueve por ciento para aquellos que ganan más de un millón de dólares a partir de enero.

Blake Griffin renovó su contrato con los LA Clippers por cinco años y 171 millones de dólares a pesar de las lesiones y una pelea de alto perfil. El 13.3 por ciento de impuestos estatales de California le dan un corte de pelo bastante grande a sus ganancias.

Kyle Lowry ganó 65 millones de dólares en total durante sus primeros 11 años en la NBA, pero ganará 93 millones garantizados por los próximos tres. Lowry debe pagar un impuesto del 53.5 por ciento en Canadá, pero también recibe un crédito parcial por impuestos extranjeros en Estados Unidos.

La temporada pasada, Mike Conley firmó el contrato más lucrativo de la historia de la NBA en aquel entonces por un monto total de 153 millones de dólares. Él respondió con su mejor temporada como anotador al promediar 20.3 puntos por partido y contando con un 40 por ciento de efectividad en triples.

Russell Westbrook podría renovar con el Oklahoma City Thunder por 207 millones de dólares, y el valor del dinero en el mercado más pequeño de la NBA tiene sus conveniencias. Sin embargo, Westbrook ya es dueño de una casa en Los Ángeles. Se la compró a Scott Disick, una estrella de los Kardashian, por 4.65 millones de dólares en diciembre del 2015.

James Harden firmó un contrato súper máximo por 169 millones de dólares hace un par de meses. Este tomará vigencia a partir del 2019, y eso significa que Harden quebró un récord de la NBA con 228 millones en salario combinados con los dos años y 59 millones que le quedan en su vínculo actual. Harden ganará $570,732 por partido durante su última temporada bajo el contrato nuevo (2022-23). Él vive en Texas y no paga impuestos estatales por lo que gana fuera de su sueldo. Eso es enorme, considerando que él firmó un acuerdo por 10 años y 200 millones de dólares con Adidas.

Al Horford promedió 14 puntos y casi siete rebotes por partido la temporada pasada, la segunda de un contrato que vale 113 millones de dólares. Algunos aficionados estaban preocupados por ello, pero ahora este se ve un poco mejor de cara a la temporada que se avecina.

Este mapa nos muestra al nivel de los impuestos estatales por salario en la NBA. Florida, Texas y Tennessee no cuentan con uno, mientras que California es el único estado de la NBA que le cobra más del 10 por ciento a los jugadores. Canadá también le cobra impuestos más elevados a los integrantes de los Toronto Raptors.