<
>

¿Cuál equipo de la NBA es el más perjudicado por los árbitros?

fivethirtyeight

La relación entre los jugadores y los árbitros de la NBA probablemente nunca había estado tan tensa como hoy en día.

En enero pasado, Draymond Green, ala-pívot de los Golden State Warriors y quien nunca se guarda sus quejas con respecto al arbitraje, además de contar con la mayor cifra de faltas técnicas de la liga con 14, dijo que demasiados réferis guardan rencores hacia los jugadores y que la NBA debería considerar reemplazar su staff de árbitros por completo. Kevin Durant, compañero de Green y quien comenzó la temporada con apenas una expulsión en toda su carrera de 10 años, es ahora líder de la NBA en la presente temporada, con cuatro expulsiones. Esta semana, Paul George y LeBron James ambos han expresado lo que ellos consideran un sesgo a la hora de sentenciar en los partidos.

Cuando los nombres más grandes de la NBA se quejan con respecto a algo, obviamente va a llamar mucho la atención. Sin embargo, eso no significa necesariamente que estas voces tengan los mayores motivos para denunciar. Ese honor le pertenece a los Brooklyn Nets. Hasta el miércoles pasado, Brooklyn recibió la mayor cantidad de sentencias por faltas sin fundamento durante la presente zafra, de acuerdo con nuestro análisis de la recopilación hecha por The Pudding de los informes de “últimos dos minutos” de la NBA. En dichos informes, la liga evalúa la precisión de las sentencias (y la ausencia de ellas) impartidas por los ábritros al final de encuentros con pizarras de margen cerrado.

Errores, hay unos cuantos…

Sentencias incorrectas y acciones no sentenciadas de forma incorrecta en los dos últimos minutos de un encuentro cuando la pizarra tenía un margen no mayor a 3 puntos, por cada equipo, durante la temporada 2017-18, hasta el 28 de febrero.

Hasta el miércoles pasado, los Nets han sido perjudicados por una sanción incorrecta o la ausencia de la misma en momentos apropiados, en un total de 28 ocasiones durante la presente temporada. En segundo lugar, se encuentra Dallas Mavericks, con 26.

A fin de entender la clase de jugadas que han perjudicado a los Nets, pueden mirar los videos que mostramos abajo, los cuales destacan varias jugadas que la liga luego determinó debieron ser sancionadas a favor de Brooklyn. Una de ellas involucra a Allen Crabbe, quien logró acertar una canasta muy difícil a pesar de ser empujado por un defensor y tropezado por otro durante la conclusión de la jugada. Otros dos ejemplos nos muestran al alero DeMarre Carroll siendo empujado o movido usando los brazos tratando de encestar durante los últimos 20 segundos de la jugada. Luego de ver muchos casos similares, uno puede entender a los jugadores de Brooklyn, quienes miraron a los árbitros en señal de incredulidad porque no se cantaron faltas.

play
0:36

Nets, el equipo más perjudicado por los árbitros

Allen Crabbe logró acertar una canasta muy difícil a pesar de ser empujado por un defensor y tropezado por otro durante la conclusión de la jugada.

Hay una serie de conclusiones interesantes que podemos tomar a partir de la presente data. Ante todo, parece proveer evidencia suficiente para sustentar los comentarios hechos por el base de los Nets, Spencer Dinwiddie en enero pasado, sugiriendo que este equipo de los Nets, repleto de jugadores nóveles, recibe menos respeto por parte de los árbitros, comparado con otros clubes.

“Ver que no son recíprocos con el nivel de respeto que se les confiere es algo muy frustrante para nosotros”, dijo Dinwiddie tras la derrota de los Nets 87-85 ante los Boston Celtics. “Otra cosa que nos frustra mucho: Tenemos reuniones entre los equipos, o con (la Asociación de Jugadores) las cuales tratan del respeto que debemos mostrar. Queremos tratarlos a todos con respeto, ¿no es así? Porque todos estamos haciendo nuestros trabajos y ellos están haciendo su mejor esfuerzo, nosotros también, (incluso si) perdemos el balón o no se cantan ciertas faltas o lo que sea. Pero cuando te acercas a alguien y te ignoran o te tratan como si no fueras hombre, o te tratan de cierta forma, es también muy frustrante”.

Analizando la situación a nivel individual, la frustración de Dinwiddie puede ser justificada. Las 11 faltas sentenciadas sin fundamento que le han dejado en situación de desventaja era la mayor cifra en la NBA hasta el pasado miércoles y es un número muy alto, considerando que aún queda más de un mes para la conclusión de la temporada regular. De hecho, esa cifra ya está empatada para la mayor cifra de faltas cantadas sin basamento que han dejado a un jugador en desventaja en una misma temporada desde que la NBA comenzó la publicación de estos informes durante la zafra 2014-15. (La Asociación Nacional de Árbitros de Baloncesto, quien ha exigido durante años que se termine de hacer estos informes disponibles al público en general, recientemente los denominó datos “sin sentido”. El Sindicato argumenta que publicar estas correcciones, las cuales no tienen incidencia alguna en la pizarra de clasificación, solo crea mayor división, a pesar de la transparencia que busca la NBA al publicarlos).

En el encuentro del 23 de enero entre Nets y Thunder, de acuerdo con el informe, Dinwiddie fue perjudicado en dos ocasiones: fue tumbado a la ofensiva (sin sanción) y luego apabullado a la defensiva (lo cual tampoco fue sancionado), en un periodo de dos segundos durante los 10 segundos finales. Al no ser sentenciados ambos pecados, los árbitros prácticamente sellaron la derrota de los Nets. En particular, la segunda falta no sancionada habría causado falta ofensiva contra George, lo cual habría evitado que Russell Westbrook hubiese convertido una cesta para ganar el encuentro segundos después. (Vale la pena mencionar: Desde la temporada 2014-15, hemos encontrado que las jugadas no sancionadas de forma incorrecta ocurren 8.4 veces más frecuentemente que las sanciones incorrectas, lo cual sugiere que los árbitros preferirían arriesgarse a hacer una sanción fallida que cantar una falta fantasma que terminaría decidiendo un partido).

Dinwiddie dijo sobre la jugada: “Pues, ellos son Russell Westbrook y Paul George… mientras que yo soy Spencer Dinwiddie”.

play
0:10

No le marcan una falta a Nets

Spancer Dinwiddie fue empujado por Paul George en los segundos finales del juego entre Nets y Thunder.

Sin importar si es un tema de respeto o mera coincidencia, el hecho es que los seis equipos en la NBA que han recibido mayor cantidad de sanciones incorrectas durante esta campaña (Brooklyn, Dallas, Denver Atlanta y Chicago) todos carecen de una estrella establecida en el sentido más tradicional de la palabra. Ninguno posee un encestador de 20 tantos por partido, lo cual hace las cosas más difíciles para los árbitros, hipotéticamente hablando, a fin de anticipar quien sería el más probable en cometer una falta en una situación determinada.

Si bien Brooklyn ciertamente ha caído derrotado en al menos un partido o dos como resultado de esas actuaciones arbitrales incorrectas (esto en última instancia beneficia a los Cleveland Cavaliers, ya que los Nets ni siquiera tienen ya control sobre su primer puesto de selección), hay detalles adicionales que nos ayudarían a entender el tema en su complejidad.

Primero: los Nets han jugado una gran cantidad de partidos que se han decidido en las últimas instancias, lo cual significa que los árbitros quizás se hayan visto forzados a tomar mayor cantidad de decisiones (correctas e incorrectas) en situaciones en las cuales se ha visto involucrado Brooklyn, comparado con otros equipos. Los Nets cuentan con el cuarto mayor promedio de sanciones incorrectas impartidas contra ellos en la presente temporada, con 9.8 por ciento; lo cual significa que casi el 10 por ciento de todas las sanciones posibles en los informes de “Últimos dos minutos” las cuales pudieron haber perjudicado a los Nets en efecto lo hicieron. Es un número alto, pero no astronómica, comparada con el promedio de la liga de 6.8 por ciento de esta campaña.

Otro detalle que sugiere paridad en el arbitraje: Que un equipo al cual le ha ido tan mal como Orlando (en busca del primer puesto de selección del draft) tiene el segundo promedio más bajo de sanciones incorrectas en la NBA (4.1 por ciento, sólo por encima de Detroit) es un ejemplo relativamente fuerte en contra de la noción que un equipo necesita de una estrella a fin de conseguir que las decisiones arbitrales los favorezcan en las postrimerías de los cotejos.

Contrario a la posición asumida por Dinwiddie, Carroll dijo que deseaba que sus compañeros se dejaran de concentrar tanto en la forma cómo los árbitros se desempeñaban en los partidos.

“Gritarles a los árbitros, quejarse de ellos… Eso no va a ayudar a que ellos sean justos”, dice Carroll, quien fue agarrado por la muñeca cuando intentaba encestar en los últimos segundos de una derrota en tiempo extra contra Nueva Orleans y lo cual tampoco fue sentenciado. “Son humanos, al igual que nosotros. Al final de cuentas, debemos quizás intentar algo distinto. Esperemos funcione”.