<
>

Tiant llama "sucios y racistas" a votantes al Salón de la Fama

play
Tiant siempre ha apostado por la pelota cubana (1:14)

El legendario lanzador cubano Luis Tiant siempre ha apoyado el talento cubano y se siente complacido de la actualidad de sus compatriotas en la MLB (1:14)

El ex lanzador cubano Luis Tiant, cuarto latino con más victorias en las Grandes Ligas, llamó "sucios", "racistas" y "envidiosos" a algunos de los votantes que han impedido su ingreso al Salón de la Fama de Cooperstown.

"Hay algunos ahí [Comité de veteranos] que son unos sucios. Partida de racistas y envidiosos'', comentó Tiant en un aparte con periodistas en el ya tradicional Juego de las Estrellas Cubanas de Grandes Ligas, celebrado en el terreno de la Universidad Internacional de la Florida.

"Tantos años jugando y pasando lo que uno pasó y tener los numeritos para poder entrar y que no te quieran poner'', expresó el exjugador de 76 años que con 229 victorias escolta al nicaragüense Dennis Martínez (245), y a los dominicanos Juan Marichal (243) y Bartolo Colón (233) como los lanzadores latinos más ganadores en MLB.

Durante 19 temporadas en las mayores Tiant ganó 229 juegos y perdió 172, ponchó a 2416 adversarios y su efectividad fue de 3.30. Además, participó en tres juegos de estrellas, recibió votos para el premio Cy Young en tres temporadas y también obtuvo votos en cuatro campañas en la carrera para ser Jugador Más Valioso.

'El Tiante' aprovechó la oportunidad para remarcar que ya le dio las instrucciones a su familia en el hipotético caso de que llegaran a exaltarlo después de fallecido.

"Lo que no quiero es que me pongan después de muerto'', dijo uno de los grandes ídolos de los Medias Rojas de Boston, equipo con el que ganó 122 partidos. "Le dije a mi familia que si me ponen después de muerto [en Cooperstown] que no vayan a ningún lado, que se queden con su trofeo y lo guarden en un clóset si quieren".

Y agregó, "es una burla, es un abuso lo que están haciendo".

Tiant, nació en Marianao, La Habana, y debutó el 19 de julio de 1964, a los 23 años, propinándole una blanqueada de 11 ponches a los Yankees de Nueva York.

"No voy a irme a la cama todos los días a perder mi sueño con esta gente. Ya sé la clase de personas que son", concluyó.