<
>

Bernie Williams está orgulloso de Judge y el presente de los Yankees

play
Judge disparó su jonrón número 22 (0:26)

El joven jardinero de los Yankees mandó la bola a 438 pies (0:26)

Bernie Williams es uno de los New York Yankees más venerados de la historia, y eso es fácil de comprobar cuando vas al “Parque de los Monumentos” y ves a su número 51 retirado para siempre junto a otras leyendas como Babe Ruth, Mickey Mantle, y su amigo Derek Jeter.

Es por eso que él es voz autorizada para hablar sobre el presente de un plantel que busca regalarle a la franquicia su primer Serie Mundial desde el 2009. Williams cree que este núcleo de peloteros que actualmente lidera a su división en soledad representa una sorpresa placentera para toda Nueva York.

“Absolutamente. Bueno, yo no pienso que los jugadores hayan pensado que era inesperado, ellos simplemente se enfocaron en maximizar su potencial mientras todos los demás pensaban que ellos no estarían en la pelea a esta altura de la temporada. Lo bueno es que ahora existe un precedente, y ahora ellos cuentan con la expectativa de mantenerse bien arriba”.

Williams jugó con los Yankees, el único equipo de su carrera, y se consagró como campeón cuatro veces entre 1991 y 2006. Estuvo durante las épocas oscuras a principios de los ’90 y disfrutó a la generación dorada del que alcanzó la Serie Mundial seis veces entre el ’96 y el 2003, así que él conoce ambos lados de la moneda y ve más rasgos positivos que negativos en la actualidad.

“Es bueno. Así se supone que debe ser para la franquicia, en mi estimación. Ahora hay que esperar que no haya lesiones y los lanzadores salgan a cumplir con su trabajo en la lomita”.

EL FENÓMENO JUDGE

El cuerpo de lanzadores ciertamente está sobresaliendo con el cuarto mejor promedio de carreras limpias de la Liga Americana (3.70) hasta el sábado, pero ni siquiera su excelencia ponchando a rival tras rival puede salirse de la sombra de Aaron Judge, el jugador sensación del momento.

Judge lidera a las Grandes Ligas con 23 jonrones y y un promedio de bateo de .339, mientras se ubica segundo en la Liga Americana con 52 carreras impulsadas. En otras palabras, el novato se lleva todos los aplausos de un ídolo neoyorquino que sin embargo tiene una advertencia para él.

“El gran desafío para (Judge) será la segunda vuelta alrededor de la liga cuando los lanzadores rivales le tomen la medida y él tenga que ajustar su swing acorde a ello. Para mí, ese será el factor determinante”.

El WAR (Victorias Sobre Reemplazante) de Judge ha saltado de -0.4 en 27 juegos en el 2016 a ser el mejor de las Grandes Ligas en 63 compromisos esta temporada. En su forma más fría y literal, los números dicen que él es el jugador más valioso, pero Williams no se fía.

“Judge estará bien encaminado una vez que él haya atravesado la segunda mitad de la temporada asegurándose de que hizo los ajustes necesarios. Eso es sumamente importante para un pelotero joven. Tú no conoces a la liga y viceversa, pero (los lanzadores) van a descubrir tu punto débil y lo van a atacar hasta que les demuestres que ya no lo es. Será muy interesante ver como lidia con eso”.

ORGULLO LATINO E INICIATIVAS PERSONALES

Williams ve a las Grandes Ligas hoy en día y es testigo de Nelson Cruz liderando a la Liga Americana en carreras impulsadas, a Ervin Santana tercero en victorias con los Minnesota Twins y a Luis Severino sexto en PCL con los Yankees, y el ex pelotero puertorriqueño no puede evitar enorgullecerse de la actual generación latina.

“Definitivamente la presencia de los latinos en las Grandes Ligas siempre ha sido bien importante, y ahora estoy lleno de orgullo con esta nueva generación de peloteros que ha salido representando a los latinos no solo desde Puerto Rico, sino que también desde Venezuela, (República) Dominicana y México. Hay una muy buena representación”.

Si te preguntas que ha sido de Williams más de una década después de su retiro, él ha pasado de componer música nominada a Premios Grammy a ayudar a gente menos afortunada con su iniciativa “Sin Aliento”.

“Sin Aliento intenta ayudar a aquellos con fibrosis pulmonar idiopática. Es una enfermedad que no se sabe cuál es la causa, pero se caracteriza por impedirte la capacidad para respirar”, explicó Williams sobre la enfermedad que le costó la vida a su padre y lo motivó a intentar ayudar a otros.

“Es mucho más común que la enfermedad de Lou Gehrig, y las personas diagnosticadas con ello duran entre tres y cinco años. Los latinos somos un 15 por ciento más propensos a tener esta enfermedad que la población general de los Estados Unidos, así que yo considero muy importante que nos concienticemos sobre ésta condición”.

Otro jonrón para una leyenda del béisbol. Williams volverá a tener el bate en sus manos el 25 de junio, cuando participe en el tradicional juego amistoso de los “Old Timers” de los Yankees y sea honrado junto a otras leyendas del club. Luego él verá como Judge se ajusta a los lanzamientos de los Texas Rangers y lanza bombazos al jardín central que alguna vez supo resguardar.