<
>

Pobre desempeño en Serie del Caribe afecta imagen de RD

play
Venezuela sigue imponente, Dominicana se despide sin sonrisas (0:38)

Ximena Cebreros con el análisis tras triunfo por la mínima de las Águilas de Zulia frente a los decepcionantes Tigres del Licey (0:38)

CULIACÁN -- Además de ser el mayor proveedor internacional de talento, para las Grandes Ligas de Estados Unidos y otros circuitos, República Dominicana es el campeón vigente del Clásico Mundial de Béisbol. No es por mera casualidad que al país lo conocen como "isla del béisbol".

Independientemente de que la Serie del Caribe, que cada año enfrenta a los campeones de los torneos de pelota invernal de Cuba, México, Puerto Rico, Venezuela y Dominicana, no es exactamente el torneo que definirá el legado de los participantes, el reciente pobre desempeño de los equipos quisqueyanos está erosionando la imagen del país.

"Cuando vistes un uniforme que lleva el nombre de tu país, sin importar el tipo de evento, el resultado afecta o beneficia a todo el país. Eso siempre ha sido así y seguirá siendo así", dijo el intermedista dominicano Anderson Hernández, un miembro original de Licey y uno de los peloteros más veteranos de la escuadra.

"Nadie quiere hacerlo mal en el terreno de juego. Mucho menos jugando con una camiseta que dice República Dominicana en el pecho", dijo Hernández.

El jardinero René Reyes bateó un cuadrangular de dos carreras en la octava entrada para guiar a Aguilas del Zulia venezolanas a una victoria 4-3 sobre los Tigres del Licey dominicanos, el domingo en el Estadio de Tomateros, en el cierre de la ronda regular de la Serie del Caribe Culiacán 2017.

Zulia (3-1), que ya estaba clasificada a semifinales desde el sábado, mandó al Licey (0-4) sin triunfos a casa y extendió a 10 la racha de encuentros que tienen los equipos dominicanos sin ganar en las últimas tres ediciones del clásico caribeño. México, Cuba y Puerto Rico también avanzaron a las semifinales del lunes.

Licey, con 10 títulos, es el equipo más ganador de todos los tiempos de un torneo que fue fundado hace cerca de siete décadas. República Dominicana, que comenzó a participar en 1970, totaliza 19 cetros, líder entre los países. Pero Gigantes del Cibao, Leones del Escogido y Licey perdieron todos los juegos disputados por la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) desde el 6 de febrero del 2015.

"Afecta muchísimo. Hay gente que cuestiona en ese sentido", dijo Audo Vicente, el manager del Licey, conjunto que llegó a Culiacán sin algunos de sus principales hombres, tras ganar el campeonato dominicano en un decisivo último encuentro contra las Aguilas Cibaeñas, su principal rival. Jugadores como Hanley Ramírez, Emilio Bonifacio, Yamaico Navarro y Juan Francisco estuvieron con los Tigres en la postemporada, pero no se pusieron disponibles para la Serie del Caribe por diferentes razones. Tampoco otros que jugaron en la liga, como Robinson Canó, Nelson Cruz, Maikel Franco o Jonathan Villar, entre otros.

Desde la creación del Clásico Mundial en 2006, donde participan los peloteros de Grandes Ligas representando a sus naciones, la Serie del Caribe dejó de ser un torneo importante para las estrellas de países como República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela. Incluso, si por alguna razón participan en la liga local, para ponerse en forma para el Clásico Mundial o para que sus parientes lo vean jugar en vivo, el plan no incluye la Serie del Caribe.

"Para años venideros, todos los hombres de uniforme debemos pensar un poco en eso. No todos nuestros jugadores están sin trabajo o buscando trabajo o peleando una posición en Grandes Ligas. Creo que también debemos tomar en cuenta el orgullo patrio y el nombre de nuestro país", dijo Vicente.

Los Tigres dominicanos no solamente perdieron sus cuatro partidos, sino que además fueron superados ampliamente por sus rivales, excepto por el choque del domingo contra las Aguilas venezolanas, que estuvieron ganando hasta las entradas finales.

Ariel Peña lanzó cinco buenas entradas y Licey estaba en ventaja 3-1 entrando a la octava entrada, pero las Aguilas reaccionaron anotando tres veces después de un out contra el relevista Juan Grullón, quien cargó con la derrota. Ronny Cedeño bateó doble para remolcar a Herlis Rodríguez y Reyes siguió con jonrón enorme por el jardín izquierdo para virar el marcador.

Licey terminó la serie bateando .203 (128-26) y fue sobreanotado 25-7. El jardinero Zoilo Almonte, quien bateó .385 (13-5) con tres carreras impulsadas, y el lanzador Peña fueron por mucho sus jugadores más destacados.

"Creo que el béisbol se trata de ejecución y a nivel general, aunque hoy lucimos mucho mejor, no ejecutamos a la altura", dijo Vicente. "No ejecutamos al nivel de una potencia, como es República Dominicana", agregó.

"Solamente uno de nuestros abridores llegó a la quinta entrada, el bullpen, que fue crucial para los dos equipos que fueron a la final dominicana-- y que constituyen la base del equipo que viajó a Culiacán-- falló. Y nuestra ofensiva no estuvo a la altura, sobretodo con corredores en posición anotadora", dijo el capataz.

Vicente, quien perdió los últimos dos partidos del 2015 con los Gigantes para comenzar la actual racha de los conjuntos dominicanos, se convirtió en el primer dirigente quisqueyano o extranjero que pierde seis juegos seguidos en la Serie del Caribe al frente de representantes de la isla.

"No hay nada que cambiar. Estos fueron los hombres que están aquí, que aceptaron el reto. El primero que me cuestiono soy yo y si vuelven a jugarse los partidos, hay pocas que haría. Muchas cosas no funcionaron", dijo Vicente.