<
>

¡Gigantes contracorriente! Apuestan por los veteranos

Rick Scuteri/USA TODAY Sports

Nota del Editor: Esta historia se publicó originalmente el 23 de febrero de 2018.

SCOTTSDALE, Arizona - Los Gigantes de San Francisco agotaron la boletería de 530 partidos consecutivos en una racha terminada en julio pasado. Por ende, se sintieron obligados a colocar un producto competitivo en el campo para todos esos acérrimos aficionados en la bahía que adquirieron sus entradas. Incluso, en años difíciles, los Gigantes siguen comprometidos a mantener su camino en vez de proceder a vender sus peloteros cotizados, renunciando a ser contendores y tratando de apaciguar a su afición con prospectos y deliciosas patatas fritas con ajo en el AT&T Park.


Esa filosofía no arrojó resultados positivos en 2017, cuando los Gigantes terminaron en el sótano de la División Oeste de la Liga Nacional por primera vez desde 2007. Sin embargo, los jugadores que forman el núcleo de la alineación y corazón del clubhouse están agradecidos por haber tenido la oportunidad de mantenerse juntos y poder intentar así la reivindicación.

"Estoy muy feliz por formar parte de una organización que hace justamente eso", dijo el receptor Buster Posey. "Pensé al respecto cuando los Rays (designaron) a Corey Dickerson (en asignación) tras haber bateado 27 cuadrangulares. Estoy contento de que los Rays no me seleccionaron en el draft".

Posey, Hunter Pence, Brandon Crawford y Brandon Belt tendrán una edad por lo menos de 30 años durante la venidera temporada, y han tenido que soportar la especulación inevitable sobre la pérdida de velocidad por aquí o no contar con el mismo swing por allá.

En vez de infundir una dosis de juventud para cambiar las cosas, los Gigantes insisten en su relato de "presencia veterana" esta primavera.

Las dos grandes adquisiciones hechas por San Francisco esta primavera dieron esperanza y consuelo a los veteranos que se sienten poco queridos en el clima actual del mercado. Poco antes de Navidad, los Gigantes adquirieron al tercera base Evan Longoria proveniente de Tampa Bay a cambio del outfielder Denard Span, el jugador del cuadro Christian Arroyo y los lanzadores de ligas menores Matt Krook y Stephen Woods. En enero pasado, agregaron a Andrew McCutchen proveniente de Pittsburgh a cambio del lanzador Kyle Crick, el jardinero de ligas menores Bryan Reynolds y $500,000 en dinero para bonos en la bolsa internacional.

Longoria y McCutchen tienen la suma de ocho apariciones en Juegos de Estrellas, un premio al Novato del Año, un Más Valioso, cinco Bates de Plata y cuatro Guantes de Oro en sus resúmenes curriculares. A las edades de 32 y 31 años, respectivamente, son mayores que Giancarlo Stanton, Christian Yelich, Marcell Ozuna y otros peloteros que han causado expectativas similares en el mercado de cambios invernal.


Ambos han estado pasando últimamente por dificultades. El OPS de .737 de Longoria en la pasada campaña fue el segundo menor en sus 10 campañas con Tampa Bay. McCutchen pudo superar un lento arranque para sumar estadísticas de .279/.363/.486 con los Piratas la pasada zafra, aunque sólo lo pudo conseguir tras sufrir una serie de contrariedades. Fue llevado del jardín central al derecho por un declive en sus estadísticas defensivas, además de pasar buena parte de su temporada final en Pittsburgh soportando rumores de cambio y la especulación con respecto a la disminución de sus habilidades.

McCutchen y Longoria han encontrado un ambiente en San Francisco que les da la bienvenida, en una temporada baja sumamente difícil, con docenas de agentes libres (con la vasta mayoría superando los 30 años) debiendo conformarse con pactos de ligas menores o se mantienen desempleados.

"Creo que es nuestra labor como grupo el salir y demostrar el valor del pelotero veterano", dijo Longoria. "Hay muchos equipos, por cualquier motivo, que están dejando de hacerse un favor al no firmarlos. Es una vergüenza que existan equipos que están evitando, de manera consciente, hacer esfuerzos para mejorar: bien sea por dinero o por mantener control, o no quieren firmar a algunos peloteros debido a la edad. Hay muchos sitios en los cuales los agentes libres disponibles bien podrían encajar y, sin embargo, no los están buscando".

Los Gigantes tenían la edad promedio de 29.6 años durante la pasada temporada (cuarta cifra más alta en el béisbol, detrás de los Azulejos, Angelinos y Marineros) y ese número podría aumentar tras sumar a Longoria, McCutchen, Austin Jackson, Gregor Blanco y Tony Watson. San Francisco contrató a cinco peloteros de 30 años o más, en un momento en el cual los agentes y peloteros han expresado su preocupación que los veteranos de nivel medio en particular están siendo perjudicados por el actual Contrato Colectivo en las Mayores, además del impacto de la sabermetría y los cambios dentro de la economía en el béisbol.

"Estaba leyendo algunos comentarios del comisionado (Adam) Silver durante el Juego de Estrellas de la NBA con respecto a algunos jugadores que están empezando en la liga cada vez más jóvenes y a la vez están poniendo presión sobre hombres mayores y veteranos", expresó Rob Manfred, comisionado de las Grandes Ligas. "Sólo hay una cantidad de empleos disponibles, y mucho tiene que ver con lo anterior. Se debe a que hemos visto la llegada de una gran cantidad de talento joven en nuestro deporte, y en parte se debe al análisis estadístico. Pero el béisbol es un deporte de equipo, por ello, creo que siempre habrá espacio para ese pelotero veterano quien aporta cosas en el clubhouse que el análisis estadístico no puede medir".

Muchos ejecutivos dentro de las Grandes Ligas han expresado en privado su escepticismo con respecto a la capacidad de peloteros mayores de mantener su nivel ahora que el béisbol ha hecho grandes esfuerzos a fin de eliminar el uso de sustancias prohibidas para mejorar el desempeño y la anfetamina, mediante mayores pruebas antidopaje. El gerente general de los Gigantes Brian Sabean considera que esa visión es sumamente simplista.

"Si se revisa la hoja de vida y el récord de un pelotero, se es un jugador por encima del promedio, o de nivel aceptable o sobresaliente a una joven edad; y si se cuenta con condiciones atléticas en el lugar preciso en el momento preciso dentro de equipos que te ayudan a aprovechar tus condiciones al máximo, probablemente vas a madurar de mejor manera", dijo Sabean.

"No creo que la industria se reconozca a sí misma lo suficiente con las iniciativas que hemos tomado en cuanto a ciencia deportiva, descanso y recuperación, nutrición, acondicionamiento en temporada baja, acondicionamiento durante la temporada, la nueva cantidad de días libres en el calendario y nuevas formas de viajar, cada vez más elitistas y de primera clase. Se puede creer que tenemos la habilidad de aprovechar más y más a un pelotero que llega a una edad X".

Longoria demostró que aún cuenta con mucho combustible en su tanque durante la campaña 2016, cuando conectó 36 vuelacercas y sumó porcentaje de slugging de .521 en 160 partidos; sin embargo, tuvo cierto descenso estadístico durante la pasada zafra. Algunos evaluadores de talento creen que se beneficiará al salir de la grama artificial del Tropicana Field, dándose ahora el lujo de formar parte del reparto en un roster en San Francisco que cuenta con Posey y Madison Bumgarner como principales protagonistas. Un scout veterano consideró que Longoria, nativo de California, tendrá nuevas energías al regresar a la Costa Oeste y disfrutar de llenos noche tras noche en el AT&T Park, luego de pasar años jugando frente a discretas asistencias en St. Petersburg, Florida.

"Creo que es nuestra labor como grupo el salir y demostrar el valor del pelotero veterano. Hay muchos equipos, por cualquier motivo, que están dejando de hacerse un favor al no firmarlos. Es una vergüenza que existan equipos que están evitando, de manera consciente, hacer esfuerzos para mejorar: bien sea por dinero o por mantener control, o no quieren firmar a algunos peloteros debido a la edad. Hay muchos sitios en los cuales los agentes libres disponibles bien podrían encajar y, sin embargo, no los están buscando." Evan Longoria, jugador de los Gigantes de San Francisco

Longoria está ansioso de visitar tres estadios de Grandes Ligas (San Francisco, San Diego y Atlanta), en los cuales aún no ha jugado partido alguno. Igualmente, deberá acostumbrarse a un estilo de juego ligeramente distinto, además de los movimientos de roster que encontrará en la Liga Nacional.

"Es algo a lo cual me tendré que acostumbrar, pero sigue siendo béisbol", dijo Longoria. "Seguimos jugando con tres outs y nueve innings y existen muchas similitudes. Los puestos 7, 8 y 9 de la alineación usualmente se estructuran de forma muy distinta, y hay muchos más toques de bola. Los cambios dobles me han confundido en el pasado, cuando jugamos encuentros interligas. Pensaba: '¿a dónde va este hombre? No sé lo que están haciendo'. Pero es algo sumamente fácil para acostumbrarse".

Mientras Longoria ganará la cifra garantizada de $86 millones hasta 2022, McCutchen cuenta con motivaciones económicas para tener buen desempeño este año. Si no firma una extensión contractual con los Gigantes, estará en el mercado de agentes libres el próximo invierno, con 32 años.

La División Oeste de la Liga Nacional será formidable esta temporada, con Dodgers, Diamondbacks y Rockies tratando de reeditar sus apariciones en la postemporada pasada, además de unos Padres fortalecidos por la llegada de Eric Hosmer. Los Gigantes tratarán de superar sus retos en el campo e intentarán restaurar el orgullo que históricamente ha tenido la organización, asestando un golpe a los peloteros que no están del lado de una tendencia a la cual se adhieren en la Bahía.

"¿Acaso creo que los equipos están desestimando el valor de los peloteros entre 30 y 35 años? Sí lo creo", dijo Posey. "Tenemos un equipo importante aquí a fin de mostrar el valor que tienen. Creo que, si eres un buen pelotero y te dedicas a este deporte, tendrás mucho valor. Hay jugadores de 31, 32 y 33 años que no deberían estar rogando por ofertas en el mercado".

En un tiempo no muy distante, en el otro lado de la Bahía, los Atléticos de Oakland causaron conmoción al navegar contra la corriente, creando el concepto del "Moneyball". ¿Han encontrado los Gigantes una nueva ineficiencia del mercado actual y la están explotando? Los resultados que veremos este verano en San Francisco podrían darnos la respuesta.