<
>

Gareth Bale no viajaría a Inglaterra con Real Madrid

play
Bale y su eterno problema con las lesiones (1:14)

En cinco temporadas en el Madrid, el galés se ha lesionado en 18 ocasiones y se ha perdido el 30 por ciento de los partidos. (1:14)

MADRID -- Gareth Bale se ha quedado prácticamente sin esperanzas de poder estar en el encuentro que el Real Madrid disputará el miércoles frente al Tottenham Hotspur, su ex equipo.

El galés, que lleva un mes fuera de los terrenos de juego debido a un edema en el sóleo de la pierna izquierda sigue sin poder entrenar con el resto del equipo a 24 horas de que el equipo de Zinedine Zidane emprenda el viaje hacia Londres.

Según reportó el club merengue, Gareth Bale volvió a trabajar de manera individual, y aunque ya toca balón, no ha podido unirse al resto del grupo -- una de las condiciones que el técnico francés y su cuerpo técnico han puesto para su regreso a las canchas, además de “las sensaciones del jugador”.

De manera optimista, tanto club como jugador se habían propuesto acortar los plazos de su recuperación para que pudiera estar listo para medirse a su ex equipo y acabar así con la presión que suponen los retrocesos en la progresión del jugador, duramente criticado al principio de la temporada por su baja forma física y juego irregular, y las dudas en torno a su fragilidad.

Su prolongada ausencia en el trabajo grupal podría ser un indicativo que, en realidad, acabará por cumplir los plazos pautados inicialmente. Si bien le va, estará listo para enfrentar al Atlético de Madrid tras la fecha FIFA.

De todos los jugadores actualmente en recuperación de diversas lesiones, Gareth Bale era el que tenía más posibilidades de llegar al partido, por lo que el francés tendrá que volver a preparar un partido clave con serias bajas.

Dani Carvajalha empezado a correr, según reportó el club, pero aún no tiene fecha de vuelta tras causar baja por un problema cardiaco y es probable que tenga que realizar trabajo de acondicionamiento durante varios días antes de poder trabajar con normalidad.

Keylor Navas, quien había dado cierta esperanza de volver al ejercitarse en el césped el pasado viernes, ha vuelto al gimnasio y faltan varios días para que reciba el alta deportiva tras sufrir un problema en el aductor derecho. El arquero, igual que el atacante galés, intentó apurar los plazos para estar a punto para disputar el encuentro de Wembley, pero todo parece indicar que Kiko Casilla volverá a ser quien defienda la portería merengue.

En tanto, aún faltan al menos dos semanas para que Mateo Kovacic pueda reintegrarse al trabajo luego de sufrir una rotura parcial del tendón largo del aductor derecho.

A ellos hay que sumar la posible ausencia de Raphael Varane, quien fue sustituido al medio tiempo del encuentro frente a Girona del domingo pasado por problemas en el aductor de la pierna derecha. Se espera que el jugador sea sometido a pruebas médicas en las próximas horas para determinar el alcance de la lesión.