<
>

Emery quiere evitar otra tragedia como la vivida en Camp Nou

play
Así entrena el PSG para los octavos de final en la Champions. (1:14)

El Paris Saint-Germain y Real Madrid se miden en duelo de gigantes. Ambos son firmes candidatos al título. (1:14)

MADRID -- Once meses después, Paris Saint-Germain sigue cargando con la derrota por 6-1 ante el Barcelona que supuso su dramática eliminación en los octavos de final. El cuadro parisino está haciendo una temporada de ensueño - con 12 puntos de ventaja en la Liga francesa y clasificado a la final en la Copa de Francia y 106 goles anotados en lo que va de la campaña. Y sin embargo, hay cierta desconfianza en el equipo de Unai Emery a la hora de enfrentar a los 'grandes' de Europa.

Pero el técnico español dice haber aprendido la lección y no está dispuesto a volver a ceder ante la rancia aristocracia.

"Quizá la preparación empezó en aquel partido. Nos da una experiencia más que la queremos hacer positiva. Hemos hablado poco, pero muy claro de esos momentos. Las circunstancias en que las cosas no salen bien se aprende mucho. El equipo, gane o pierda, está para competir a este nivel y contra el mejor equipo", afirmó el entrenador del PSG en la víspera del encuentro frente al Real Madrid que se disputará este miércoles en el Santiago Bernabéu.


El fracaso propició que llegado el verano, PSG tirara la casa por la ventana pagando 222 millones de euros en quien fuera su gran verdugo esa noche. Neymar, que acabó con dos tantos y dos asistencias en uno de sus mejores partidos con la camiseta del Barcelona y en una maniobra para cumplir con el fair play financiero, llegó a un acuerdo para el préstamo de Kylian Mbappé, por quien tendrá que pagar 180 millones de euros cuando concluya la temporada.

Hoy, el PSG marcha como el máximo goleador de Champions League (25 tantos) y está dispuesto a hacer un lado al vigente campeón del continente para quitarse el cartel de 'nuevo rico'. Para ello, afirmó Emery, PSG debe afrontar el encuentro como una "oportunidad" de demostrar su "crecimiento" y hacerse un hueco entre la élite.

"(Afronta el partido) como una oportunidad, dentro de la exigencia, de ir creciendo que nosotros mismos nos planteamos, una eliminatoria contra un equipo con un recorrido para que todos admiremos con 12 títulos y nosotros queremos llegar a ese nivel. Es una oportunidad para ver dónde estamos en ese crecimiento.

Yo vivo cada momento con una sensación interna de disfrutar cada oportunidad y a la vez siempre con gran respeto a todo lo que está alrededor, pero con una confianza extrema en todo lo que hacemos y en todo lo que podemos conseguir", dijo Emery.

Si el vigente campeón está obligado a llevarse la eliminatoria, no lo está menos el cuadro parisino, que lleva siete años, desde que Nasser Al Khelaifi adquirió el equipo, buscándose un lugar entre esa rancia aristocracia europea a base de billetazos.

Y Emery lo sabe mejor que nadie.

"Todas las competiciones son muy importantes; la Champions es especial, porque es la que tiene mayor dificultar para ganar. El PSG es un club nuevo (en ese aspecto). Tiene motivación, entusiasmo, para avanzar eliminando a uno de los mejores equipos del mundo", dijo.

El ex entrenador del Sevilla tricampeón de la Europa League dice estar preparado para no verse "sorprendido" por el Real Madrid, al que espera en su "mejor versión", independientemente de lo que mande su rival Zinedine Zidane al campo - ya sea la BBC en pleno, o bien, con Isco o Asensio.

"Yo espero al mejor Real Madrid. No me imagino un once inicial en que no estén los tres (Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo), pero tampoco me extrañaría porque los demás están listos. Espero las dos cosas, que jueguen los tres, o cualquiera de los otros que pueden entrar. Lo que sí espero es el mejor Real Madrid y su mejor rendimiento", dijo Emery.