<
>

Gaitán: "Mi forma de jugar no voy a cambiarla nunca"

play
Nico Gaitán: "No soy el mejor ni el peor" (1:08)

El volante argentino habló con la prensa en la previa al choque ante Bolivia. (1:08)

SEATTLE -- Nicolás Gaitán tuvo ante Chile su bautismo como titular en el seleccionado argentino y lo vivió nada menos que reemplazando a Lionel Messi en un partido muy "sensible" en el arranque de la Copa América Centenario, pero aseguró que eso no lo modificó "en nada", porque él tiene "una manera de jugar" que "nunca va a cambiar".

"Mi forma de jugar no voy a cambiarla nunca, y aunque quisiera no podría porque la traigo desde chico. Pero si eso le sirve al seleccionado para que los rivales me hagan muchas faltas y se carguen de tarjetas, bienvenido sea", confió Gaitán en diálogo con Télam.

"Por suerte en los dos partidos, ante Chile y Panamá, me tocó entrar como titular y ese aspecto de mi juego sirvió para el equipo. El primero fue mi debut desde el comienzo en la selección y sentí una gran alegría, pero lo triste fue que tuve que hacerlo por la lesión de Messi", reconoció.

Un pase de 25.000.000 de euros al Atlético Madrid por pedido de Diego Simeone lo hicieron jugar su último partido con la camiseta de Benfica ante Marítimo, por la liga portuguesa, con una emoción que al final del cotejo se trasuntó en lágrimas, y después, al llegar a Estados Unidos, sobrevino la titularidad en la selección de su país. Demasiadas sensaciones fuertes en muy poco tiempo.

"La verdad que vivo el día a día, porque si pienso demasiado hacia delante me desenfoco de lo que estoy haciendo ahora y estar aquí con la selección es muy importante como para que me pase eso. Y esta Copa América es muy difícil, porque hay buenos rivales y partir de cuartos es a todo o nada, así que por cualquier distracción te podés quedar afuera", puntualizó.

"Y en cuanto a lo personal, sé que tuve recién ahora esta oportunidad porque tengo grandes delanteros por delante, pero también fui paciente para esperar mi oportunidad", remarcó.

Es que tiene 28 años Gaitán, ya no es un pibe por más que su cara aniñada indique lo contrario. Pero su personalidad, "fuerte pero de perfil bajo", forjada en un club con exigencias máximas como Boca Juniors, lo hacen ser respetuoso "de todos los rivales, porque Panamá lo fue aunque se terminó ganando 5 a 0 y también lo serán Venezuela o México, cualquiera que toque en cuartos de final".

"Pero lo bueno es que ya lo tenemos de vuelta a nuestro as de espadas, al mejor del mundo, que por suerte juega para nosotros. Ojalá se haya sentido bien de la lesión después del partido con Panamá para poder contar con él de aquí en más. Los tres goles que hizo en media hora ratificaron lo que es Messi", enfatizó.

"Por suerte cuando entró no me reemplazó a mi (Messi ingresó por Augusto Fernández), porque yo pensaba que era un cambio cantado. Estuvo bueno eso porque al menos pude jugar algunos minutos con él", destacó para confesar su "enorme admiración" por el capitán argentino.

Es que al hablar de Messi el oriundo de la localidad bonaerense de San Martín tiene una particular apreciación, que llama la atención porque baja a Lío a lo terrenal para luego volver a endiosarlo. "Messi no hace cosas distintas a los demás, sino que las hace fáciles. Y por eso es diferente a todos. Por eso la gente paga para verlo. Y si yo pagara para ver un partido, quisiera que él estuviera en la cancha", puntualizó con una visión analítica que no parece ir de la mano con su forma de ser, algo retraída y alejada de las grandes luces del fútbol internacional.

Sabe Gaitán sin embargo, que su lugar en la cancha es el de Messi, pero el destino, claro que para desgracia de algunos compañeros, le sigue dando chances en esta Copa América, y ahora, ante el pequeño desgarro sufrido por Angel Di María, quizás deba mudarse al costado izquierdo del ataque y siga manteniendo sus chances de jugar. De jugar de la manera que "nunca va a cambiar".