<
>

Complicada victoria

CHICAGO (NOTIMEX) -- La selección de México consiguió su pase a la final de la Copa Oro 2007, tras derrotar 1-0 a su similar de Guadalupe, en partido que se disputó en el Campo del Soldado de esta ciudad.

La única anotación del encuentro fue obra de Pável Pardo, al minuto 70. Con este resultado, el Tri se verá las caras con Estados Unidos en la final del torneo de selecciones más importantes de la Confederación Norte Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf).

La mala noticia para el técnico Hugo Sánchez es que no podrá contar por suspensión con el mediocampista Gerardo Torrado, quien acumuló su segunda tarjeta amarilla.

El estilo del cuadro caribeño, que nunca se echó hacia atrás con descaro como lo hizo Costa Rica, permitió que el cuadro mexicano se viera con una mayor disposición al frente, sin llegar a tener profundidad y por consiguiente, con muy pocas opciones de gol durante los primeros 45 minutos.

Los pupilos de Hugo Sánchez tuvieron unos primeros diez minutos importantes, ejerciendo una gran presión desde su salida del cuadro de Guadalupe e inclusive estuvieron cerca de abrir el marcador cuando apenas se disputaba el minuto siete.

En una de las diversas ocasiones en que Jared Borgetti se botó por izquierda, recibió un balón que metió a segundo poste a la llegada de Alberto Medina, quien dentro del área chica sacó un remate muy suave que permitió una muy buena reacción del guardameta Frank Grandel, quien con un manotazo evitó la caída de su marco.

Tras esta acción, México cayó en un juego poco efectivo; Cuauhtémoc Blanco trató de poner esa dosis de talento y creatividad sin conseguirlo, Andrés Guardado y Alberto Medina intercambiaron de manera constante posiciones, pero sin resultados efectivos.

Mientras que Jared Borgetti con mucha movilidad y aprovechando su estatura, sirvió para hacer funciones de poste, pero sin balones a modo para explotar su lado fuerte que es el juego aéreo.

Con el transcurso de los minutos, Guadalupe comenzó a meter la pierna fuerte sin caer en la violencia, pero fue una manera de detener los ataques del cuadro mexicano que fue incapaz de romper con el cero en el primer lapso.

El técnico Hugo Sánchez decidió colocar a dos creativos juntos con el ingreso de Adolfo Bautista, algo que ayudó sin duda al funcionamiento del equipo mexicano, pues Blanco se botó a la izquierda y dejó al Bofo en tres cuartos de cancha.

Esta mancuerna estuvo muy cerca de darle resultados al Tri al minuto 54 en un centro de Cuauhtémoc por izquierda a segundo poste para Bautista, quien de cabeza y con todo para definir, sacó un remate directo a la ubicación de Grandel quien rechazó a dos puños.

Cuando parecía que México podía caer en desesperación ante la ausencia del gol, hizo su aparición el capitál Pavel Pardo para terminar con el cero en la pizarra.

El jugador del Stuttgart de Alemania tomó un balón en las afueras del área, se acomodó y de derecha con la parte externa del pie, sacó un disparo impresionante que se incrustó en el ángulo superior izquierdo de Grandel, quien hizo más espectacular la acción con su lance, al minuto 70.

México buscó ampliar la ventaja ante un cuadro del archipiélago, que de manera muy tímida, intentó emparejar las acciones sin lograrlo, para que así México consiguiera su pase a la final y buscara tomar revancha ante el conjunto de Estados Unidos, en partido que bien podrá definir al Gigante de la Concacaf.

El arbitraje estuvo a cargo del panameño Roberto Moreno, quien tuvo una labor aceptable. Amonestó a Richard Socrier (26) y a Jocelyn Angloma (92) por Guadalupe. Mientras que Gerardo Torrado (57) y Oswaldo Sánchez (89) vieron cartón preventivo por México.