<
>

Peñarol volvió a ganarle a Barcelona y lo eliminó

MONTEVIDEO (EFE) -- Peñarol de Uruguay se clasificó a la fase de octavos de final de la Copa Sudamericana, en la que enfrentará al Goiás brasileño, al derrotar por 2-1 al Barcelona ecuatoriano, que en su cancha perdió 1-0 en el choque de ida.

Un gol de penalti de a los 93 minutos de Antonio Pacheco aproximó más a la realidad de lo que hubo en Montevideo y acabó con lo que pintaba como un empate por culpa de la torpe jugada del guardameta local Sebastián Sosa, a los 77 minutos, cuando reculó tanto ante un centro venenoso desde la banda izquierda, que terminó adentro de su portería con el balón en las manos.

Jonathan Ramis puso en ventaja al equipo uruguayo a los 71 minutos y hasta ese momento dejó en evidencia la falta de ambición del equipo del puerto de Guayaquil.

En octavos de final, Peñarol visitará el 6 de octubre al Goiás en Goiania y cerrará en casa la eliminatoria, el 20.

Este partido en el estadio Centenario tuvo un inicio trepidante, con ambos equipos corriendo de un lado a otro de la cancha con más intensidad que control en su juego.

El partido de vuelta de la segunda fase se planteó como una continua sucesión de contraataques sobre uno y otro arco, sin apenas elaboración en el centro del campo.

Pero los arcos no recibieron situaciones claras de peligro en la primera mitad por la buena actuación de los defensores centrales.

Sólo un lejano disparo del puntero argentino Ricardo Noir para los visitantes que obligó a Sosa a emplearse a fondo, y un fallo colectivo de la delantera de Peñarol ante el arco vacío de los visitantes fueron las serias ocasiones para abrir el marcador.

Con el paso de los minutos, el partido se diluyó en una serie de agresivas carreras con la pelota que se quedaban sin fuerza en las cercanías del área y culminaban sin mayor trascendencia.

En el segundo tiempo, la dinámica del partido siguió sin grandes cambios, con un Barcelona extrañamente conforme con el resultado, lo que lo dejaba eliminado, mientras que Peñarol demostraba una mayor ambición para consolidar la ventaja, aunque escasa puntería.

Al final, tras varios intentos vanos, el local gestó el gol de parecía asegurar la victoria tras una muy buena jugada por la banda derecha de Matías Corujo, la figura del partido.

El joven talento eludió a un custodio y dejó en el centro del área la pelota limpia a Ramis para despacharla con suave toque al fondo de la red (m.71).

Y, cuando todo parecía resuelto, llegó el empate de los ecuatorianos en una rara jugada. Un centro aparentemente inocuo de Cristian Sánchez sobre el área carbonera se convirtió en el 1-1 después de que la parábola de la pelota confundiera al arquero Sosa, que al atraparla en el aire cayó adentro de su arco (m.77).

Con el gol llegó la angustia para Peñarol y la voluntad para los de Barcelona, que en los últimos diez minutos gozaron de mejores oportunidades que en todo el partido.

Los 'carboneros' aguantaron como pudieron el chaparrón hasta que, ya con el tiempo cumplido, Ramis forzó un penal, que Antonio Pacheco se encargó de transformar en gol (m.93).

Este encuentro de vuelta de la segunda fase de la Copa Sudamericana se disputó en el Estadio Centenario, de Montevideo, ante más de 25.000 espectadores.