<
>

"No era el mejor del mundo ni ahora el peor": Zidane

play
El alto costo de conocer a CR7 (1:19)

Gracias a una empresa basada en EEUU, podrás vivir la experiencia de compartir y vivir lo que es estar al lado del astro merengue, Cristiano Ronaldo, pero pagando una buena suma de dinero. (1:19)

MADRID -- Zidane insiste: la situación no es tan ‘crítica’ como parece. La temporada del Real Madrid no ha sido el paseo que se esperaba del equipo que conquistó Liga y Champions la temporada pasada. Las últimas derrotas, ante Girona y Tottenham, han dejado al conjunto merengue en una situación un tanto comprometida. Tercero en la Liga, a ocho puntos de la cima, y ha perdido el liderato en su grupo de Champions League.

Su equipo no han desarrollado el nivel de juego con el que hace cinco meses hacían soñar a su directiva, más que a nadie, con otra etapa dorada del club. Y les han llovido las críticas, ya sea por los errores en la planeación de la temporada, las lesiones y el mal momento de juego y baja forma física de sus estrellas.

Zidane no ha sabido dar (públicamente) una explicación concreta al mal momento de su equipo y la “mala racha” de resultados que ha provocado que, en primera instancia, el cuadro merengue tenga que jugarse gran parte de sus opciones al título en el derbi ante el Atlético del próximo 18 de noviembre.

Y eso si es que logra vencer a Las Palmas en el encuentro de este domingo.

Zidane, sin embargo, mantiene la calma. El técnico recordó que también en su mejor año en mucho tiempo, la campaña 2016-17, su equipo sufrió dos derrotas consecutivas, ante Sevilla en Liga y Celta en Copa, algo que tuvo al menos una consecuencia negativa pues quedó eliminado de la Copa del Rey en los cuartos de final.

“Es futbol; son malas rachas. Como nos pasó el año pasado. No es que sea nuevo este año. El año pasado pasó lo mismo y al final conseguimos cosas importantes. La única manera para nosotros es pensar en el de mañana y hacer las cosas bien para ganar y nada más”, dijo el entrenador en rueda de prensa celebrada este sábado tras el último entrenamiento de cara al encuentro frente a Las Palmas.

Pero la “mala racha” de 2016-17 llegó en un momento muy diferente. No fue hasta enero que el equipo merengue sufrió su primera derrota en la temporada, un 2-1 ante el Sevilla, y para entonces, Real Madrid, hacía meses que ocupaba el liderato en la tabla, desde la victoria por 2-1 sobre el Athletic en la Jornada 9.

Este año el camino se ha visto cuesta arriba desde el principio. Empezó a perder puntos tan temprano como en la fecha 2, con un empate 2-2 con Valencia, y tras la jornada 5, cuando sufrió su primera derrota, un 0-1 ante el Betis, ya había dejado diez unidades tiradas.

Y aunque logró hilar cuatro victorias consecutivas, la derrota frente a Girona ha sido un gran retroceso, pues aumentó su desventaja.

El técnico fue señalado como el principal responsable por aquel descalabro – en parte debido a su decisión de sacar a los dos laterales, Achraf y Marcelo, para dar entrada a dos hombres de ataque, Lucas Vázquez y Asensio, en un intento por dar la vuelta al marcador.

Para el entrenador, que pocos días antes había recibido el premio al “entrenador del año” entregado por la FIFA, las críticas son algo “inevitable’, sin embargo, afirmó que no afectan a su trabajo; ni la mala racha lo hace “el peor del mundo”.

“Son cosas que no puedo evitar. Lo que me han dado (el premio) es por la temporada que hicimos, y lo acepto. No soy el mejor del mundo, pero ahora mismo no soy el peor. Por eso ni euforia, ni cuando las cosas están mal (se hunde)… la vida no es arriba y abajo. Estamos en medio. Lo que yo pienso, lo que piensan mis jugadores, lo que tenemos que hacer es pensar positivo. Últimamente con los dos partidos que perdemos, no estamos contentos. Pero no va a cambiar nada lo que queremos hacer y lo que queremos conseguir este año otra vez”, afirmó el entrenador.

La decisión de Zidane de llenar el terreno de juego de futbolistas de ataque no es ninguna novedad, pues no fueron pocas las veces que en la campaña 2016-17 sacó victorias importantes dando la vuelta al marcador en los últimos minutos después de recurrir a los revulsivos de la banca.

Pero incluso su jugador estrella, Cristiano Ronaldo, ha puesto en evidencia la gran diferencia entre entonces y ahora: la “experiencia” de los suplentes.

“Los nuevos van a ser el futuro, tienen un gran futuro, pero Pepe, Morata y James nos hacían más fuertes. También nos hace falta Carvajal, Bale. No es peor la plantilla, pero sí con menos experiencia”, señaló Cristiano tras la derrota por 3-1 ante el Tottenham a media semana, apuntando directamente a una mala planeación de la campaña.

Al respecto, Zidane prefirió restarle importancia a la falta de experiencia entre sus refuerzos.

“Las cosas se hacen y tienes que aceptarlas cómo son. No voy a hablar de lo que pasó. Me interesa el equipo que tengo hoy en día y lo que podemos hacer solamente nosotros es meter muchas más ganas para cambiarlo. Cada uno puede aportar más al equipo. Yo el primero. Siempre se habla de los jugadores. Tengo que meter más energía y es lo que vamos a hacer”, insistió el entrenador merengue, que en contraste, defendió el juego de sus hombres, empezando por la gente de ataque que no ha rendido como se esperaba y se encuentra en plena sequía goleadora, y ha negado que la ‘crisis’ se deba a que su equipo “está jugando mal”

“No es verdad; no estamos jugando mal. A ratos jugamos un poco peor, pero no todo el partido y todos los partidos. Luego cuando se pierde algo pasa. Puedes decir que nosotros, hoy juegas contra un equipo mejor, como el otro día en la Champions, que el rival lo ha hechomejor que nosotros. Mucha gente puede opinar que jugamos peor. Podemos jugar mejor, pero nuestro problema no es que juguemos mal. Hay muchas cosas y nosotros vamos a meter toda nuestra energía para cambiar eso”, dijo el entrenador.