<
>

Barcelona negocia con el PSG el fichaje de Rabiot

play
Barcelona analiza cómo reemplazar a Paulinho (1:31)

Los dirigentes del conjunto culé estudian las inversiones para la próxima temporada. (1:31)

BARCELONA -- Adrien Rabiot es el nombre elegido por Eric Abidal para ocupar en la plantilla del Barcelona el vacío dejado por Paulinho. Esta es, al menos, la pista más fiable tras el viaje del secretario técnico del club azulgrana a París, en compañía del manager general Josep Segura, y las conversaciones que mantuvo con ejecutivos del PSG.

La rumorología que apunta a un interés del campeón de Liga francés por negociar con el Chelsea el fichaje de Kanté aumentaría las posibilidades de un traspaso de Rabiot, considerándose al mediocentro blue, a pesar de las diferentes condiciones físicas de ambos, su sustituto en la plantilla que dirigirá esta próxima Tomas Tuchel.

El Barça desmintió hace escasos días una información de France Football en la que el medio galo aseguraba que Abidal había mantenido un encuentro personal con la madre de Rabiot, que a la vez es su representante, para tratar el fichaje del mediocampista. Fuentes periodísticas francesas mantienen que existió ese contacto mientras que otra fuente cercana al PSG admitió que el club no descarta la venta del jugador, después de que la relación entre las partes esté muy deteriorada desde hace tiempo.

Incorporado desde el Manchester City en edad juvenil, Rabiot, de 23 años, acaba contrato en junio de 2019 y lleva muchos meses rechazando todas las propuestas de renovación que le ha remitido regularmente el club, lo que habría acabado hartando a Nasser Al-Khelaifi, el presidente que habría dado luz verde a negociar su traspaso.

El centrocampista, que se quedó sorprendentemente fuera de la lista mundialista de Deschamps, disputó 50 partidos la última temporada con el PSG, 42 de ellos como titular, y fue uno de los futbolistas de mayor trascendencia para Unai Emery, quien llegó a considerarlo en su momento un crack en ciernes comparable a Pogba.

Controlado por la secretaría técnica azulgrana desde la época de Roberto Fernández, el Barça ya estudió su fichaje hace dos temporadas, pero entendió imposible una negociación rechazada por el PSG, atendiendo a que en aquel momento tenía mucho margen de crecimiento en París y que él, en primera persona, no estaba por la labor de dejar el club en el que quería triunfar.

KANTÉ

La situación ha cambiado ahora diametralmente. Si en su momento la madre de Rabiot hizo público el deseo de un traspaso porque el jugador no era fijo en los esquemas del equipo, ahora es el mismo futbolista quien ya ha dado a entender su intención de cambiar de aires, negándose repetidamente a renovar su contrato y amenazando con marcharse libre en el verano de 2019.

Ante ello, el PSG se habría ya movido con diligencia buscando un jugador capaz de fortalecer el centro del campo del equipo y apuntando a Kanté como primer objetivo, a la vez que abriría la puerta a negociar la venta de un Rabiot cuyo precio se calcula alrededor de los 50 millones de euros.

Jugador de excelente poderío físico y gran recorrido, Rabiot ocuparía en el Barça la plaza de Paulinho y sería un complemento de gran apoyo para el juego de Coutinho, tanto en labores ofensivas como de contención.

Abidal, en París, habría acelerado los contactos tanto con el PSG como con la familia del jugador. Y el Barça, a partir de aquí, empieza a conocer la hoja de ruta precisa si quiere incorporar a Adrien Rabiot a la plantilla de Valverde.