<
>

El Barça renueva a Ilaix Moriba, el juvenil de los 100 millones

play
Messi y Suárez le dan un empate milagroso al Barcelona cuando perdía 4-2 al minuto 89' (1:52)

Leo entró de cambio y cuando su equipo perdía por dos goles, hizo una obra de arte como preámbulo al gol agónico de Suárez. (1:52)

BARCELONA -- El FC Barcelona hizo oficial este viernes una de las renovaciones más problemáticas de los últimos tiempos en su fútbol base. Ilaix Moriba, mediocentro de 16 años y a quien en el club se compara con el mismísimo Paul Pogba, firmó un nuevo contrato hasta junio de 2023 y que tendrá una cláusula de rescisión record en la historia del Barça: 100 millones de euros.

Azulgrana desde edad alevín (llegó desde el Espanyol en 2010) la continuidad de Moriba se convirtió en uno de los mayores quebraderos de cabeza para el Barcelona, que tuvo que enfrentar al interés publicado por parte de grandes clubs ingleses para asegurarse una continuidad que llegó a ponerse en duda y que obligó a los ejecutivos de la entidad a romper con su propia norma, asegurándole unas condiciones que rompieron la norma establecida en el fútbol base.

De esta manera, y aunque desde el propio club no se quiso confirmar, el Barcelona le ofreció el mayor salario existente en la cantera, incluido el Barcelona B, y una comisión, según afirmó una información de la cadena Ser, de 2,5 millones de euros. Todo ello además de asegurarle su paso inmediato, la próxima temporada, al equipo filial.

Presentado como un caso excepcional, la solución con Moriba deja en el plano el caso de otro canterano, Mateu Morey, jugador del Barça B en el que hay puestas grandes esperanzas y que, acabando contrato a final de temporada, sigue sin concretar su renovación.

Lateral derecho de 19 años, la situación de Morey se entiende distinta por cuanto una grave lesión le apartó de los campos durante cerca de 7 meses y, precisamente, volvió a sufrir esta semana otra lesión del ligamento lateral interno de la rodilla izquierda que le mantendrá de baja durante seis semanas.

Las conversaciones entre el club y los agentes de Morey se dieron por rotas hace ya meses, especulándose también con un interés que llegó a publicarse del Bayern de Múnich, pero en el Barcelona se confía en reconducir la situación antes de acabar este mes de abril