<
>

FIFA habría rechazado la denuncia de Neymar al Barça

play
Los botines de Neymar para destronar al Real Madrid (0:54)

UEFA Champions League - Real Madrid vs. PSG (0:54)

BARCELONA -- Neymar recibió un duro golpe moral al conocer que la FIFA rechazó la denuncia que sus abogados presentaron ante dicho organismo contra el FC Barcelona, por no haberle pagado los 40 millones de euros acordados en la cláusula de renovación de su contrato. El futbolista del PSG deberá ahora acudir a la justicia ordinaria, a quien cedió el proceso el máximo órgano del fútbol mundial.

La noticia fue adelantada este lunes por la Cadena Ser y aunque desde el Barça no se quiso confirmar su veracidad por no haberse recibido aún ninguna notificación de manera oficial, una fuente cercana al club sí convino que se conoce la decisión de la FIFA, lo que ha provocado una evidente satisfacción en el club.

El litigio entre el jugador brasileño, que este miércoles se enfrentará en el Bernabéu al Real Madrid en el partido de ida de los octavos de final de la Champions, se mantendrá aún en el plano puesto que los abogados del Barça le reclaman 75 millones de euros por incumplimiento de contrato, una posibilidad que desde el Camp Nou se contempla con mayor optimismo tras conocer la inhibición de la FIFA en el caso y dando a entender que la razón asiste a los argumentos del club azulgrana.

Los abogados de Neymar tienen la posibilidad de reclamar ante el TAD el pago de ese bonus de renovación que el Barcelona mantiene retenido, aunque se entiende que seguirán la misma ruta que inició el club azulgrana al exigirle una indemnización de 75 millones y que es a través de la justicia ordinaria.

El Barça conserva esos 40 millones de euros en su contabilidad de manera provisional a la espera de solventar el caso pero una vez conocida la postura de la FIFA entiende que la justicia ordinaria se mostrará favorable a sus tesis y no solo rechazará los razonamientos de los abogados de Neymar, sino que dará la razón a sus argumentos, que sostienen que el futbolista brasileño actuó de mala fe firmando una renovación que sabía no iba a cumplir.