<
>
2018 Liga BBVA Bancomer, Torneo Apertura 2018
  • Deiner Quiñónez (85')
  • Martín Cauteruccio (76')

Cruz Azul mantiene el invicto ante un Santos que casi se lo arrebata

Imago7

Uno de los grandes atributos que ha demostrado este Cruz Azul en el nuevo curso es que sabe sufrir. Es algo que no existía en el pasado, pero que ha aprendido para el presente. En la ‘Casa del Dolor Ajeno’, La Máquina rescató un punto tras igualar a un tanto para mantenerse invicto, a pesar de ser constantemente acorralado por un Santos siempre hambriento de triunfo.

Cruz Azul sufrió como nunca en Torreón. Su invicto se vio en peligro y de no ser por Jesús Corona, habrían vuelto a casa con cero puntos de una de las plazas más complicadas del país ante el vigente campeón del futbol mexicano.

Los ‘Guerreros’ siempre fueron peligrosos de cara a la meta celeste. Es un equipo que sigue igual de fuerte a pesar de la repentina salida de Robert Dante Siboldi hace unas semanas y que no contó con una de sus grandes figuras como Julio Furch. Lo que demuestra es que el sistema es más importante que sus partes aisladas y así es como responde sobre el campo.

Desde el inicio del encuentro, los albiverdes impusieron sus condiciones y poco a poco acorralaron a una 'Máquina' ultra motivada que si de algo sabe en esta campaña es de saber sufrir sobre el campo. Su sistema defensivo y la seguridad que da Jesús Corona desde su arco han ayudado a que este equipo no doble las manos por más que los rivales estén encima y tocando la puerta.

El antídoto para ese tipo de juegos es el contragolpe, mismo que se ha perfeccionado con el paso de las semanas en este torneo. Lo intentaron varias veces, pero la mejor muestra fue en el segundo tiempo justo cuando más complicada estaba la batalla. En cuestión de tres toques, los celestes llegaron a las redes rivales.

Recuperó Edgar Méndez un balón en el centro del campo, condujo 20 metros, pasó a Milton Caraglio, quien de una cambió el sentido de la jugada para asistir a un motivado y efectivo Martín Cauteruccio. El uruguayo recortó y dejó tendido en el césped a Javier Abella para después disparar y mandar el esférico entre las piernas de Jonathan Orozco directo a las redes. Fue un poema de contragolpe.

Todo eso ocurrió cuando más respiro necesitaba un Cruz Azul agobiado en su propio campo. La presión era incesante. Santos intentaba una y otra vez, mientras Corona respondía con las manos y hasta con los pies. El portero celeste nunca como ahora tuvo tanto trabajo en este torneo. Salvó siempre que pudo a los suyos.

El gol de los cementeros simplemente aumentó las ganas de los laguneros que no bajaron la guardia y apretaron hasta dar con el empate.

El responsable de ello fue Deinner Quiñones, quien se supo desmarcar hasta que Jonathan Rodríguez lo asistió en medio de la confusión cementera tras el gol anotado. La fórmula de Pedro Caixinha, quien regresó a la casa que lo dio a conocer a México, ahora no funcionó y los celestes fueron empatados y casi remontados en el ocaso del partido. El invicto sigue vivo para Cruz Azul, pero estuvo cerca de perderse.