<
>

Ronda Rousey busca un nuevo comienzo como luchadora en WWE

FILADELFIA -- Mucho antes de ser una atleta olímpica o campeona de la UFC o, después de la noche del domingo, una regular de la WWE, Ronda Rousey tenía un ritual de pre pelea bien afinado.

Ella dormía.

"Eso fue algo que mi madre me enseñó", dijo Rousey el domingo por la tarde, antes de su aparición sorpresa en el Royal Rumble de la WWE en el Wells Fargo Center. "Los torneos de judo duran todo el día, por lo que tienes que dormir entre los encuentros. Al principio es difícil, pero luego se convierte en esta descarga de adrenalina".

Como luchadora de UFC, estas siestas se convirtieron sagradas para Rousey. A cualquiera que la interrumpiera no solo le pedían que abandonara el camerino, sino que le gruñían, los maldecían o los echaban. Así de tenso era antes de sus peleas. Esa es la cantidad de presión que sintió, no solo para ganar, sino para llevar el manto de las mujeres en los deportes de combate, y tal vez en todas partes.

Ganar se convirtió en un alivio, no en alegría.

"Pensando en ello ahora, cada pelea de título que gané, lloraba hasta dormirme esaZ noche. Todos y cada uno", dijo.
Hubo mucho ruido en el vestuario de Rousey el domingo por la noche antes de que ella hiciera su aparición en el Royal Rumble. Pero tenía una sensación completamente diferente. Ella estaba suelta, liviana y feliz.

"Estoy esperando todo", dijo. "No hay una sola cosa hoy que no esté esperando. Y eso es extraño... incluso tenía ganas de sentarme en el autobús y sentarme sobre mi trasero en este momento".

Ella no durmió la siesta. No hubo presión. Sin peso en sus hombros. Esto fue simplemente divertido, y ella iba a disfrutarlo.
Se reunió con los ejecutivos de WWE, Triple H y Stephanie McMahon. Pasó el tiempo con su agente de toda la vida, Brad Slater, que también maneja a la superestrella de la WWE y rey de taquilla Dwayne "The Rock" Johnson.

"La gente puede sacar sus propias conclusiones", dijo Slater sobre las trayectorias profesionales de Rousey y The Rock. "Esa fue una parte muy temprana de la conversación... Pero una vez que comenzó a rodar, fue como, 'Vas a ser la primera Ronda Rousey. No eres la próxima Mike Tyson, no eres el próximo cualquiera'".
v
El único drama llegó cuando Colton Toombs, el hijo del tocayo de Rousey, el miembro del Salón de la Fama de la WWE, "Rowdy" Roddy Piper, apareció y le regaló la chaqueta de cuero de su padre.

"Rowdy" Ronda se conmovió hasta las lágrimas.

"Era un buen hombre", dijo Rousey. "Murió la noche antes de que le gané a [Bethe Correia]. No pasé tanto tiempo con él, pero él fue una gran influencia en mi vida. Realmente me hizo darme cuenta de la gran responsabilidad que tengo, debido a mi lo que hizo por mí principalmente desde lejos.

"Y fue un gran ejemplo de cómo lidiar con todo y no tomar las cosas como algo personal", continuó Rousey. "Estba promocionando, era un artista, y siempre lo entendió, y se odiaba a sí mismo para entretener. Y entendió que para eso era todo lo que hacía, para hacer que todos lo amaran. Y tuve que rmover mucho las aguas, y hacer que otras personas no me quisieran para hacerlo entretenido, y la forma en que no lo tomé personalmente fue ver cómo Rowdy Roddy Piper nunca se lo tomó personalmente. Se enorgullecía de ello. Y me ayudó a enorgullecerme de lo que probablemente habría destruído a mucha gente".

"No creo que intentar ganar tanto dinero como sea posible cada día sea lo mejor para mi felicidad. Quiero luchar, y quiero ser parte de esta compañía, y quiero que las personas que aman esto deporte para aceptarme y respetarme como parte del deporte. Sé que tomará tiempo, pero también sé que soy capaz de todo"

Ronda Rousey

Hay quienes dirán que las dos derrotas al final de la carrera de UFC de Rousey parecen haberla quebrado. Más de un año después de su última pelea en el UFC, todavía le cuesta mucho hablar de ello, y mucho menos aceptarlo. Pero al verla sonreír tanto el domingo, después de llorar con los cánticos de los fanáticos y abrazar esta nueva vida, está claro que ella lo ha bregado a su manera, pero no de la manera que los fanáticos de UFC querían.

Al igual que lo hizo después de perder una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2008, Rousey se revolcó y lloró la derrota por sí misma, y luego giró en una nueva carrera.

"Suena ridículo para mucha gente, ¿verdad?" dijo Rousey, explicando por qué tiene dificultades para lidiar con las derrotas. "Es como, eres un medallista olímpico, deberías estar feliz. Pero sería difícil explicarle eso a la niña de 10 años que estaba tan segura de que iba a ganar los Juegos Olímpicos. Las cosas suceden por una razón. Realmente creo eso. Realmente creo que las peores cosas en la vida conducen a las mejores cosas que pueden suceder, y creo que este viaje a esta industria realmente está demostrando que esa creencia es real".

Después de la derrota en los Juegos Olímpicos, Rousey pasó algunos años trabajando como baterista, haciendo acrobacias, trabajando en una clínica de rehabilitación de animales y durmiendo en su automóvil. Luego ella comenzó a hacer MMA.

Su resurrección esta vez fue mucho menos dolorosa.

"He estado haciendo lo mío, criando algunas cabras, aprendiendo un poco de lucha, aprendiendo a cocinar, involucrándome un poco más en World of Warcraft", dijo, riendo, y sin mencionar que también se casó, filmó una película con Mark Wahlberg, apareció en el programa de ABC "Battle of the Network Stars" y fue productora ejecutiva de un espectáculo en Go90 llamado "Why We Fight".

Sí, Rousey ha hecho mucho en el año desde su última pelea en el UFC, pero principalmente pasó el año pensando en lo que vendrá después.

"Cuando estás tan acostumbradao a hacer siempre lo que necesitas hacer, esto necesita hacerse, esto debe hacerse, esta otra cosa debe hacerse, es casi más fácil saber qué hacer, porque tiene cosas que tienes que hacer ", dijo.

"Y me encontré en un punto en el que no tenía nada que hacer, y realmente pensé en lo que quería hacer. Es un verdadero privilegio poder hacer eso, pero creo que es mucho más... pregunta complicada el cuestionarte a ti misma de lo que la gente pensaría: ¿Qué es lo que realmente disfruto?

Esa respuesta, inequívocamente, fue la lucha.

"Cuando me reuní por primera vez con Triple H, le dije: 'Hay otras cosas que puedo hacer con mi tiempo que ganarán más dinero, pero no disfrutaré tanto'", dijo. "Y no creo que intentar ganar tanto dinero como sea posible cada día sea lo mejor para mi felicidad. Quiero luchar, y quiero ser parte de esta compañía, y quiero que las personas que aman esto deporte para aceptarme y respetarme como parte del deporte. Sé que tomará tiempo, pero también sé que soy capaz de todo".

Ella dice que prioriza la lucha libre como su principal carrera ahora. Las películas serán un clavo en la rueda. Pero la WWE será su enfoque. Y de muchas maneras, siempre lo ha sido.

Ha estado en su sangre desde que era una niña que crecía en Dakota del Norte, siguiendo los eventos de la WWE a través de la televisión y los videojuegos. Ella tenía un impedimento del habla entonces, así que cuando pidió un "bullgrin" para su cumpleaños, su familia tardó mucho tiempo en darse cuenta de que quería decir "Hulk Hogan".

La franquicia está impresa profundamente en ella. Las acrobacias, las narrativas, los personajes. Cuando se convirtió en luchadora de MMA, comenzó a sacar material de Piper al mercado y vender su imagen y sus peleas.

"Realmente intenté hacer que mi carrera en MMA fuera lo más parecida posible a la lucha", dijo. "En el UFC, lo que todos vieron fue una versión más exagerada de mí misma. Porque si fuera yo, traerían un sofá al ring, pondrían World of Warcraft allí, y me traerían un (emparedado de helado) Skinny Cow acompañada de un pollo. Y nadie quiere ver eso. Así que tengo que ser la versión más animada de mí misma... La versión mucho más 'Rowdy' de mí mismo.

"Es genial estar en un lugar donde todo no se toma tan literalmente, que puedes decir las cosas que tienes en mente, que nunca dirías... como '¡Qué quieres decir, estaba en personaje'. Es liberador, porque no hay tantas críticas, porque la gente sabe que es solo por diversión y entretenimiento.

"No te están juzgando, son como, '¡Eres una gran ruda!' Parece un lugar más seguro para expresarme, de una manera extraña ".
El desafío ahora será amplificar esa voz tan auténticamente como lo hizo Rousey mientras estuvo en la UFC.

"También creo que hay un poco de '¿Qué puede hacer la WWE por Ronda?'", dijo Paul "Triple H" Levesque. "Ronda es una personalidad vocal y quiere ser la que dice las cosas que la gente teme decir y ponerse al frente de los problemas globales. Para tener una plataforma global tan grande como WWE, el alcance que tenemos es una oportunidad increíble para ambas partes. Y desde el lado de los atletas, con su experiencia, para poder hacer esto y divertirse haciéndolo, es una mezcla perfecta".

Entonces, ¿qué tiene que decir ahora? ¿De qué causa será campeona?

Su atractivo como artista marcial mixta siempre fue doble: era virtualmente imbatible en el octágono y nunca se disculpó por su grandeza. Parecía un nuevo tipo de feminidad, uno en el que los logros debían celebrarse, no suavizados para ser más apetecibles para los hombres. Ella no se preocupaba por parecer arrogante. Ella lo poseía. Y si alguien tenía un problema, siempre había ese brazo devastador para callarlos.

En el fondo, hay una parte de ella que comprende su legado en el UFC, incluso si todavía está reacia a hablar sobre cómo terminó su tiempo allí. Rousey convenció al presidente de UFC, Dana White, para que comenzara una división femenina en 2012. Hoy en día hay tres divisiones, todas con rivalidades saludables.

"Si yo fuera una niña y me dijeras que todo esto pasaría, no te creería", dijo. "Pero me hace muy feliz ver que la división de mujeres está prosperando por sí misma... Cuando dije que estaría satisfecha con mi trabajo, fue cuando la división de mujeres estaba prosperando y sobreviviendo y por sí sola, y ahora son tres. Siento que estamos allí".

Si bien se ha mantenido alejada de las peleas de UFC, ha seguido a algunos de los luchadores que admira, específicamente a las peso paja Joanna Jedrzejczyk y Rose Namajunas.

"El MMA de las mujeres es nuevo. Es como un pequeño cervatillo que finalmente se pone de pie y puede caminar por sí mismo", dijo Rousey. "Solo lleva un poco de tiempo. El ciervo va a caminar por un tiempo, es la única manera en que se va a volver más fuerte y caminar mejor. Realmente creo en ellos. Creo que están en un lugar donde pueden mantener el deporte y festejar por las mujeres mucho después de que me haya ido. Eso es lo que espero".

Su enfoque ahora, sin embargo, está en la WWE y en ella misma. El próximo capítulo es sobre disfrutar de las oportunidades que ella misma creó. Sobre hacer lo que siempre quiso hacer, no solo lo que tenía que hacer. Sobre dormir toda la noche antes de una pelea, no para descargar la adrenalina y la presión y el peso del mundo justo delante de ella.