<
>

Los organizadores olímpicos intentaron frenar las protestas de Estados Unidos en el '68, revelan cartas

play
SC Reportajes: Puños Eternos (7:13)

Esta es la historia de cómo fue desafiada la solicitud de vetar el uso de la imagen de Tommie Smith y John Carlos con sus puños al aire, a manera de protesta, en el documental sobre los Juegos Olímpicos de México en 1968. (7:13)

MÉXICO - Hace cincuenta años, el 16 de octubre de 1968, los velocistas estadounidenses John Carlos y Tommie Smith hicieron el icónico saludo de Poder Negro en el podio de los Juegos Olímpicos de México '68. Pero una carta recién descubierta corrobora la creencia de que lo hicieron bajo la amenaza de ser expulsados por el presidente del Comité Olímpico Internacional, quien también era estadounidense. La amenaza terminó por cumplirse luego de que esta también involucrara a toda la delegación de Estados Unidos en México.

Avery Brundage, quien fungió como presidente del COI entre 1952 y 1972, mandó cartas a Pedro Ramírez Vázquez, jefe del Comité Organizador de los JJOO en México. Estas fueron recién entregadas a ESPN por el hijo de Ramírez, Javier, durante una entrevista televisada sobre las protestas de Carlos y Smith.

La primera carta, fechada el 31 de julio de 1968 - apenas dos meses antes de que comenzaran los Juegos - vio a Brundage pedirle a Ramírez "evitar cualquier acto que ponga en peligro la dignidad de los Juegos", en referencia a las potenciales protestas relacionadas con el movimiento de derechos civiles en Estados Unidos. "Los participantes en un acto así deberán ser removidos de los Juegos. Los atletas americanos serían advertidos de que serán enviados de vuelta a casa".

"Lo que hizo Brundage en 1968 fue poner una barrera al Comité Olímpico Estadounidense, proclamando que si algún atleta [protestaba] con nosotros, todo el equipo norteamericano sería descalificado", dijo Smith a Vice Magazine en 2012.
Los comités Olímpicos de Estados Unidos y México no respondieron a las peticiones de ESPN de un comentario para este artículo.
Smith ganó la final de los 200 metros planos con un tiempo de 19.83 segundos, un récord mundial en ese entonces. El australiano Peter Norman finalizó segundo con 20.06 y Carlos, quien estudiaba la universidad en San Jose State junto a Smith, ganó el bronce con 20.10.

Carlos y Smith llevaron a cabo su protesta apenas seis meses después del asesinato del líder de los derechos civiles Martin Luther King, Jr., quien había pedido a los atletas afroamericanos de Estados Unidos hacer un boicot de los Juegos Olímpicos para promover la igualdad entre razas.

Brundage estaba en el Estadio Olímpico Universitario durante la final de los 200 metros, pero se fue discretamente para ver otro evento en el Palacio de los Deportes. Se suponía que el líder olímpico iba a participar en la ceremonia de premiación de este evento.

"De repente, el jefe de premiación me dice que los ganadores no iban a recibir sus medallas y no querían pararse en el podio porque el Sr. Brundage iba a darles sus medallas," dijo César Moreno, jefe de competición de México '68.
Otro oficial del COI, el británico David Cecil, entregó las medallas a los atletas.

Mientras sonaba el himno nacional de los Estados Unidos en Ciudad Universitaria, Smith y Carlos se quitaron sus zapatillas, quedándose en calcetines negros. Bajaron su cabeza y elevaron puños con guantes negros. Norman, quien fue avisado de la protesta antes de que esta se llevara a cabo, se puso un prendedor en su chaqueta en apoyo al Proyecto Olímpico de Derechos Humanos.

Horas después, el COI calificó la protesta como "una deliberada y violenta falta a los principios fundamentales del espíritu olímpico". El gesto fue suficiente para que Brundage ordenara al Comité Olímpico de los Estados Unidos la expulsión de ambos competidores.

El USOC se resitió, pero Brundage amenazó con expulsar a toda la delegación de Estados Unidos.

"El COI ha indicado, según el Comité de los Estados Unidos, que se podría expulsar a todo el equipo si los atletas no eran disciplinados", lee un reportaje del New York Times en 1968.

Fue así que Smith y Carlos fueron expulsados. Un comunicado del Comité de los Estados Unidos calificó sus acciones como "exhibicionismo" y los acusó de "violar los estándares básicos de los buenos modales y la conducta deportiva" Al llegar a casa, Smith y Carlos reportaron ser amenazados con muerte luego de sus acciones.

"No tenía duda que eso vendría. Cuando impactas a alguien como lo hicimos en el podio, entran en pánico porque nunca han experimentado ese golpe", dijo Carlos en entrevista con la revista The Nation.

El problema de Brundage con la protesta no terminó ahí. Continuó expresando su insatisfacción un año después, cuando el documental oficial de los JJOO, 'Olimpiada en México', estaba a punto de estrenarse.

"Fue muy perturbador que me confirmaras los rumores que han llegado a mis oídos sobre el uso de las imágenes de la demostración asquerosa en contra de la bandera de los Estados Unidos por los negros en la película oficial de los Juegos", escribió Brundage a Ramírez el 19 de agosto de 1969. "Como sabes, la reacción fue inmediata y los culpables fueron enviados a casa".

El póster de la película tenía una imagen de Smith, Carlos y Norman durante el momento icónico. Esto provocó que José de Jesús Clark Flores, uno de los hombres responsables de traer los Juegos Olímpicos a México, contactara a Ramírez y al director de la película, Alberto Isaac, para persuadirlos de eliminar la escena del documental y del material publicitario.

"El análisis de todo me conduce a una sola conclusión, rogar a usted [Ramírez] que sea omitida dicha escena de la película oficial de los Juegos Olímpicos", escribió Clark, un día después de la carta de Brundage. "Temo que empañe un poco el éxito logrado y que se ofenda a una persona [Brundage] que ha sido amiga de México, además de excelente amigo personal nuestro".

Ramírez e Isaac hicieron caso omiso, creyendo que el momento histórico debía preservarse.

"Fue un momento icónico del Olimpismo que mucha gente pensó podía ser algo pasajero," dijo Javier Ramírez Campuzano, hijo de Pedro Ramírez y encargado del archivo histórico de su padre. "El momento momento estaba acorde con el ideal Olímpico de igualdad. La protesta no era incongruente con ese ideal".

La escena permaneció en el corte final, y Brundage no fue al estreno de la película. Luego del retiro de Brundage de su puesto en el COI, la organización paulatinamente dejó de perseguir a Carlos y Smith. En la página web oficial del COI para los JJOO de 1968, la protesta es reconocida hoy en día como uno de los momentos icónicos de aquella justa.
Tlatoani Carrera de ESPN México aportó información para este artículo.