<
>

Saquon Barkley no tiene nada que ocultar

play
Saquon Barkley, el cuerpo como templo (1:57)

El esfuerzo físico diario y el compromiso con tu cuerpo son los únicos caminos al éxito, según el 'running back' de los New York Giants. (1:57)

SAQUON BARKLEY
Corredor, New York Giants
Dos veces Jugador Ofensivo del Año de los Big Ten

EDAD: 21
ESTATURA: 6-0
PESO: 230 libras (104,3 kg)

Saquon Barkley no debería tener demasiados problemas en adaptarse a las luces brillantes de la ciudad de Nueva York. El corredor de los Giants – y el nuevo jugador de la NFL que posa para la edición del 'Body Issue' – no parece tener nada que ocultar.

Cuando se trata de entrenar, ¿cuál es tu ejercicio favorito?
Yo diría que prefiero la parte inferior de mi cuerpo. Mi parte favorita son los días de 'maxing-out', porque todo se complementa, ¿sabes? Uno puede esforzarse y retarse a sí mismo y derrotarse a sí mismo. Pero ahora mismo, he estado adoptando un enfoque diferente [al levantamiento de pesas], trabajando con ejercicios más explosivos. Descartando cantidades excesivas de pesas y haciendo más levantamientos rápidos y trabajando en saltos y en explotar desde el piso y practicando movimientos eficientes que se trasladen al campo de juego. Ese es el tema en el que me he estado concentrando. Si alguna vez tuviera que aconsejar a un muchacho que está entrenando, le diría que lo principal en lo que debe enfocarse sería en eso – movimiento eficiente que se traslade al campo de juego. No cargar 600 libras (270 kg) en su espalda, sino 400 (180 kg) o 500 (225 kg), 355 (160 kg), o lo que sea razonable para él, y luego controlar el peso hacia abajo pero explotando al levantar, saltando si es posible. Esas son las cosas nuevas que he estado incorporando.

¿Cómo se consigue ese rendimiento?
Muchas personas me preguntan eso: ¿Cómo es que aumenté de peso y al mismo tiempo gané velocidad? Creo que fue el hecho de que estaba ganando peso, pero era buen peso. No estaba tomando creatinina y todas esas otras cosas para que mi cuerpo se hiciera más grande. Estaba comiendo filetes, papas, pollo y todo ese tipo de cosas. Y trabajando duro. Eso es lo que creo que me ayudó a ganar fuerza y seguir trabajando sobre la flexibilidad y no solo en tensión. Ser fuerte pero también atlético y seguir trabajando en el movimiento. Ese tipo de cosas me cambió, creo. Me hice más veloz, más explosivo, mi primer paso se hizo más rápido, mi explosión fue más rápida y todo coincidió.