<
>

Ben Cima, un argentino que hace ruido en Estados Unidos

play
Ben Cima y un penal para el recuerdo (0:30)

Acertó el penal del triunfo desde atrás de mitad de cancha ante Canadá para la M20 EEUU. (0:30)

WASHINGTON -- Mientras los fanáticos del rugby de Estados Unidos se entusiasman con el rendimiento de su seleccionado en el nuevo Americas Rugby Championship, el último fin de semana un argentino desató la locura en suelo norteamericano. Benjamín Cima, apertura del M20 de USA, acertó un penal desde atrás de mitad de cancha, en tiempo cumplido, para dar vuelta el resultado, derrotar a Canadá 19-18, y clasificarse al próximo Junior World Trophy, donde ahora podrán ir en busca de un pasaje para participar en el Mundial Juvenil de 2017.

Se dice que el talento está en los genes y que cuando el destino está marcado, no importa cuándo ni dónde, el momento llegará. Esta historia refuerza la mención por duplicado. Ben, el personaje en cuestión, es el hermano de Matías, que también se destaca en el rugby de EE.UU. y que supo ganarse una prueba en el PlAR bajo la atenta mirada de Daniel Hourcade allá por 2013. Ambos son hijos de Marcelo Cima, ex jugador de La Salle, que por su profesión ha recorrido el mundo junto a su familia, aunque sin dejar de lado la guinda.

Ahora llegó el turno de Ben, que se inició en las infantiles de CUBA cuando todavía vivía en Buenos Aires y que con 19 años representa al seleccionado M20 de Estados Unidos. “Acá, antes de empezar la secundaria jugué al touch -rugby para chicos de EE.UU, una especie de tocata- porque el rugby con tackle para menores de 13 años era difícil de encontrar. Después fui a Gonzaga College High School, donde ganamos el Campeonato Nacional. Ya en 2015 jugué en la Universidad de Maryland con mi hermano Matías y ahora lo hago en un club que se llama Rocky Gorge, para seguir junto a mi hermano”, relató quien se vistió de héroe en el Dell Diamond Stadium de Texas, en charla con Scrum.

Además, el apertura recordó que vivió en Miami y después de algunas idas y vueltas a la Argentina se instaló definitivamente en Washington. Ahí, por si le faltaba algo, también se lució en el futbol americano durante el otoño de 2013, a pesar de asegurar que le gusta “mucho más el rugby”.

- Una patada que valió un triunfo más que importante la del otro día, ¿qué significó?
- Gracias a esa patada clasificamos al Junior World Trophy, el campeonato que entrega una plaza para el Mundial M20, el ganador del JWT entra directo al World Rugby U20 Championship del próximo año. De todas maneras, no solo ganamos por la patada, lo hicimos por los meses de preparación, los ochenta minutos que jugamos y el esfuerzo de los 26 chicos seleccionados.

- ¿Cómo se vivió ese dramático final?
- Mis compañeros confiaban en mí, fue un momento muy especial para todos, especialmente para los que perdimos contra Canadá el año pasado, para los entrenadores y todo el rugby americano. Muchas personas ahora vieron el video y eso es muy bueno para el rugby de todo el país.

- Entonces se pudieron tomar revancha con Canadá…
- El año pasado no clasificamos porque perdimos contra ellos, así que era una especie de final. Ahora, si el seleccionado logra un pasaje al Mundial Juvenil de 2017, podríamos cruzarnos con Los Pumitas, aunque por una cuestión de edad este es mi último año con el equipo M20.

-¿El club y el seleccionado son amateurs?
- En el club es todo amateur, acá te pagan sólo en el seleccionado mayor. Pero en abril arranca el rugby profesional, una liga que tendría alrededor de cinco equipos este año. Todos los jugadores tendrían contratos con sus equipos.

- Y vos, con respecto a tu futuro, ¿qué vas a hacer?
- Todavía no lo sé. Quiero seguir en la Universidad de acá. Estudio finanzas y contabilidad, estoy en mi segundo año, pero me quedan otros dos más.

Ya tendrá tiempo para pensar en su futuro y bajar de la cresta de una ola que se ganó a puro talento. Pero el timbre empezó a sonar y el primero que llama a la puerta es un club francés. “Me ofrecieron jugar en los espoirs de Brive, en Francia, pero todavía no sé bien lo que quiero hacer. El ofrecimiento es que juegue en ese equipo con la posibilidad de llegar a primera”, cerró Ben, en plena meditación.