<
>

Londres, un bálsamo para los New York Giants

LONDRES -- Los New York Giants pudieron capitalizar las cuatro intercepciones que tuvo Case Keenum para vencer 17-10 a Los Angeles Rams en el primer partido en la historia de la cada del rugby inglés.

Keenum, quien venía del mejor juego de su carrera, condujo a su equipo a la yarda 15 del rival con 50 segundos por jugar cuando decidió mandar una pase flotado a la esquina que terminó en las manos de Dominique Rodgers-Cromartie. Su blanco, Brian Quick, había decidido salirse de la ruta.

La victoria le permite a los Giants (4-3) mantenerse en la disputa de la NFC Este, misma en la que nadie tiene marca peredora. Los Rams (3-4) sufrieron su tercer descalabro consecutivo.

El equipo de Ben McAdoo llegaban al compromiso con el peor diferencial en entregas de balón con -10 y en su segunda jugada del partido esta cifra aumentaría con un balón suelto del ala cerrada Larry Donnell en la yarda 35 de su propio campo, lo que abrió la puerta a la única anotación de los californianos, en una recepción de 10 yardas de Tavon Austin.

Los Rams fueron incapaces de ampliar la ventaja y, por el contrario, apretaron el botón de autodestrucción. Keenum tuvo un par de intercepciones, ambas tras desvíos en la trayectoria hacia el profundo Landon Collins y otras dos en la zona de anotación que resguardaba el esquinero Rodgers-Cromartie.

El egresado de Alabama regresó el primero de sus intercepciones 44 yardas hasta las diagonales para una anotación en el segundo cuarto.

La segunda fue la que ayudó a montar la serie que les daría el triunfo, misma que incluyó una recepción ed 22 yardas a la 6 de los Rams. Rashad Jennings anotaría en acarrepo desde la yarda 1.

Las últimas posesiones de los locales acabaron en las manos de Rodgers-Cromartie, los Giants convocaron a 74,000 aficionados.