<
>

Steelers roban dramática victoria a los Packers en Heinz Field

play
Clase magistral de Antonio Brown corona un partidazo de los Steelers (1:46)

Ben Roethlisberger compiló 35 yardas y Pittsburgh recupera un partido en el que no comenzó con buen ritmo ante los Packers (1:46)

PITTSBURGH -- Chris Boswell convirtió el gol de campo más largo de su carrera, desde 53 yardas, mientras expiraba el tiempo para dar a los Pittsburgh Steelers una victoria por 31-28 sobre los Green Bay Packers el domingo por la noche.

Los Steelers (9-2) ganaron su sexto en fila gracias en buena medida al receptor abierto Antonio Brown, quien atrapó 10 pases para 169 yardas y dos anotaciones y también realizara dos atrapadas en la serie decisiva, incluyendo una de 23 yardas en la línea lateral que dejó a los Steelers en territorio de Green Bay.

Brown sumó una recepción de 14 yardas en la siguiente jugada. Dos oportunidades más tarde, Boswell conectó la patada del triunfo y sus compañeros le rodearon en el centro del campo.

Ben Roethliberger tiró para 351 yardas con cuatro touchdowns y dos intercepciones. Le'Veon Bell corrió para 95 yardas y sumó otras 88 yardas recibiendo.

Brett Hundley completó 17 de 26 pases para 245 yardas y tres touchdowns para Green Bay (5-6) en su mejor inicio desde que reemplazara al lesionado Aaron Rodgers. Jamaal William corrió para 66 yardas, incluyendo una escapada de 4 yardas a las diagonales con 2:02 por jugar que lo empató a 28.

Los equipos intercambiaron despejes antes de que Pittsburgh asumiera posesión en su yarda 30 con 17 segundos por jugar. Fue apenas el tiempo suficiente para que Roethlisberger y Brown colocaran a los Steelers en la frontera del rango para Boswell, permitiendo que Pittsburgh mantuviera el paso con New England por la mejor marca de la AFC.

Los Steelers han reiterado la importancia de mantenerse enfocados en el trabajo frente a ellos en lugar de mirar a un futuro choque contra los Patriots el mes que viene.

Pero por segunda ocasión en tres semanas, Pittsburgh pareció sorprendido como claro favorito en contra de un equipo diezmado por lesiones iniciando a un quarterback suplente. Pittsburgh sufrió ante Jacoby Brissett e Indianapolis el 12 de noviembre, cediendo un par de largos pases de touchdown antes de remontar para ganar en la última jugada.

Fue mucho de lo mismo bajo las luces de Heinz Field, mientras Hundley armaba el partido más prometedor de su joven carrera.

Luego de que Roethlisberger rápidamente condujera a Pittsburgh campo abajo para el touchdown en la primera serie del encuentro, Hundley respondió disparando a un descubierto Randall Cobb para touchdown de 39 yardas, primera ocasión en 28 juegos en que los Steelers permiten a un rival alcanzar las diagonales en su primera posesión.

Williams convirtió una corta pichada en una larga ganancia de 54 yardas con touchdown más tarde en el primer periodo, y cuando Adams escapó para anotación de 55 yardas a menos de 3 minutos de iniciada la segunda mitad, Green Bay estaba preparándose para dar la campanada.

Una decisión curiosa del nativo de Pittsburgh, Mike McCarthy, dio a los Steelers algo de momento. Arriba por un touchdown, el entrenador en jefe de Green Bay optó por un intento de 57 yardas de Mason Crosby en medio de los siempre inciertos vientos. La patada de Crosby nunca tuvo oportunidad y Pittsburgh respondió.

Roethlisberger halló a Brown para touchdown de 1 yarda para emparejarlo a 21 y luego tiró otro arco iris para Brown en anotación de 33 yardas que dejó arriba a Pittsburgh por 28-21.

Hundley luego evocó a Rodgers, guiando a los Packers 77 yardas en 12 jugadas, la última de ellas el clavado de Williams a las diagonales para empatar el marcador por tercera ocasión.