<
>

Con esfuerzo, Dallas consigue imponerse a Cincy

IRVING -- Cuando el balón pasó por entre las manos de Miles Austin en la yarda 1 y a las manos de Patrick Crayton en la zona de anotación, todos en la banca de los Dallas Cowboys sonreían.

Más que nada, fue por alivio.

Tras dejar encoger una ventaja de 17 puntos a sólo 1, y luego impedir una conversión de 2 puntos que habría empatado el encuentro, los Cowboys tuvieron suficientes razones para sentirse afortunados por la azarosa jugada en los minutos finales, la cual selló una victoria de 31-22 sobre los Cincinnati Bengals este domingo.

Dallas (4-1) lideraba 17-0 tras sólo tres series, pero al final acabó necesitando jugadas grandes de Terrell Owens, Tank Johnson y Keith Davis para mantener a raya a los Bengals (0-5).

Tony Romo se fue con 14 completos de 23 intentos para sólo 176 yardas, pero lanzó tres pases de anotación, dos de ellos en el cuarto periodo. También lanzó una intercepción, extendiendo a ocho juegos consecutivos su racha con al menos un pase interceptado. Además, Romo cometió un balón suelto y lució fuera de sincronía con T.O. durante la mayor parte del encuentro.

Owens pasó de ver dirigidos 20 balones en su dirección en la derrota frente a Washington la semana pasada, a menos de cinco esta vez. Sus únicas atrapadas fueron una de 10 yardas en la primera mitad, y una de 57 yardas en el cuarto periodo. También tuvo una corrida de 8 yardas. Hasta el dueño del equipo Jerry Jones lo visitó en la banca durante el tercer cuarto, para asegurarse de que su receptor estelar estuviera bien.

Parte de la razón por la cual Owens estuvo menos involucrado: Dallas corrió más. Marion Barber tradujo 23 acarreos en 84 yardas, y el novato Felix Jones obtuvo 96 yardas en sólo nueve acarreos. Jones se escapó 33 yardas para un touchdown en cuarta y 1, durante la explosión inicial de Dallas.

El mariscal de campo de Cincinnati, Carson Palmer, regresó tras perderse un partido con un dolor en el codo, para terminar con 23 de 39 para 217 yardas, con dos pases de touchdown para T.J. Houshmandzadeh. Chad Ocho Cinco sólo tuvo tres recepciones para 43 yardas y no anotó, por lo que no "besó la estrella" en las diagonales como había anunciado que haría.

Palmer inició el partido ayudando a los Cowboys, lanzando una intercepción al apoyador Greg Ellis en la primera jugada del partido. Fue la primera intercepción de la temporada para Dallas, acabando una sequía de cinco encuentros (remontándonos a la campaña pasada).

Palmer eventualmente entró en ritmo, especialmente cuando condujo un avance de 11 jugadas y 72 yardas a principios del tercer cuarto. Lo culminó con un pase de anotación de 18 yardas para Houshmandzadeh, que puso los Bengals en 17-13. Luego, la ventaja quedó reducida a 17-16 con un gol de campo después de una intercepción de Romo.

Entonces Cincinnati realmente empezó a mostrarse en serio, recuperando una patada corta. Tres jugadas más tarde, Johnson forzó un balón suelto de Chris Perry y Anthony Spencer recuperó para Dallas. Fue el quinto balón perdido de Perry en el mismo número de partidos, y dolió mucho más cuando Romo halló cruzando por el centro a Owens, quien logró escaparse de todos y conseguir una larga anotación.

Los Bengals regresaron de inmediato, obteniendo un retorno de patada de salida de 60 yardas de Glenn Holt, y luego otra conexión de Palmer a Houshmandzadeh puso el marcador 24-22. Buscando el empate, Palmer flotó un pase al ala cerrada Ben Utecht, pero Keith Davis --un as de equipos especiales, que inició como profundo por las lesiones-- pudo desviar lo suficiente el balón para evitar la recepción.

La atrapada afortunada de Crayton culminó el gran escape de Dallas.