<
>

49ers baten a Cardinals y dificultan su camino a la postemporada

play
49ers complica el camino de Arizona con su triunfo en casa (0:59)

En un partido muy cerrado, los de San Francisco logran salvar la victoria. (0:59)

GLENDALE -- Los San Francisco 49ers llegaron al encuentro del sábado ya sin esperanza alguna de postemporada, y con un plantel por demás remendado, que incluía al tercer quarterback C.J. Beathard y al corredor Jeff Wilson Jr., prácticamente desconocido.

Pese a todas las vicisitudes, San Francisco dio la sorpresa.

Beathard lanzó tres pases de anotación, y los 49ers propinaron un golpe demoledor a las esperanzas de playoffs de los Arizona Cardinals, al derrotarlos por 20-12.

Para San Francisco, el triunfo simplemente repara el orgullo de un equipo que disputó el último Super Bowl pero que no ha dejado de tener problemas en 2020, desde lesiones devastadoras hasta la emergencia por la pandemia, que les impide jugar como locales en el norte de California.

Al entrenador Kyle Shanahan no le sorprende la energía mostrada por sus jugadores en el encuentro.

"No estamos orgullosos de nuestro récord, nos gustaría que fuera mejor, pero ello no refleja quiénes somos", dijo el estratega de los Niners.

Beathard jugó de inicio, algo que no hacía desde 2018. Tenía una pobre foja de 1-9 como quarterback titular, pero debió asumir la responsabilidad ante los Cardinals debido a las lesiones del titular Jimmy Garoppolo y del suplente Nick Mullens.

El mariscal de campo de 27 años no tuvo una actuación deslumbrante, pero sí libre de errores. Completó 13 de 22 envíos para 182 yardas.

También para él, el último año ha deparado numerosos infortunios. En diciembre de 2019, su hermano Clayton fue asesinado a puñaladas frente a un bar en Nashville, Tennessee.

El quarterback es popular entre sus compañeros por su personalidad alegre pese a las adversidades.

"Por eso a la gente no le importa romperse el cuello si es por él", dijo Wilson, quien corrió para 183 yardas, incluidos algunos acarreos en los que evitó milagrosamente los derribos, por los 49ers, cuya defensiva frenó dos veces a sus rivales en situaciones clave del cuarto periodo.

En una de ellas, Ahkello Witherspoon interceptó un envío de Kyler Murray en las diagonales.

Como resultado de este tropiezo no presupuestado, los Cardinals (8-7) no controlan ya su propio destino en la contienda por los boletos de playoffs. Si los Chicago Bears ganan sus últimos dos partidos, se clasificarán por tener ventaja sobre Arizona en el criterio de desempate.