<
>

La saga de los dueños de los Lakers se pone surrealista

play
Resumen: Boston Celtics 115-95 Los Angeles Lakers (2:15)

NBA. (2:15)

LOS ÁNGELES - ¿Viste uno en el que el hijo del difunto propietario dijo que se despediría a sí mismo en unos años si el equipo al que ayudó llevar al abismo seguía apestando para entonces, y si no lo hacía, probablemente sería despedido por su propia hermana - la presidenta de su equipo de gestión familiar - y sustituido, probablemente, por su prometido de largo tiempo?

¿Qué tal el de la hermana y su novio que se separaron, entonces ella contrató a uno de los rostros familiares más queridos de su equipo, luego limpió la casa - y, sí, despidió a su hermano -, mientras que asciende a ese rostro familiar a un cargo ejecutivo para el cual no tiene experiencia previa?

¿O qué hay de la última, en la que dos de los hermanos mayores de la hermana trataron de expulsarla, y así, en represalia, ella presentó una orden de restricción temporal y una demanda?

Los Angeles Lakers también lucen como un equipo de básquetbol, pero en este momento, su drama fuera de la cancha desafía cualquier telenovela diurna por sus extraños giros y vueltas.

Cada episodio parece superar el último, como el caos del viernes demostró una vez más.

Y mientras una de las franquicias de la corona de la NBA fue arrollada por su archirrival en Staples Center, la gobernadora y presidenta de los Lakers, Jeanie , observaba desde su asiento habitual cerca de la línea de base. En un punto del tercer cuarto, cuando los Boston Celtics lideraban por 31, la actriz Dyan Cannon se acercó desde su asiento.

La ícono de Hollywood colocó ambas manos sobre los brazos de Buss en un abrazo reconfortante, y mientras hablaba, Buss asintió. En medio de una dolorosa derrota 115-95, no fue una escena poco común, ya que Buss recibió muchos abrazos y, sin duda, palabras de aliento de amigos mientras las luchas internas de su familia continúan arrastrando a los Lakers.

Pero es difícil imaginar el drama de los Lakers en el mundo de Cannon justo arriba de la autopista 101.

En este punto, incluso Hollywood podría pensar que tal libreto se aleja demasiado de la realidad.

Para los Lakers, sin embargo, era sólo otro día.

Lo más perjudicial para los Lakers es su oportunidad. La semana pasada, cuando Jeanie Buss despidó a los ejecutivos de largo plazo de los Lakers, Jim Buss y Mitch Kupchak, y contrató a Magic Johnson como presidente de operaciones de baloncesto, parecía, al menos, darle a los Lakers la necesaria claridad.

Aún cuando Johnson no tiene experiencia en e la oficina central, estaba claro que al menos estaría a cargo. Tal cosa podría parecer minúscula, pero había considerables dudas sobre el liderazgo de los Lakers entrando en este verano, cuando el calendario auto-impuesto de Jim Buss estaba programado para expirar.

Los Lakers disfrutaron del resplandor de la llegada de Johnson -y del sentido de la dirección que parecía prometer- durante un poco más de una semana antes de que bajaran más a la locura, lo que probablemente no les ayudará a contratar a ejecutivos prometedores si esperan reconstruir su oficina.

Por un lado, los Lakers son interminablemente interesantes y todavía logran dominar el ciclo de noticias, a pesar de que tienen el segundo peor récord de la NBA, se perderán la postemporada por cuarta temporada consecutiva, están saliendo de su peor récord en la historia de la franquicia y no apuntan a ningun vía clara que lleve a uno de los principales equipos de la liga a salir de su momento más bajo.

Por otro lado, sus constantes demostraciones de disfunción, que aparentemente no tienen límites, sólo plantean más preguntas, causan más dudas y potencialmente atrasan aún más su proceso de reconstrucción.

Considera: Los Lakers fueron ponchados por todos sus principales blancos de la agencia libre en los últimos cuatro veranos y ni siquiera pudieron conseguir una reunión con Kevin Durant en 2016 ... y eso era todo antes de este último tumulto, que durará para quién sabe cuánto tiempo.

Pero el viernes marcó un momento apropiado para hablar de Durant, específicamente, con los Celtics en la ciudad. Los Celtics nunca fueron considerados como un destino de agentes libres, pero como han mejorado constantemente en los últimos años, esa noción ha cambiado un poco. Y Boston se convirtió en uno de los pocos equipos con los que Durant se sentó el verano pasado, y los Celtics en última instancia, se quedaron con ala-pívot Al Horford, el máximo agente libre disponible después de Durant.

Los Celtics llegaron a las finales de la NBA en 2010, cuando se enfrentaron a los Lakers. Sin embargo, desde ese punto, ambas organizaciones se han dirigido con rapidez en direcciones opuestas. Uno está centrado en el baloncesto, el otro en todo menos el juego.

Los Lakers son la realidad televisiva, cada episodio más surrealista que el anterior.

Manténganse en sintonía.