<
>

El canje entre los Celtics y Sixers deja más preguntas que respuestas

play
La evolución de Al Horford (1:26)

El dominicano se ha transformado ante nuestros ojos de rebotero y jugador de la pintura a creador y triplero. (1:26)

Markelle Fultz arribó en el campus de la preparatoria DeMatha Católica en Hyattsville, Maryland, el viernes por la mañana para encontrarse con el preciado Mercedes playeado de Red Auerbach y su chapa con la inscripción de “BCELTIC” estacionado frente a la escuela.

Fultz, somnoliento tras un viaje de costa a costa después de mostrarse ante los Los Ángeles Lakers el día anterior, fue bienvenido por Ric MacPherson, el heredero del auto de lujo de Auerbach. Los dos hablaron sobre la posibilidad de que Fultz sea seleccionado por los Boston Celtics en el Draft del jueves, y Fultz se prendió para posar en unas fotos frente al vehículo.

Fultz recibiría otra lección inesperada de historia sobre Auerbach durante las siguientes 36 horas, y esta vez era sobre el negocio del básquetbol.

Fue Auerbach el que convirtió a la primera selección del Draft de 1980 (Joe Barry Carroll) en Robert Parish y la tercera selección de ese mismo Draft, utilizada para elegir a Kevin McHale. Esos dos jugadores se aliarían a Larry Bird para crear al “súper trío” original en Boston.

Danny Ainge, el presidente de los Celtics que muchas veces se ha referido a la filosofía sin temor ni emociones de Auerbach para construir un plantel, canjeó su propia primera selección del Draft 2017 cuatro décadas después – o el derecho para seleccionar a Fultz – y se la dio a los Philadelphia 76ers a cambio de un par de selecciones de primera ronda que Ainge debe creer que eventualmente ayudarán a Boston a dar otro paso adelante en su misión de volver a pelear por el título.

Tras una serie de drafts y plazos para canjes que fueron y vinieron con los fans de Boston lamentando la inactividad de su equipo, Ainge los dejó a todos boquiabiertos el sábado por la noche cuando los Celtics y los Sixers llegaron a un acuerdo para el canje que debería verse oficializado el lunes. Este es un movimiento riesgoso para Ainge. Aun en una ciudad donde “En Danny Confiamos” es un lema popular para la afición de los Celtics, varios de ellos cuestionaron la noción de canjear la primer selección del draft desde que eso se volvió un rumor con sustancia real el viernes por la noche.

Si Fultz se convierte en la superestrella que la mayoría sospecha que será eventualmente, entonces los simpatizantes de los Celtics se preguntarán siempre que podría haber sido y porque Ainge estaba tan dispuesto a librarse de la selección. Si los Sixers y su proceso se convierten en el principal escollo de Boston en la Conferencia Este a futuro, entonces Ainge escuchará los cuestionamientos por haber ayudado a Filadelfia a armar una intrigante base de jugadores jóvenes.

Con las emociones todavía frescas este sábado, los fans de los Celtics simplemente querían saber que será lo próximo que pasará. Pero Ainge jamás develará su mano. Hay solo una certeza: Boston ganó 53 partidos la temporada pasada, avanzó hasta las finales del Este y ahora cuenta con un cofre del tesoro repleto de selecciones del draft y el potencial para maximizar su tope salarial.

Los Celtics ahora cuentan con hasta siete selecciones de la primera ronda en los próximos siete drafts y con más que suficientes selecciones para seleccionar a un plantel completo de 15 jugadores durante los próximos cuatro años.

Te deja preguntándote si existe algún tipo de plan maestro, un deseo de añadir al tipo de talento que esté un poco más establecido que Fultz y sea capaz de acortar distancias con los Cleveland Cavaliers en el Este.

El peligro es que, considerando lo dominantes que los Cavs y los Golden State Warriors fueron esta temporada, algunos se preguntarán si lo mejor no hubiese sido desarrollar talento joven como Fultz para competir ahora y a futuro. Existen muchas incógnitas a esta altura. Este canje podría llegar a ser uno de los más controversiales de la historia de Ainge con los Celtics, pero en lo inmediato debemos recordar dos cosas que él ha dicho recientemente:

1.No existe tal cosa como el contar con demasiadas selecciones del Draft. Cuando Boston parecía estar llegando a un acuerdo todos los días en enero del 2015 (cuatro en total entre el 9 y el 15 de enero), a Ainge le preguntaron si era posible que un equipo cuente con demasiadas selecciones en el Draft. Él enfatizó que eso no sería un problema.

“No, porque las selecciones del Draft siempre son canjeables; los jugadores no”, dijo Ainge. “Las selecciones del Draft siempre son comodidades”.

2. Mantenerse en el partido. A Ainge también le preguntaron tras esa misma temporada 2014-15 si Boston deseaba hacer algo rimbombante, y él sugirió que los Celtics “quieren mantenerse en el partido hasta que podamos hacer algo significativo”.

Ainge se refirió a como Boston se había posicionado para adquirir a Kevin Garnett durante el verano del 2007 gracias a sus posesiones. Ainge también apuntó como los Houston Rockets se hicieron de los servicios de James Harden cuando él estuvo disponible en octubre del 2012.

Los aficionados de los Celtics van a soñar con la superestrella que podría llegar algún día con ese cofre de selecciones de primera ronda. Seguro que has escuchado nombres como los de Jimmy Butler y Paul George, pero Boston cuenta con tanto a su disposición que los Celtics podrían buscar un pez todavía más grande (aunque es improbable en un futuro cercano, recordemos que Anthony Davis probablemente afronte el último año de su vínculo actual en dos temporadas).

Quizás Ainge simplemente piensa que existe una promesa en este draft – un Josh Jackson o Jayson Tatum – con tanto potencial como Fultz. Y quizás el retroceder se trataba de simplemente generar posicionamiento a futuro ya que Boston sabe que su jugador preferido seguirá allí en el tercer lugar. Pero simplemente se siente como que hay algo más aquí. Recuerden que este es un equipo que había planeado seducir a Kevin Durant y Al Horford mucho antes del verano del 2016 y que se había posicionado para buscar a Kevin Garnett mucho antes de aquel verano del 2007.

Es en este momento de incertidumbre de los Celtics que vale la pena apostar que este no será el final del plan de Danny, el Canjeador.