<
>

Talento de exportación: Estrellas de la NBA deslumbran en el EuroBasket

play
Las 5 mejores jugadas del séptimo día en la Eurobasket (1:39)

Repasamos las acciones más resaltantes de la cita del baloncesto europeo. (1:39)

Hace casi exactamente dos años, España se coronaba como campeón del EuroBasket con Pau Gasol como Jugador Más Valioso del torneo. Dos años más tarde, o más precisamente el jueves 7 de septiembre del 2017, Pau escribió otra página enorme en la historia de su tremenda trayectoria basquetbolística al superar a Tony Parker como máximo anotador de todos los tiempos en el torneo continental a nivel de selecciones más prestigioso del mundo.

El mayor de los Gasol se distingue con esa oda a la longevidad y al dicho de que viejos son los trapos a los 37 años de edad, pero él es apenas una de varias estrellas de la NBA que se está destacando en Turquía y poniendo en aviso a la NBA sobre lo que están por ofrecer en la temporada 2017-18.

A continuación te presentamos a algunos de ellos.

Pau Gasol

Pau hizo su debut con la selección mayor española en el EuroBasket del 2001, y simplemente voy a dejar que Míster Chip nos explique su efecto revolucionario en el básquetbol ibérico.

El pivot de los San Antonio Spurs supo ser el máximo anotador del EuroBasket 2015 promediando 25.6 puntos por partido. Esa media bajó a 16.8 en la actual edición del torneo, pero casi promedia un doble-doble y se ubica entre los 10 mejores reboteros del certamen con 8.8 por partido.

Sigue bien vigente.

Goran Dragic

El MVP del torneo hasta ahora. Eslovenia fue apenas uno de dos países que ganó su zona con una marca perfecta de 5-0 (la otra fue España), y eso sucedió gracias a un Dragic fenomenal.

El base del Miami Heat promedió 24.4 puntos por partido como máximo anotador de la fase de grupos mientras encesta un 50.7 por ciento de sus intentos, repartió 5.2 asistencias, y hasta tuvo su momento bisagra concretando 29 puntos y dos tiros libres clave para que su equipo pase de ir perdiendo a ir ganando por uno con 33 segundos por jugar contra Finlandia.

Tanto Eslovenia como Dragic se dieron cuenta que estaban para cosas grandes tras obtener su segunda victoria al hilo aquella noche, y lo mejor todavía está por venir. En Miami se pueden ilusionar tanto como en Ljubljana.

Lauri Markkanen

Este nombre y apellido todavía es desconocido para el aficionado casual al básquetbol, pero en Estados Unidos ya lo van a adorar dentro de poco si él juega como novato con los Chicago Bulls esta temporada al mismo nivel que con Finlandia en el EuroBasket.

Markkanen ha sido una fiera voraz en la zona pintada y Finlandia terminó segunda en el Grupo A con una marca de cuatro victorias y apenas una derrota agónica contra Eslovenia gracias a su versatilidad.

Los finlandeses ganaron tres de sus cuatro partidos por cinco puntos o menos, y el flamante ala pivot de los Bulls fue vital para que eso suceda con 22 unidades y siete rebotes en el batacazo por 86-84 en el debut contra Francia, 27 y 9 para batir a Polonia por 90-87, y 23 puntos para asegurar el segundo puesto del Grupo A venciendo a Islandia por 83-79.

Markkanen también supo ser efectivo cuando su equipo lo necesitaba durante su victoria más “holgada” por 12 puntos contra Grecia, encestando un 55 por ciento de sus tiros y provocando que sus rivales le cometan faltas al acceder a la línea de tiros libres ocho veces.

Si sigue a este nivel, Finlandia es capaz de llegar más lejos de lo que varios piensan.

Jonas Valanciunas

El rey del doble-doble, dueño de dos de los cuatro partidos con más rebotes individuales en el EuroBasket (15 acompañados por 22 puntos contra Ucrania y otros 15 con 27 unidades ante Alemania). Su efectividad en aquellos dos encuentros, los cuales por cierto Lituania ganó por paliza, fue de +30 y +35 en encuentros que su país ganó por 32 y 17 respectivamente.

El pivot de los Toronto Raptors promedia 16.4 puntos y 10.8 rebotes y no parece estar dispuesto a parar hasta que Lituania obtenga una medalla.

Dennis Schroder

Ninguno de los jugadores previamente mencionados, ni nadie más en el torneo, anotó más puntos en un solo juego que los 32 de Schroder ante Ucrania.

El base de los Atlanta Hawks es un rayo que promedió 23.6 puntos durante sus 30.1 minutos en cancha. Schroder también se destacó en una caída inesperada contra Israel por 82-80 con 20 puntos, siete asistencias y tres balones robados.

Lo que él debe encontrar es el balance, ya que también lidera una categoría indeseable como la de balones perdidos por partido (4.8). Cuando tus asistencias por encuentro son 4.6 y das un saldo negativo en ese rubro combinado, es hora de sacar un poco al pie del acelerador y tomar mejores decisiones para el equipo.

Sino, van a quedar eliminados más pronto que tarde.

Willy Hernangómez

El grandote de los New York Knicks atraviesa un gran presente y es el quinto mejor rebotero del EuroBasket con 8.6 rebotes por partido (un puesto por detrás de su mentor, Pau Gasol) mientras también promedia 10.8 puntos para España.

Todavía no ha obtenido un doble-doble, pero ya le llegará. Hernangómez acumuló 18 puntos y nueve rebotes contra Montenegro, nueve y 11 ante República Checa, nueve y 13 ante Rumania, y 15 y cinco versus Hungría.

Considerando que España se debe enfrentar a Turquía, el país anfitrión, en Octavos de Final, y posiblemente a Francia en la siguiente ronda para una revancha de la semifinal del 2015 que los vio prevalecer en la prórroga…quizás Hernangómez simplemente se está guardando lo mejor para la segunda mitad del torneo.

Kristaps Porzingis

Hablando de los Knicks, ¿pensaban que me iba a olvidar de él? ¡Ja! Simplemente me quería asegurar de que leerían hasta el final de esta nota.

Letonia no es potencia de nada, pero Porzingis ciertamente la eleva a otro nivel con su presencia en la zona pintada y polifuncionalidad en el perímetro. El jugador franquicia de los Knicks es un prototipo perfecto para lo que demanda el estilo FIBA.

Porzingis se ubica quinto en puntos por partido (22.4) y ha anotado 27 o más en tres de sus cinco partidos. Letonia avanzó a Octavos de Final en sus hombros, y eso debería generar optimismo en la Gran Manzana ya que la responsabilidad no le pesa.