<
>

¿Es Draymond Green un futuro miembro del Salón de la Fama?

play
El héroe del partido: Draymond Green (1:25)

Para Sebastian Martínez Christensen, el ala pívot fue la figura esencial en el resultado de los Warriors. (1:25)

Después de que los Golden State Warriors eliminaran a los New Orleans Pelicans el mes pasado para llegar a la final de la Conferencia Oeste, el entrenador Steve Kerr dejó escapar un comentario interesante en su entrevista posterior al juego.

Hablando sobre la importancia del hombre grande de los Warriors, Draymond Green, Kerr se refirió a él como "un futuro miembro del Salón de la Fama". Si bien gran parte de la historia de Green está por escribirse a los 28 años, ya ha acumulado logros individuales y éxito de su equipo que lo hacen un candidato para el Salón de la Fama del Básquetbol Naismith Memorial. Entonces, ¿Green está encaminado a la consagración?

Precedente limitado en el Salón para Green

No hay muchos jugadores como Green en el Salón de la Fama. Si nos fijamos en los jugadores que fueron elegidos por la fuerza de su carrera en la NBA y se retiraron después de 1960, solo otros dos promediaron menos puntos por juego en sus temporadas de mayor puntuación que los 14.0 puntos de Green por juego en 2015-16: K.C. Jones (9.2 PPG) y Dennis Rodman (11.6 PPJ).

Todos los demás que cumplen esos criterios promedian un mínimo de 15 PPG al menos una vez.

Jones y Rodman colectivamente muestran lo que es necesario para que un jugador de baja puntuación como Green llegue al Salón de la Fama. Primero, debe ser reconocido como un defensor de élite. Jones jugó antes de cualquier premio defensivo moderno (se retiró dos años antes de que se seleccionara por primera vez el equipo defensivo), pero es considerado como uno de los mejores defensores del perímetro; Rodman fue dos veces Jugador Defensivo del Año e hizo el primer equipo defensivo siete veces.

Considera esta casilla marcada para Green, el Jugador Defensivo del Año en 2016-17 y ya tiene tres selecciones al primer equipo defensivo con una selección al segundo equipo esta temporada.

Además, para ganar el Salón de la Fama, un jugador con poca puntuación probablemente tenga que ser parte de múltiples campeones de la NBA. Jones ganó ocho campeonatos en nueve temporadas con los Celtics como parte de su dinastía liderada por Bill Russell. Rodman recogió cinco anillos de campeonato como parte de dos equipos legendarios, ganando consecutivamente con los Detroit Pistons en 1989 y 1990 y tres consecutivos como parte de la segunda racha de tres títulos de los Chicago Bulls.

Ese tipo de éxito de equipo en los playoffs ha ayudado a Jones y Rodman a separarse de otros ases defensivos de baja puntuación como el cuatro veces Jugador Defensivo del Año, Ben Wallace, quien formó parte de un solo equipo de campeonato (los Detroit Pistons de 2004) y aún no se ha seleccionado como finalista del Salón de la Fama en dos años de elegibilidad. (El cuatro veces Jugador Defensivo del Año Dikembe Mutombo está sin un anillo, pero técnicamente no califica para la lista de bajo puntaje porque promedió 16.6 PPJ como novato para los Denver Nuggets, un equipo de ritmo rápido dirigido por Paul Westhead).

En términos de este criterio, Green está en camino, con dos campeonatos hasta la fecha y potencialmente un tercero este año. La forma más segura para que Green se asegure su lugar en Springfield es seguir acumulando títulos.

¿Qué más puede Green agregar a su currículum?

A los 28 años, Green tiene mucho tiempo para agregar a su lista de logros individuales, así como anillos de campeonato. El ejemplo de Wallace muestra que los premios Jugador Defensivo del Año y las selecciones en el equipo defensivo por sí solo pueden no ser suficientes para ganar antención del comité de selección del Salón de la Fama. Apariciones en Juegos de Estrellas y los puestos de All-NBA han sido indicadores más confiables.

Hasta el momento, Green ha jugado en tres Juegos de Estrellas, lo que lo coloca en el extremo inferior de un miembro del Salón de la Fama. Solo 15 jugadores han sido seleccionados con tres o menos apariciones en el Juego de Estrellas, muchos de ellos debido principalmente a sus carreras internacionales, o carreras universitarias cuando el electorado puso más énfasis en las contribuciones previas a la NBA.

Sin embargo, Rodman llegó al Salón de la Fama con solo dos apariciones en el Juego de las Estrellas, por lo que incluso si Green nunca vuelve a jugar el Juego de Estrellas, su selección tendrá precedentes. Y los hombres grandes con mentalidad defensiva hicieron un par de equipos defensivos de NBA: dos terceros equipos para Rodman, mientras que Green hizo un segundo y un tercer equipo.

Si bien el Salón de la Fama de Naismith no recompensa los totales de carrera tanto como sus homólogos de béisbol y football, la longevidad también será una consideración importante en la candidatura de Green. Queda por ver cuánto tiempo Green puede seguir siendo productivo como un jugador de poste de menor tamaño de 6'7". Ya este año, vimos que el juego de Green declinaba de las dos temporadas regulares previas, lo que lo dejó en el segundo equipo de la defensiva total y lo dejó fuera de los equipos de la NBA.

Teniendo en cuenta que Green era un universitario de cuatro años que cumplió 23 años durante su temporada de novato y tenía casi 25 cuando se convirtió en titular a tiempo completo, es poco probable que termine entre los líderes de todos los tiempos en cualquier categoría estadística.

Veredicto: Green en camino, pero hay trabajo para hacer

Con el debido respeto a Kerr, es temprano llamar a Green un futuro miembro del Salón de la Fama. Todavía tiene que jugar 500 juegos o comenzar 350, poniendo a Green en un punto donde solo jugadores verdaderamente trascendentes han podido llegar al Salón de la Fama.

Eso es natural para un jugador que todavía tiene un par de temporadas por cumplir en sus 20. Suponiendo que Green continúe desempeñándose a un nivel similar durante los próximos años, y especialmente si Golden State puede establecerse firmemente como una de las dinastías históricas de la NBA, su caso se verá mejor con el tiempo.

Un par de otros factores pueden funcionar a favor de Green. Primero, como también señaló Kerr en la misma cita, Green es quizás el mejor ejemplo del hombre grande moderno y versátil, ya que comenzó su carrera como alero y ahora juega con frecuencia como un centro por debajo de lo normal. El impacto de Green en la evolución del juego frontal le servirá en su beneficio en términos de legado histórico.

En segundo lugar, la creciente aceptación del análisis estadístico debería ayudar a la candidatura de Green. Por modesto que sean sus estadísticas por partido, particularmente en la categoría de puntaje, Green se ubicó en el Top 10 del real plus-minus de ESPN en más de tres temporadas seguidas desde 2014-15 hasta 2016-17. Si las estadísticas avanzadas que valoran adecuadamente la defensa continúan suplantando a sus contrapartes de puntuación en la conciencia pública, eso reforzará el currículum de Green.

Como resultado de esos factores, apostaría a que Green demostrará que Kerr tiene razón. Actualmente está en el camino del Salón de la Fama.