<
>

DeMar DeRozan se queda en la banca en última jugada, pese a que Spurs buscaban el triple

play
Bonita manera de hacer una falta a Ben Simmons (0:43)

NBA: 76ers vs. Spurs (0:43)

FILADELFIA -- El coach de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, tuvo una respuesta inmediata cuando se le preguntó sobre su decisión de dejar al líder anotador DeMar DeRozan en la banca para la última jugada en la derrota por 122-120 ante los 76ers.

“No queríamos ir al tiempo extra”, dijo Popovich.

En lugar de ello, San Antonio no tuvo oportunidad de tirar al aro. Rudy Gay intentó poner el juego la pelota, pero el pase a Marco Belinelli fue desviado por Ben Simmons y la bola se alejó al tiempo que el reloj agotó su último segundo con una décima para decretar la victoria de Filadelfia.

“Oh, sí. Estoy seguro que eso es lo que hacíamos. Ir por la victoria”, dijo DeRozan. “Ni siquiera pudimos intentarlo”.

DeRozan tiene el promedio más alto del equipo con 21.4 puntos por juego, pero nunca ha sido una amenaza constante desde el rango de tres puntos y este año, tampoco lo ha sido en tiros lejanos. Como un tirador con efectividad de 28.4 por ciento desde atrás del arco, sólo tiene siete de 40 (17.5 por ciento) desde lejos en la actual campaña y no ha intentado un tiro lejano en 11 partidos ni conectado uno desde la victoria sobre Denver el 26 de diciembre.

En esa posesión final ante los Sixers, Popovich tuvo a Rudy Gay para poner en juego la pelota, a LaMarcus Aldridge para preparar una pantalla y a tres tiradores, Bryan Forbes (41.8 por ciento de efectividad en la actual temporada), Patty Mills (39.8) y a Belinelli (38.3). Los tres se combinaron para 11 de 20 disparos de tres pintos en el encuentro.

Popovich había puesto el balón en las manos de DeRozan en la posesión previa, con los Spurs abajo con 22 segundos por jugar, pero, luego de que DeRozan retuvo el balón durante varios segundos, atacó por el lado derecho de la línea e intentó un tiro ante el delantero de los Sixers, Wilson Chandler, quien bloqueó el disparo y Filadelfia logró consumir mucho del tiempo restante, antes de que le cometieran falta a Corey Bewer, quien acertó los dos tiros libres para preparar la última jugada del partido.

La derrota fue la segunda consecutiva para San Antonio y cuarta en seis juegos y con ella, DeRozan, quien terminó con 26 puntos al acertar 12 de 19 tiros, puso fin a un bache en disparos al aro.

La derrota ante Filadelfia fue la primera vez que DeRozan había anotado más de 20 puntos desde que venció a los Pistons en Detroit el 7 de enero. Desde entonces, había anotado menos de 10 puntos dos veces y acertado de forma combinada en 35 de 100 disparos al aro.

“Hubiera sido mejor ganar y que yo jugara mal, pero todo esto se trata de sólo ser consistente a partir de ahora y seguir jugando bien”, sentenció DeRozan.