<
>

NBA reconoce error en jugada clave al final del juego Heat-Warriors

play
Klay Thompson golpea a DeMarcus Cousins, pero consigue encestar (0:20)

NBA: Golden State Warriors vs. Miami Heat (0:20)

MIAMI -- Los árbitros debieron frenar un drible de Kevin Durant en la última posesión de los Golden State Warriors en la que terminó por ser una victoria por 120-118 sobre el Miami Heat, informó el lunes la NBA en un reporte en el que detalló las marcaciones hechas en los últimos dos minutos de ese partidos.

Golden State hizo un par de tiros libres en esa posesión que resultaron ser los últimos puntos del encuentro.

La liga, en su Last Two Minutes Report, publicado luego de juegos cerrados en el marcador, dijo que revisó varios ángulos de video para determinar que el drible de Durant no fue interrumpido por el contacto inadvertido de la bola con el pie o pantorrilla del defensor del Heat Justise Winslow y que “se debió marcar un drible descontinuado a Durant”.

Además, la liga optó por no multar al coach del Heat, Erik Spoelstra, por sus comentarios luego del partido sobre los oficiales, los que el estratega inició con la frase, “Mira, NBA, no me multes. Tengo permitido decir esto”.

Spoelstra también dijo varias veces que no culpaba a los réferis por la derrota.

Durant era marcado por Winslow con cerca de 10 segundos por jugar en el partido y dribló mientras su compañero DeMarcus Cousins se acercó para bloquear a Winslo. La acción se desarrolló cerca del réferi Kevin Cutler.

Durant perdió el control del balón y el coach asistente del Heat, Chris Quinn, quien estaba a medio metro del réferi Jason Goldenberg, fue de los primeros que pidió que se marcara la violación.

Goldenberg marcó que el drible de Durant fue desviado por Winslow, pero las repeticiones mostraron que no fue el caso. La acción siguió, Durant falló un triple, Cousins ganó el rebote y recibió una falta para hacer los dos tiros libres con 5.4 segundos en el reloj.

“Es un drible doble. Todos pueden verlo”, señaló Spolestra. “Esas son acciones difíciles de marcar, pero todos lo vieron. Fue enfrente de todos. Debió ser una violación y no se pueden fallar esas marcaciones, pero nosotros tuvimos nuestras oportunidades.

“Fue un juego de ida y vuelta. Los oficiales, y déjenme ser claro, para que no me multen, no fueron la razón por la que perdimos”, agregó el estratega.

Miami tuvo aún una oportunidad más para ganar , pero el triple de Dion Waiters rebotó en el aro cuando el tiempo expiró.

Al momento, la derrota sacó al Heat del octavo y último lugar disponible para Playoffs en el Este.

Los Warriors tuvieron 26 tiros libres por sólo ocho de Miami, lo cual también molestó a Spoelstra.

“Te molesta ver 26-8 (en tiros libres) cuando nuestros jugadores son agresivos”, señaló.

La revisión de la liga también incluyó el estudio de 26 eventos distintos que sucedieron en los últimos dos minutos del partido y la liga indicó que los otros 25 fueron sancionados correctamente.