<
>

Durant, Irving y la nueva estrategia de los agentes libres en la NBA

play
Kevin Durant se lastima el tobillo (0:59)

Warriors vs. Suns. Alertas NBA. (0:59)

IMAGINE POR UN MOMENTO que LeBron James no firmó un contrato de cuatro años con Los Angeles Lakers en el verano pasado y en cambio hizo lo que hizo cuando regresó a los Cleveland Cavaliers y firmó un contrato de un año con opción de jugador.

Asumamos que si ese fuera el caso, la situación ya inestable con los Lakers podría ser más dramática en este momento. Sin embargo, no lo es. De hecho, ha dejado claro a los propietarios que James sigue estando totalmente comprometido con los Lakers, a pesar de una primera temporada muy decepcionante y un camino incierto de mejora.

Hay que decir que James a menudo ha sido el creador de tendencias entre sus compañeros súper estrellas a lo largo de los años. Después de ver lo difícil que ha sido su primera temporada en LA, se ha vuelto muy difícil de proyectar cómo podría afectar a las estrellas que siguen a James en la agencia libre este verano.

Kevin Durant no ha firmado un acuerdo a largo plazo desde 2010. Kyrie Irving y Kawhi Leonard exigieron cambios cuando se sintieron infelices durante sus acuerdos actuales a largo plazo.

Los tres también han estado dispuestos a dejar un dinero significativo que era garantizado en la mesa en el pasado, que es parte del trato cuando se opta por ir a corto plazo.

Durant ha aprobado contratos máximos cada uno de los últimos dos años y lo hizo el verano pasado para asegurarse de que podría ser un agente libre nuevamente este año. Irving anuló su oportunidad obtener una extensión de súpermax con los Cavs cuando salió del equipo.

Leonard rechazó una extensión súpermax con los San Antonio Spurs el verano pasado, aunque se le ofreció después de su solicitud de cambio, cuando ya había tomado la decisión. Una vez intercambiados, tanto Irving como Leonard perdieron la capacidad de obtener súpermax y los cerca de 80 millones de dólares extra que habría significado.

Tener el control es claramente importante para los tres. Los equipos actúan de manera diferente cuando los jugadores estrellas son futuros agentes libres. A menudo, hay una corriente subyacente a todos los movimientos importantes con la felicidad de la estrella siendo protegida.

Cuánto vale para ellos podría ser un factor en cómo se desarrolla la agencia libre en 2019 y, para el caso, para 2020. También es importante tener en cuenta que los tres han lidiado con lesiones graves que los han sacado por largos periodos, lo que hace que los negocios a corto plazo sean un riesgo.

Cuando James comenzó con este concepto en 2014, no se trataba de un juego de poder. Con grandes saltos pronosticados en el tope salarial en 2015 y 2016, no quería estar sujeto a un acuerdo y pasar a maximizar sus ganancias.

Funcionó. Si James hubiera aceptado un acuerdo de cuatro años en 2014, como pudo, habría ganado unos $18 millones menos que al renovar tres veces en el periodo de cuatro años en Cleveland.

Sin embargo, tenía el beneficio auxiliar de mantener a los Cavs en estado de alerta. Y no hay duda de que hubo un valor en eso ya que el equipo hizo un esfuerzo cada vez más profundo en el impuesto de lujo para rodear a James con todo el talento que pudo encontrar.

La liga proyecta un aumento de 9% en el tope para 2020 -nada como el llamado “aumento del tope” del 35% de 2016-. Un acuerdo a corto plazo este verano probablemente sería más sobre mantener el control y dejar opciones abiertas de maximizar los cheques de pago.

Pero hay algo que considerar: las preguntas pendientes de la agencia libre y la especulación han sido espinas en los costados de Durant e Irving durante toda la temporada, lo que los desconcierta. Ambos han organizado su propia versión de un boicot a los medios -Durant no habló con la prensa durante una semana e Irving atravesó un periodo en el que solo dio respuestas breves- después de sentirse irritados por preguntas e historias sobre su futuro. Leonard ha evitado algunas de las cosas desagradables, aunque parte de su estrategia ha sido evitar ciertas solicitudes de los medios.

Ir con un trato corto con un equipo nuevo este verano abrirá la puerta para repetir ese escenario durante la próxima temporada. ¿Sería más desagradable que quedarse atrapado en una situación infeliz?

Esto corta para ambos sentidos, y una vez más, James es el modelo. Para el año 2017, los Cavs se habían cansado de la falta de compromiso a largo plazo de James y cotribuyó a la forma en que manejaron la demanda comercial de Irving ese verano. Como James no estaba dispuesto a extenderse más allá del 2018, el dueño Dan Gilbert optó por proteger su futuro cuando preferió un acuerdo centrado en una selección de draft. Los jugadores estrella que protegen sus opciones pueden forzar las relaciones con los equipos.

Estas son las preguntas legítimas que las estrellas considerarán en esta NBA moderna y complicada.