<
>

Dwyane Wade y el cambio de jerseys: lo más caliente después del juego

play
Dwyane Wade comparte con LeBron James, Chris Paul y Carmelo Anthony (2:11)

El veterano obsequió a 'Melo' la camiseta de su último juego de NBA. (2:11)

MIAMI – Hubo un cambio de camisetas que siempre Dwyane Wade había planificado hacer. De hecho, se trata de 13 cambios.

A medida que los segundos finales corrían en el reloj en la noche del martes para dar término a la victoria 122-99 del Miami Heat sobre los Philadelphia 76ers, Wade (seguido por sus 13 compañeros que estaban en la banca) se dirigió al centro de la cancha, con cada uno sosteniendo en sus manos su propia camiseta de Wade con el número 3.

“El (trueque de) camisetas junto a mis compañeros fue algo que quise hacer durante todo el año”, dijo Wade, quien terminó su noche con un trueque especial con su hijo mayor, Zaire. “Estaba esperando el momento apropiado y supe que el último partido (como local) lo sería”.

“Los aprecio por haber hecho esto. Estoy intercambiando camisetas con todos estos chicos con quienes realmente no comparto todos los días, y me dijeron unas cuantas veces: ‘Pues, oye, ¿qué hay de mí?’”.

“Estaba planificando algo para (mis compañeros)”.

Fue una conclusión apropiada para el baile lento hecho por Wade de costa a costa de los Estados Unidos durante los últimos meses, una gira en la cual algunos de sus momentos más memorables se produjeron motivados por una idea que surgió durante una conversación de un grupo de mensajes de texto ocurrida durante el pasado verano.

“Lo puso en el chat de grupo de nuestros chicos”, dijo Chris Paul. “Cuando él decidió que seguiría jugando, dijo: ‘Cuando juguemos contra cada equipo, intercambiaremos camisetas después del partido’”.

De esta forma simple, nació uno de los momentos característicos de la actual temporada de la NBA. Rápidamente, evolucionó hasta convertirse en un momento destacado, cada noche después de cada encuentro del Heat.

Durante los últimos seis meses, toda clase de jugadores (desde novatos hasta veteranos, desde las estrellas hasta quienes han pasado años como actores secundarios, de amigos cercanos hasta jugadores que apenas conocía e incluso la mascota Benny the Bull) han posado para lo que se ha convertido en la foto posterior al partido: dos hombres de pie uno al lado del otro, sonriendo para las cámaras, sosteniendo la camiseta del otro.

“Ha sido grandioso”, dijo Wade. “Al comenzar el año, (me sentía) un poco incómodo al intentar hacer una gira. Un poco narcisista de mi parte. Pero quería darles a los aficionados una oportunidad de decir adiós y yo quería mi oportunidad de decir adiós”.

“Pero la gira comenzó a cobrar vida propia”.

CHRIS PAUL SE sentía simplemente contento de poder estar en la cancha y así tener su momento con Wade, considerando la lesión de corva que había dejado fuera de acción al base de los Houston Rockets durante más de un mes, en un momento previo en la temporada.

Luego que sus planes de intercambiar camisetas luego de enfrentarse en Miami durante el mes de diciembre se vieron truncados por la lesión sufrida por Paul; finalmente pudieron hacerlo a finales de febrero, cuando el Heat visitó a los Rockets en Houston.

“Ha sido grandioso poderlo ver”, dijo Paul. “Hay una frase que dice: ‘Hay que darles flores mientras aún puedan olerlas’. ¿Saben a qué me refiero? Y (Wade) es un chico que se lo merece de forma increíble. Creo que ha sido muy bonito”.

Obviamente, Paul es uno de los amigos más cercanos de Wade. Por ello, es razonable pensar que Wade destacaría sus intercambios de camisetas con Paul y LeBron James como uno de los dos momentos más significativos de la actual temporada.

“Sí, por supuesto”, respondió Wade cuando se le preguntó si había algún intercambio que resaltara para él. “Obviamente, el que ocurrió en Los Ángeles con (LeBron). Ese fue muy agradable. Ese fue todo un momento para mí y para él. Obviamente, el que hice en Houston con CP”.

“Ellos son mis amigos. Son chicos con los que tengo relaciones cercanas. Entonces, se destacan esas relaciones cercanas”.

Mientras Paul, James y Wade han compartido una estrecha conexión que ha durado más de una década, hay otros jugadores, tales como Nikola Vucevic, que no han compartido una relación cercana con la estrella del Heat. No obstante, eso no detuvo al gigante del Orlando Magic de sentar las bases para así hacerse con su recuerdo de un momento histórico.

Durante la pretemporada, Vucevic buscó a Wade y le pidió una de sus icónicas camisetas con el número 3, finalmente obteniéndola después que Miami abriera la temporada con una derrota en Orlando.

“Siento mucho respeto por su carrera y lo que él ha hecho por el mundo del baloncesto”, expresó Vucevic. “Me gusta coleccionar camisetas de ciertos jugadores que me gustan y a quienes respeto y él se trata de uno de ellos”.

Coleccionar camisetas es una pasión de vieja data para Vucevic, un gran hincha del fútbol cuya colección incluye camisetas de destacadas estrellas de la talla de Cristiano Ronaldo, Francesco Totti y Gianluigi Buffon.

Igualmente, Vucevic se aseguró de no perder la oportunidad de hacerse con otra camiseta muy cotizada: la de Dirk Nowitzki, la cual pudo obtener durante la temporada pasada.

“No estaba seguro si (Dirk) regresaría”, dijo Vucevic, entre risas.

La noche del intercambio de camisetas entre Wade y Nowitzki fue una de las más notables de la presente temporada, considerando que ambos han tenido una relación algo fría durante cierto tiempo.

Considerando la historia compartida por ambos jugadores, futuros miembros del Salón de la Fama (el Heat comandado por Wade que superó a los Mavericks de Nowitzki en las Finales de 2006 y la revancha de Nowitzki cinco años después, en 2011) es apropiado ver a ambos compartiendo nexos durante toda la temporada, incluyendo la designación de Wade y Nowitzki como selecciones honorarias al Juego de Estrellas por parte del Comisionado de la NBA Adam Silver.

Durante un tiempo, costaba imaginarse a Nowitzki y a Wade compartiendo un momento tal como su intercambio de camisetas a principios de campaña. Sin embargo, a medida que ambos se enfrentaban al ocaso de sus respectivas carreras, lograron poner sus diferencias atrás y apreciar las batallas luchadas entre ambos.

“Fue un momento dulce, obviamente, por todo lo que hemos vivido, lo que hemos pasado con nuestra naturaleza competitiva, por lo que hemos vivido en nuestra relación”, dijo Nowitzki. “Tuvimos algunos altibajos, pero creo que, al final del día, ambos somos ahora hombres adultos. Hemos pasado por muchas cosas”.

“No es sencillo ser amigos con tus competidores o que ellos te agraden. Siempre digo que (no trataba de forma amistosa a los jugadores de los San Antonio Spurs cuando me enfrentaba a ellos en los playoffs año tras año). Es algo inherente a competir al nivel más alto. Pero creo que pasamos la página hace mucho tiempo y el respeto que sentimos supera a todo lo demás”.

“Ahora veo esa camiseta en casa y me recuerda, obviamente, a unos momentos buenos y unos momentos malos”.


KEVIN HUERTER VISTE el número 3, tras haber crecido idolatrando a tres jugadores que también lo han usado: los escoltas Wade y Allen Iverson, además de… Ben Wallace, quien ha sido Jugador Defensivo del Año en cuatro oportunidades.

“Me solía encantar Ben Wallace debido a su cabello y cosas así”, dijo Huerter, con una sonrisa en su rostro.

Sin embargo, el joven novato de 20 años que milita con los Atlanta Hawks nunca tuvo la oportunidad de jugar contra Iverson o Wallace. En el caso de Wade, la historia es distinta. Al jugar en la misma división que Miami, Atlanta se ha visto las caras con el Heat en varias ocasiones durante la pretemporada y el torneo regular, lo cual implicó varias oportunidades para que Huerter intercambiara camisetas con uno de sus héroes de niñez.

Wade cambió camisetas con un jugador distinto en cada ocasión.

Vince Carter, de cuarenta y dos años y rival de Wade durante toda su carrera, recibió una camiseta. El novato Trae Young, amigo de Zaire, hijo de Wade, fue obsequiado con otra.

Luego del partido final entre ambos equipos (escenificado el pasado 4 de marzo, en el cual Miami se quedó con la victoria 114-11), Huerter asumió que ya no tendría oportunidad.

Tenía muy poca idea de lo que estaba a punto de ocurrir.

“Parece que los (otros jugadores) con quienes ya había intercambiado camisetas ya tenían cierta idea de antemano”, dijo Huerter. “No tenía idea. Era la cuarta ocasión en la cual nos enfrentábamos, por ello, literalmente (considerando la forma como terminó el partido), me giré y salí de la cancha algo enfadado por haber perdido y no me había dado cuenta de que era nuestro cuarto partido contra ellos, por eso me fui de la cancha pensando: ‘Probablemente debería sentarme al lado de estos chicos’. O sea, asumirlo con buena actitud”.

“Y me volteé en dirección a la cancha y él estaba allí. Fue ahí cuando me di cuenta”.

El momento vivido por Huerter fue captado por las cámaras y se convirtió en un hit viral, por lo cual Wade lo consideró como uno de los intercambios más especiales.

“Uno de los intercambios más agradables del año fue el que hice con el chico joven de Atlanta, Kevin Huerter, por el factor sorpresa que tuvo para él”, dijo Wade. “Podía ver cuánto significaba para él”.

Si bien era evidente lo mucho que significaba para Huerter, éste expresó que era más agradable tener la oportunidad de enfrentarse a uno de sus ídolos en lo que fue su última gira en la NBA.

“Fue toda una locura poder estar en la cancha con él, jugando contra él”, dijo Huerter. “Con lo loco que fue, por ejemplo, hablar con él, creo que una locura mayor poder tener la oportunidad de jugar contra él”.

“Y poderle decir a mis hijos un día: ‘¿Saben? Yo jugué contra Dwyane Wade y me enfrenté a él en cinco ocasiones’”.


BRADLEY BEAL ADMITIÓ que no estaba exactamente seguro de cómo funcionaba todo.

Beal se encontró de pie en la duela a lado de Wade con el reloj en marcha en una derrota de los 115-109 ante los Washington Wizards el 4 de enero, y no se iría sin esa camiseta número 3.

“Yo dije ‘necesito tu jersey’”, dijo Beal. “(Wade preguntó) ‘¿tú quieres esto?’, y le dije: ‘Muy bien. El que está en tu espalda. Ese’”.

Fue un momento importante para Beal. También usa el número 3 y quería asegurarse de honrar a un jugador que, según Beal, ha allanado el camino para jugadores como él en más formas en la duela.

“No soy una gran persona al ser sorprendida o fanática de todos”, dijo Beal. “Pero yo era un fan de D-Wade y lo que él trajo al juego como un jugador 2 de tamaño insuficiente. Me siento como él y uno de los primeros en hacerse un nombre por sí mismo.

“Mucha gente dijo que no podía disparar, que no podía hacer esto, y terminó ganando tres campeonatos. Tuvo una carrera increíble y se fue por el camino, espero que algún día también.

“Así que por todo lo que ha hecho, desde el baloncesto hasta la moda que tenemos fuera de la duela ahora, todo se debe a él. Es increíble”.

Beal se aseguró de transmitir esos sentimientos a Wade, algo que según el futuro integrante del Salón de la Fama también significaba mucho para él.

“(Han habido) algunos momentos geniales en el camino”, dijo Wade.

Cualquiera que sea la conexión, sea cual sea el significado, cada intercambio ha brindado la oportunidad de agradecer a uno de los grandes del juego una última vez antes de que abandone el escenario para siempre.

“Fue un gran momento para mí”, dijo la estrella de los Milwaukee Bucks, Giannis Antetokounmpo, sobre su cambio posterior al juego con Wade. “Tuve la oportunidad de hablar con él un poco. Le agradecí todo lo que hizo por el juego, Salón de la Fama, tres títulos. Uno de los mejores jugadores que jamas haya jugado el juego y sólo él me dio el jersey y yo le di mi jersey. Es grande.

“Después del baloncesto, siempre recordarás esos momentos y contarás esas historias a tus hijos”.

La historia de Wade como jugador podría estar llegando a su fin, pero una temporada final llena de cambios de jerseys les ha dado a los jugadores y fans una manera más única de honrar todo lo que el número 3 ha significado para la liga.

“Todo el mundo ha sido genial conmigo”, dijo Wade. “La NBA ha sido genial. Todo han sido geniales y se hizo más grande de lo que probablemente pensé que sería”.

Mientras Wade se estaba preparando para su último cambio de jerseys con sus compañeros, él pasó un tiempo pensando en qué jersey quería sostener. Después de todo, no tendría mucho sentido para él mantenerse a sí mismo.

Así que después de cambiar su jersey usado el martes por la noche con su compañero de producto de Marquette y su excompañero de los Chicago Bulls, Jimmy Butler, Wade viajó al centro de la duela con el resto de su equipo, sosteniendo un jersey del Heat con el número 11 con la palabra “HANK” en la espalda.

Fue una referencia al agente de Wade de largo tiempo, Henry Thomas, quien murió el año pasado. El número 11, dijo Wade, era el favorito de Thomas.

“Para mí, cuando pensé que el jersey que iba a sostener, esta temporada para mí estaba dedicada a mi agente”, dijo Wade. “Estaba dedicada a Hank”.

Todo esto planteó una pregunta bastante obvia: Wade acaba de agregar varios jersey más a una colección ya masiva. ¿A dónde irán todos?

Cuando se plantó la pregunta, su hija de cinco meses, Kaavia, comenzó a hacer ruidos mientras se sentaba en su regazo como si ya supiera la respuesta de su padre.

“(Kaavia) dijo que no pudo colocarlos en la casa”, dijo Wade. “Ella está hablando por su mamá”.

Reporte adicional por Tim MacMahon, Ian Begley y Malika Andrews.