<
>

Griffin sufre en la banca derrumbe de Pistons

play
Aplastante victoria de los Bucks sobre los Pistons en el Juego 1 (1:31)

De la mano de Giannis Antetokounmpo, Milwaukee se impuso sobre Detroit por 121-86, en el primer partido de primera ronda de los playoffs. (1:31)

MILWAUKEE.- Es difícil señalar con precisión el momento exacto en que se rompió el espíritu de los Detroit Pistons, que recibieron tantos golpes.

El anuncio previo al juego de Dwane Casey de que la rodilla de Blake Griffin estaba "demasiado adolorida" para jugar en el Juego 1 de la serie de playoffs de primera ronda de la NBA contra Milwaukee Bucks anunciaba la debacle que estaba a punto de ocurrir. Sólo empeoró cuando Detroit tomó la duela. El delantero de los Pistons Thon Maker, un favorito de los fanáticos cuando jugaba para los Bucks, fue abucheado cada vez que tocaba el balón. Milwaukee consiguió una ventaja de dos dígitos al final del primer trimestre. Justo cuando parecía que las cosas no podían ponerse más feas, Andre Drummond fue expulsado.

"Lo recogimos a medida que avanzaba el juego", dijo el entrenador de los Pistons, Dwane Casey. "Pero fue demasiado tarde."

Los Bucks derrotaron a los Pistons 121-85 con 24 puntos y 17 rebotes de Giannis Antetokounmpo. En total, los Bucks tuvieron siete anotadores diferentes de doble figura, el máximo en sus últimas 20 temporadas. Antetokounmpo ya había publicado un doble-doble para el medio tiempo.

El entrenador en jefe de los Bucks, Mike Budenholzer, destacó el desempeño dominante de los Bucks después de cuatro días sin un juego.

"No sé si estaban listos para nosotros", dijo Antetokounmpo. "Solo tratamos de enfocarnos en nosotros mismos".

Griffin, vestido con un traje marrón, se sentó con las manos dobladas en su regazo, observando a su equipo atacar a la cancha frente a él. Los Pistons pudieron amarrar el último lugar para playoffs del Este en gran parte gracias a Griffin. Jugó en 75 juegos para Detroit esta temporada, la mayoría de los juegos que ha jugado desde la temporada 2013-14. En algunos de ellos, parecía estar sufriendo mucho dolor y cojeando arriba y abajo de la cancha. Hacia el final de la temporada regular, las millas lo alcanzaron y se quedó fuera de cuatro de los últimos siete juegos de Detroit.

Incluso cuando Griffin jugó contra los Bucks durante la temporada regular, Milwaukee barrió a Detroit en las cuatro reuniones de los equipos. Después del juego, Casey comparó los Pistons sin Griffin con los Bucks sin Antetokounmpo o los Cavaliers 2016 sin LeBron James.

"Si hubiera sido mi decisión, hubiera jugado", dijo Griffin.

Para el medio tiempo, los Bucks habían construido una ventaja de 33 puntos. Pero la mayor ventaja de Milwaukee se produjo momentos después de que Drummond fue arrojado.

Anetokounmpo tenía una clavada asombrosa cerca de la línea de tiros libres, pero Drummond se demoró unos minutos para asegurarse de que no se repitiera la actuación. Con poco más de cuatro minutos para el final en el tercer cuarto, Antetokounmpo fue empujado por Drummond, causando que cayera con fuerza. La falta no parecía intencionalmente maliciosa, pero claramente tenía el potencial de ser peligrosa. Después de una rápida revisión, los árbitros consideraron que el empuje era digno de un flagrante 2, que se aplica al contacto que se considera tanto innecesario como excesivo.

Griffin fue posteriormente emitido una falta técnica después de que una discusión sobre la expulsión de Drummond pareció calentarse.

"Tengo que obtener una explicación para eso", dijo Casey sobre la técnica de Griffin.

Drummond se negó a responder cualquier pregunta sobre la falta que le hizo expulsar. En 26:16 antes de ser expulsado, Drummond fue un -45. Ese es el peor punto a favor en las últimas 20 publicaciones según ESPN Stats and Information.

Drummond es el tercer jugador expulsado en esta postemporada, uniéndose al delantero de Golden State Warriors, Kevin Durant, y al escolta de LA Clippers, Patrick Beverley, quienes fueron expulsados ​​luego de recibir un par de dobles fichas técnicas por repetidas caricias.

Casey dijo que pensó que la falta debería haber sido flagrante 1, lo que se aplica a un contacto innecesario que no se considera excesivo, pero dijo que entendía que los oficiales estaban tratando de controlar el juego y establecer un tono. Budenholzer atribuyó el empujón a la astucia de los playoffs. La falta fue un tema de conversación en el vestuario de los Bucks después del juego, pero Antetokounmpo dijo que no culpó a Drummond.

Antetokounmpo no jugó ni un segundo del último trimestre y los Bucks aún ganaron por 35, la tercera victoria de playoffs más grande de Milwaukee en la historia de la franquicia. Cuando el juego terminó y los fanáticos acudieron en masa a las salidas y salieron a la nieve de abril, gritando "¡Bucks en cuatro! ¡Bucks en cuatro!"