<
>

¿Por qué las 200 victorias son las nuevas 300?

play
¡Justin Verlander reparte 14 ponches en Los Ángeles! (0:30)

En noche de gala el derecho de los Astros, con una slider inmejorable que la utilizó en siete entradas y dos tercios. (0:30)

Justin Verlander, de los Astros de Houston, se subirá al montículo el jueves en la primera oportunidad en su carrera para la victoria 200. Si lo consigue, el mundo del béisbol no parará en reconocer el momento. Las medallas conmemorativas no serán producidas. No habrá un Bobblehead de la victoria 200 de Justin Verlander que sea entregado el próximo año. (Bueno, esto último tal vez sí).

Cuando Verlander alcance las 200 victorias, ya sea el jueves ante los Marineros de Seattle o alguna fecha en el futuro, será un hito que vale la pena marcar. Sin embargo, no es el número que históricamente haga girar muchas cabezas. Ese número sería 300, como el santificado club de las 300 victorias. Para Verlander, 200 victorias serán buenas, pero parece claro que el hito no traerá consigo el alboroto que generaría una victoria número 300.

No hay mucho que podamos hacer al respecto. Siempre hemos visto las 300 victorias como el máximo logro para un lanzador, y ya pasado un tiempo desde que tuvimos un nuevo miembro del club de las 300 victorias. El último en unirse fue Randy Johnson el 4 de junio de 2009. No ha habido ganadores activos de 300 victorias desde que Johnson se retiró después de esa temporada. Se está convirtiendo en una de esas barreras antiguas, cosas que los jugadores solían hacer, como ganar 30 juegos en una temporada o batear para .400. Ya no sucede.

Si un jugador en activo va a alcanzar las 300 victorias, Verlander es el candidato más probable, a menos que sea Max Scherzer, de Nacionales de Washington. Los lideres en victorias en activo son Bartolo Colón, de Texas, quien tiene 45 años, y CC Sabathia, de los Yankees de Nueva York, de 38 años. Sabathia sigue siendo efectivo pero va año tras año en lo que respecta a la jubilación y salvo que pueda obtener cuatro victorias de aquí al final de la temporada, habrá terminado con un solo dígito en victorias en cuatro de las últimas cinco temporadas.

En el manual de Bill James del 2018, a Scherzer se le dio la mayor posibildad de alcanzar las 300 victorias, con solo el 33%. Ya tiene 15 victorias esta campaña, por lo que la búsqueda está viva. Verlander fue el siguiente con un 15%, seguido de Zack Greinke en un 14%. Todos los demás estaban en un solo dígito o en cero.

Todos sabemos lo que ha contribuido a la desaceleración de los ganadores de 300 justos: las rotaciones son más grandes. Los equipos confían en los bullpens más que nunca. No hemos tenido un ganador de 30 juegos desde que Denny McLain lo hizo en 1968. El año pasado, ningún lanzador tuvo 30 decisiones.

Todo esto hace que valga la pena preguntar: ¿Las 200 victorias son las nuevas 300?

Muchos de ustedes, si han llegado al juego a través del prisma de sabermetrics o incluso si han entrado en análisis al final del juego y revisado su consideración de estándares antiguos, están diciendo lo mismo ahora. Estás diciendo que las victorias no importan. Si eres Brian Kenny de MLB Network, tú gritas “¡Mata la victoria!”. Si estamos hablando de números de una temporada, entonces sí, tengo que estar de acuerdo contigo. No tiene que ir más allá que el as de los Mets de Nueva York, Jacob deGrom, que debe haber abandonado el pie de su conejo de la suerte en Port St. Lucie, Florida, donde se entrena Nueva York en la primavera. Después de lanzar seis entradas en blanco el miércoles con los Mets en la victoria ante Cincinnati, deGrom tiene una efectividad en la temporada de 1.77. Su récord es de 6-7.

Dicho esto, todavía estoy a bordo mirando las victorias totales de carrera. Un total de victorias altas -como 200- le dice mucho. Te dice que un lanzador ha sido duradero. Él ha sido consistente. Y si le dan suficientes años para que los vaivenes de las estadistas de victorias mal diseñadas se igualen, le dice aproximadamente qué tan seguido un lanzador ha superado a su oponente.

Eso no quiere decir, incluso a nivel de carrera, que las victorias se deben ver como una ética final. Hay mucho ruido en la estadística. Siempre ha sido así. Los lanzadores solían acumular tantas malas decisiones que no era terriblemente raro que un lanzador promedio o peor se acercara a las 200 victorias. Bobo Newson ganó 211 juegos -y perdió 222-. Charlie Hough ganó 216 y perdió 216.

Hasta 1998, 68 lanzadores habían alcanzado las 200 victorias. Tres de ellos -Joe Niekro, Jerry Reuss y Lew Burdette- tuvieron una efectividad de carrera que fue peor que los promedios de las ligas en las que ellos lanzaron. Otros trece tuvieron una efectividad mejor que el promedio dentro de las 0.25 carreras del punto muerto. Eso incluye al ganador de 324 juegos, Don Sutton.

Ahora, sin embargo, es muy poco probable que un lanzador consiga las 200 victorias sin ser un lanzador realmente bueno. Los equipos simplemente han encontrado una mejor manera de distribuir las entradas con muchos relevistas de poder con habilidades de impedir carreras por encima del promedio.

Colón y Sabathia son los únicos lanzadores activos con más de 200 victorias, por lo que con Verlander serán tres. Solo hay otros ocho lanzadores en activo con al menos 150 victorias. Todos ellos tienen un ERA de al menos 0.60 carreras mejor que el promedio de la liga, con una excepción: Colón es solo un 0.26 mejor. Él es, en más de un sentido, un retroceso a una era que es demasiado reciente para ser llamada pasada.

Por mucho que se haya difamado la estadística de victorias -con buenas razones- hay cosas que si la estadística estuviera mejor diseñada, sería fantástica. En primer lugar, si limitamos la estadística para comparar a los abridores, ya tendríamos una serie de ventajas. Los lanzadores están haciendo el mismo trabajo, en el mismo estadio, el mismo día, en las mismas condiciones ambientales. ¿Qué mejor forma de contextualizar la tasa de éxito que el emparejamiento del lanzador abridor durante varios años?

Por desgracia, la estadística de victorias como tal la conocemos está demasiado arraigada como para ser revisada en este punto de la historia del béisbol. Y debido a que está diseñado de la manera que es, en el juego de hoy, las victorias son cada vez más difíciles para un lanzador abridor.

De alguna manera, sin embargo, esto solo valida los logros de victorias de Colón, Sabathia y Verlander, como lo hará Greinke, que tiene 184 victorias. Solo la elite de la elite obtendrá las entradas y las decisiones que vienen con ellos, para recopilar las victorias totales de una gran trayectoria. El lanzador promedio ya no es probable que rompa en los clubes exclusivos.

Verlander dijo que esta temporada que podría verse lanzando por otros 10 años, así que tal vez las 300 victorias no están fuera de la discusión. Pero incluso sino llega ahí, 200 o 250 victorias, cuando se les coloca en contexto del juego contemporáneo, serían terriblemente impresionantes por sí mismas.

En muchos sentidos, 200 es el nuevo 300. Así que si bien no haremos retrocesos en la próxima victoria de Justin Verlander, eso no significa que debamos perder de vista cuál impresionante es en realidad el hito.