<
>

José Bautista y Toronto forzados a mejorar urgentemente

play
Bautista prefiere pensar en la victoria, que en cambios (2:00)

El Jardinero de los Azulejos de Toronto, José Bautista, en entrevista con Enrique Rojas expresa su punto de vista sobre las posibilidades que sea cambiado por los Azulejos de Toronto. (2:00)

ST PETERSBURG, Florida- Tras ganar cinco de sus últimos 10 partidos, incluyendo dos de tres ante los Rays de Tampa Bay en el Tropicana Field durante el fin de semana, los Azulejos de Toronto dejaron de tener la peor marca de Grandes Ligas por primera vez en un mes, pero para evitar una monumental deconstrucción de su núcleo actual, los canadienses tendrán que jugar mucho mejor que eso en los próximos dos meses.

Toronto (11-20), que ocupa el último lugar de la División Este de la Liga Americana -- a 10 juegos de los Yankees de Nueva York-- regresa a casa para una estadía de nueve partidos contra los Indios de Cleveland (17-13), los Marineros de Seattle (15-17) y los Bravos de Atlanta (11-18). Los Azulejos tienen foja de 2-4 en Rogers Centre, pero en sus últimos dos juegos allí (29-30 de abril contra Tampa Bay), consiguieron sus únicos triunfos consecutivos del año.

Comenzando la segunda semana de mayo, los Reales de Kansas City (10-20) y los Gigantes de San Francisco (11-21) son los únicos conjuntos de las ligas mayores que tienen peores récords que Toronto. La última vez que los Azulejos no tuvieron la dudosa condición fue el 6 de abril, cuando amenecieron con 1-2, mientras que Kansas City tenía 0-3.

"Es un comienzo lento, vamos a atribuírselo a eso. Y hay varias razones. Hay varios lesionados y no estamos jugando como podemos", dijo el jardinero José Bautista, quien pasa por uno de los peores baches ofensivos de su carrera. El dominicano bateó .174 (115-20) con dos jonrones y 42 ponches, jugando en todos los choques que ha disputado su equipo en la temporada.

"Solo hay que trabajar en el día día, enfocarnos en un partido a la vez y seguir con el mismo esfuerzo y la misma fe para esperar mejores resultados", dijo Bautista, quien promedia 32 jonrones, 91 carreras impulsadas y 94 bases por bolas por cada 162 partidos en su carrera.

La ausencia del inicialista dominicano Edwin Encarnación, quien se fue a Cleveland como agente libre; el mal arranque de Bautista y otros y las lesiones del antesalista Josh Donaldson y el torpedero Troy Tulowitzki, principalmente, se combinaron para que Toronto anotara 118 carreras, la segunda menor cantidad del joven circuito, desde el 2 de abril. Su diferencial de carreras, -23, es el tercer peor del circuito.

Los abridores Aaron Sanchez y J.A. Happ están fuera de acción y el cerrador Roberto Osuna ya se perdió dos semana en la lista de lesionados. Resultado: Toronto tiene efectividad de 4.28, la #10 de la Liga Americana, y su bullpen ha convertido menos de la mitad (7 de 15) de sus oportunidades de salvamento.

Si las cosas no mejoran radicalmente entre ahora y la segunda semana de julio, el equipo más viejo de Grandes Ligas (con edad promedio de 31,1 años) tendrá que tomar una decisión con algunos de sus veteranos que se encuentran en el último o penúltimo año de contrato. Aunque la fecha tope para hacer transacciones sin necesidad de usar el proceso de waivers es el 31 de julio, la hora de decidir generalmente llega más temprano para clubes con malos récords.

"Es un comienzo lento, vamos a atribuírselo a eso. Y hay varias razones. Hay varios lesionados y no estamos jugando como podemos. ... Solo hay que trabajar en el día día, enfocarnos en un partido a la vez y seguir con el mismo esfuerzo y la misma fe para esperar mejores resultados."

José Bautista

Bautista, los pitchers abridores Francisco Liriano y Marco Estrada y los relevistas Jason Grilli y Joe Smith juegan con contratos que vencerán al final de la actual temporada. Donaldson, uno de los peloteros más productivos en las cuatro temporadas anteriores, será agente libre después del 2018. El receptor Russell Martin, quien es canadiense, terminará su contrato de cinco años y $82 millones en el 2019.

Bautista, un veterano de 14 temporadas en Grandes Ligas, las últimas 10 en Toronto, es el único miembro de los Azulejos en su último año de contrato que tiene alguna protección. Por ser un jugador 10-5 (10 años de experiencia, y cinco con su actual equipo) Bautista tiene derecho a vetar un cambio sin dar explicaciones.

El hecho de que la finca de Toronto se encontraba entre las últimas del béisbol cuando arrancó la temporada es un indicativo que su talento no se encuentra listo para hacer una transición a Grandes Ligas sin mayores traumas.

"Nosotros como jugadores no podemos prestar mucho atención, sino enfocarnos en nuestro trabajo y venir todos los días a poner el mejor esfuerzo", dijo Bautista. "Ese tipo de conversaciones siempre van a estar ahí presente cuando un equipo no está jugando a su nivel, pero no nos podemos enfocar en eso", agregó.

"No preocupa tanto. Uno sabe cuáles son las posibilidades, dependiendo de la situación contractual de cada quien, uno tampoco se puede enfocar en eso porque puede afectar de manera negativa. Hay que salir al terreno a hacer el trabajo y lo que pase, uno lo acepta como el camino venidero", dijo.

La única forma de evitar una venta de pasillo es ganando partidos con más frecuencia en lo adelante, comenzando el lunes contra Cleveland.

"Todavía es temprano", dijo Bautista. "Si estuviéramos en esta misma situación en septiembre sería otra cosa, pero falta mucho béisbol por jugar", dijo.