<
>

El impacto económico de la Serie Mundial es un hit, no un cuadrangular

play
Así se vive la victoria de los Dodgers (0:54)

Los fanáticos de Los Ángeles celebran eufóricos el triunfo de su equipo en el Juego 6 ante los Astros en la Serie Mundial. (0:54)

LOS ANGELES -- Los expertos en la materia coinciden en que la derrama económica que deja una Serie Mundial de béisbol en las ciudades involucradas, más allá de la venta de boletos, y de mercancía alusiva a los equipos participantes, no es algo tan significativo como pudiera creerse.

"Es muy difícil de cuantificar lo que puede beneficiar la serie entre los Dodgers de Los Angeles y los Astros de Houston, a la economía de la región", aseguró Jeff Lazerson, un experto financiero del Condado de Orange, al ser contactado por ESPN Digital.

De acuerdo al profesor Robert Baade, un economista experto en deportes, de Lake Forest College, la derrama que dejó en el área de Chicago, la coronación de los Cachorros de Chicago en la Serie Mundial de 2016, fue calculada en 0.003%, o sea, ninguna.

Mientras que en 2015, se calcula que el efecto de todos los juegos de la postemporada que culminó con un Clásico de Octubre, entre los Mets de Nueva York y los Reales de Kansas City, le dejó a la Gran Manzana una tajada de poco más de 80 millones de dólares. Una verdadera migaja, frente a los 61 mil millones de dólares que dejó ese año el turismo a las finanzas neoyorquinas.

Y según detallan los expertos al abundar en estos temas, más allá de los cientos o hasta miles de millones de dólares que ingresan a las arcas de los equipos, y a la propia organización de Grandes Ligas, por concepto de contratos de televisión, publicidad, patrocinios, ventas de entradas, y de mercancía oficial, lo demás no alcanza niveles fuera de lo común.

Principalmente, porque se conocen a los equipos contendientes en la culminación de la temporada beisbolera, en muchos casos, dos días antes del inicio del Drama de Octubre y no hay tiempo para realizar una promoción, o una pre venta de paquetes turísticos.

El impacto económico debería ser marcado por aficionados visitantes, con la ocupación hotelera y los dólares que dejen en restaurantes, bares y en diversos entretenimientos.

Pero el hecho, es que la mayoría de aficionados que llenan los estadios, salen a cenar o a divertirse durante cada juego, son locales.

Los Angeles

Posiblemente, el mayor beneficio que recibe una región como la que representa la ciudad de Los Angeles, la tercera economía en el mundo, únicamente superada por Tokio y Nueva York, sea la publicidad y la exposición mundial que recibe, con un evento de esta magnitud.

Además, es seguro que la justa beisbolera agregará, así sea en forma leve, a la industria del turismo en el sur de California, que beneficia a 47,944 empleados en la fuerza hotelera y de servicio al visitante.

LAX, el aeropuerto internacional de Los Angeles, también sumará algunos cientos o miles de pasajeros, a un total que hasta el mes de septiembre, ya mostraba un tránsito de 63,489,469 viajeros, lo que representa un incremento del 4.6%, comparado con el año pasado.

Eso, sin contar a las terminales aéreas de Ontario, Burbank y Long Beach, los aeropuertos auxiliares de LAX, que agregan a otros 9,151,279 viajeros.

Y en lo que se refiere a la hotelería en el sur de California, antes del inicio de la Serie Mundial, ya mostraba una alza del 1.6%, con relación a 2016, en cuanto a la ocupación de los cuartos disponibles, con un total muy cercano al 82%.

Hasta la fecha, se han vendido 22,273,273 noches de hotel, en Los Angeles, a un costo promedio por noche de $177.63.

Reparto de utilidades

En lo que no existe duda alguna, es en cuanto al reparto de las utilidades que genera, por la boletería, la postemporada de la gran carpa.

MLB retiene el 15% del total de la taquilla en los juegos de cada Serie Mundial, además de otro porcentaje que es variable, del resto de los juegos de octubre.

Los jugadores perciben el 60% de los ingresos, únicamente, de los primeros cuatro juegos, en la Serie Mundial, lo mismo que en la Serie de Campeonato, junto con los 3 primeros juegos de las Series Divisionales.

También reciben el 50% de los ingresos por los juegos de comodín.

Del total acumulado, el 36% se lo llevan los jugadores del equipo ganador del Clásico Otoñal, que tiene garantizado un ingreso mínimo de 4.6 millones de dólares, solo por este concepto. Mientras que el perdedor se queda con el 24%.