<
>

Noah Syndergaard, sin temor a las ratas de Femway Park

play
Noah Syndergaard, en su mejor versión, silencia a Boston (1:10)

El derecho admitió tres hits en siete entradas y los Mets de Nueva York conectaron cuatro jonrones para derrotar 8-0 a los Medias Rojas, que vieron rota una cadena de cuatro victorias. (1:10)

El primer partido desde el inicio para Noah Syndergaard en el histórico Fenway Park fue todo lo que el diestro podría haber pedido.

Siete entradas sin carrera. Tres hits permitidos. Una victoria de 8-0 para los New York Mets.

¿Lo único que no impresiona a Thor? Las ratas de Fenway Park.

Por segunda vez esta semana, un roedor andaba suelto en el famoso campo de béisbol de los Boston Red Sox, esta vez manteniendo a los jugadores de los Mets en estado de alerta y subiendo en la barandilla, mientras se abría paso bajo la banca del equipo en la parte baja de la tercera entrada el viernes por la noche. El receptor Jose Lobaton incluso fue tras la rata con su bate.

Syndergaard, mientras tanto, no se inmutó.

"Así que ... Fenway fue un estadio de ensueño para lanzar ... desde la perspectiva de un sueño infantil ... Como pitcher visitante en un equipo y una ciudad que me encanta ..... #dontfreakout

".... y las ratas de NYC son mucho más grandes y más malas"

Sin embargo, algunos de sus compañeros de equipo de los Mets no compartían el mismo sentimiento.

El primera base Dominic Smith, un enemigo de las ratas, según Newsday, le dijo al periódico después del juego: "Hermano, soy de Los Ángeles, hermano. No tenemos ratas. Cuando veo una, es hora de salir de ese lugar y es tiempo de comprar un lugar completamente nuevo. Quiero comprar un dugout completamente nuevo".

Pero Smith simpatizaba con esta rata.

"El caso era que era una buena rata", le dijo Smith a Newsday. "No estaba tratando de alcanzar a nadie. Estaba intentando huir. Hay algunas ratas malas".

No hubo información sobre si la rata del viernes por la noche fue la misma que asustó a los Medias Rojas en su dugout el martes por la noche contra los Azulejos de Toronto. Pero esa aparentemente todavía estaba en la mente de los jugadores el viernes.

En la segunda entrada, antes de que los Mets fueran corriendo, algunos jugadores de Boston fueron vistos jugando con un esqueleto falso de una aparente rata encima de la barandilla del dugout, e incluso alimentándola con semillas de girasol.

Syndergaard ponchó a seis y dio tres bases por bolas para avanzar a 12-3 en la temporada y llevar a los Mets a su cuarta victoria consecutiva y sexta en sus últimos siete partidos.