<
>

Charlie Montoyo ansía enfrentar a Medias Rojas: "Puerto Rico va a ganar comoquiera"

play
Charlie Montoyo: 'Este equipo me recuerda a Boston 5 años atrás' (3:47)

El manager de los Toronto Blue Jays está muy optimista con el presente y el futuro de la franquicia. (3:47)

BOSTON -- Desde el momento en que fue contratado como dirigente de los Toronto Blue Jays en octubre del año pasado, Charlie Montoyo ha tenido una fecha marcada en su calendario: el 9 de abril de 2019. Y es que cuando se presenten las alineaciones de los Boston Red Sox y los Azulejos en Fenway Park este martes, será la primera vez que dos dirigentes nacidos en Puerto Rico disputarán un partido de Grandes Ligas.

“Déjame decirte sinceramente, cuando me dieron el trabajo lo primero que pensé fue, ¿cuándo jugamos contra Boston, contra el otro boricua?; estoy bien orgulloso de él”, dijo Montoyo en entrevista con ESPN Digital en la ciudad de Boston el lunes. “Se me paran los pelos pensando en los muchos puertorriqueños que van a haber mañana aquí en Boston y la bandera de Puerto Rico. Esto va a ser histórico, y estoy muy contento de que vaya a pasar eso mañana. Sé que estamos representando a nuestro Puerto Rico, y lo más lindo de todo esto es que Puerto Rico va a ganar comoquiera”.

Montoyo, de 53 años, se desempeñó como coach de banca de los Tampa Bay Rays la temporada pasada, antes de convertirse en el cuarto dirigente de raíces puertorriqueñas activo en Grandes Ligas al ser nombrado piloto de los Azulejos el pasado mes de octubre.

Edwin Rodríguez fue el primer dirigente puertorriqueño en Grandes Ligas tras asumir la vacante en los Miami Marlins después del despido del cubanoamericano Fredi González en junio de 2010. Sandy Alomar Jr. fue mánager interino de los Indios de Cleveland durante los últimos partidos de la campaña 2012, cuando el dominicano Manny Acta fue removido del puesto.

Es la primera vez en la historia de las Grandes Ligas que tres dirigentes de raíces puertorriqueñas han tenido la oportunidad de dirigir durante una misma campaña, con Dave Martínez, de padres puertorriqueños, pero nacido en la ciudad de Nueva York, siendo el piloto de los Washington Nationals.

Montoyo y Cora no sólo tienen más de una década de diferencia en edad, sino que también han tenido trayectorias profesionales muy diferentes.

Desde que se retiró como jugador después de la temporada 2011 tras 14 años como pelotero profesional, Cora de inmediato formó parte de la corta lista de prospectos latinos para dirigir en las Grandes Ligas. Fue gerente general dirigente de los Criollos de Caguas del béisbol invernal puertorriqueño, comentarista de ESPN, gerente general de Puerto Rico durante el Clásico Mundial de Béisbol, y coach de banca de los campeones de la Serie Mundial 2017, los Houston Astros, antes de ser nombrado el primer dirigente en los 118 años de historia de los Medias Rojas en provenir de una raza minoritaria.

Los Medias Rojas decidieron contratar a Cora sin haber tenido un solo día de experiencia como dirigente en Grandes Ligas principalmente por su demostrado conocimiento del béisbol y su potencial para comunicarse e inspirar a jugadores de edades y orígenes diversos. Cumplió con la confianza del equipo al convertirse en el segundo dirigente latino, y el primer puertorriqueño, en ganar un anillo de Serie Mundial después que fue logrado por el venezolano Oswaldo “Ozzie” Guillén con los Chicago White Sox en 2005.

Montoyo tuvo una corta carrera de apenas cuatro partidos en Grandes Ligas con los Montreal Expos, donde el siempre afable dirigente bromea, “que nadie olvide que en esos juegos bateé para .400”. Antes de convertirse en el coach de banca de Kevin Cash, estuvo trabajando en el sistema de ligas menores de los Rays desde su temporada inaugural en 1998, fungiendo en múltiples roles, incluido coach y dirigente.

El puertorriqueño fue mánager de la sucursal de Triple A de los Rays, los Bulls de Durham, de 2007 a 2014. Durante sus ocho años al mando de los Bulls, el nativo de Florida, Puerto Rico, ganó siete banderines divisionales y clasificó a un récord de seis finales de la Copa de Gobernadores, ganando campeonatos en 2009 y 2013. Su marca de 633-515 como manager de los Bulls es la mayor cantidad de victorias en la historia de la franquicia, por lo cual fue exaltado al Salón de la Fama de la Liga Internacional en 2016.

“No se trata de que sea latino o puertorriqueño. Charlie Montoyo es un gran hombre de béisbol”, destacó Cora. “'Hay muchos peloteros jóvenes que subirán en los próximos años e impactarán el juego. Él es el hombre adecuado y estoy orgulloso de eso. Ha estado entrenando y dirigiendo durante muchos años. Está en el Salón de la Fama de Triple A; los Jays cuentan con un miembro del Salón de la Fama”.

Cora y Montoyo también estarán buscando deshacerse del mal sabor que les ha dado el inicio de la campaña 2019. Ambos equipos han tenido un pobre arranque, compartiendo el sótano divisional con marca de 3-8. Sin embargo, a diferencia del talento con el que cuenta Cora en el plantel de los campeones mundiales, que finalizaron la campaña pasada con 108 partidos ganados, la mayor cantidad en la historia de la legendaria franquicia, Montoyo tendrá una dura tarea con los Azulejos.

Toronto es un equipo en reconstrucción tras finalizar con un récord de 73-89, terminando la campaña pasada en el cuarto lugar del Este de la Liga Americana, después de los Medias Rojas, los Ner York Yankees y su ex equipo, los Rays.

“Yo lo que estoy es agradecido de esta oportunidad. Este deporte no es fácil. Esto es todos los días”, explicó Montoyo. “Cuando las cosas no están bien, la gente enseña quién es quién. Yo todo lo que hago por experiencia, como pensando cómo yo vería al dirigente si yo fuera pelotero. Si los peloteros me ven a mí relajado, ellos se van a relajar. Una cosa que a mí me relaja es la música. A mí me encanta la música, y cuando tú vayas a Toronto y vayas a mi oficina vas a ver unas congas, vas a ver los bongos, está el güiro, están las maracas... la música yo la pongo y yo sé que ellos se relajan. No es fácil y que no me moleste perder, a mí me molesta perder más que nadie, pero es un año largo y tenemos que mantenernos relajados”.

“De casualidad es el cumpleaños de mi madre, el 9 de abril. Le voy a decir a Alex, ‘Es el cumpleaños de mami, regálame ese jueguito papá, después nos quedan 18 más”, agregó Montoyo, con una sonrisa.

El pasado 23 de octubre, cuando se disputó el primer partido de la Serie Mundial, el enfrentamiento de Dave Roberts y Cora marcó el primer dúo de dirigentes de grupos raciales minoritarios en enfrentarse en un Clásico de Otoño. Y lo hicieron nada menos que en Fenway Park, sede del último equipo en Grandes Ligas en integrar peloteros negros a su plantel, 12 años después del debut de Jackie Robinson.

Este martes, 9 de abril, todas las miradas estarán enfocadas en Cora, con los Medias Rojas recibiendo sus anillos y celebrando su título de Serie Mundial en el primer partido en Fenway Park esta temporada 2019. Para Puerto Rico, este 9 de abril de 2019 también será un día para la historia, lo cual hizo que Montoyo evocara la memoria del inmortal Roberto Clemente.

“El número favorito mío es el 25, pero mañana me siento como quisiera tener el número 21 de Roberto Clemente”, indicó Montoyo. “Siento como que Roberto Clemente está mirando del cielo ahora, ‘Mira se dio esto: dos puertorriqueños dirigiendo, nacidos allá y criados, uno en Caguas y otro en Florida, Puerto Rico’. Esto va a ser bien lindo; va a ser bien especial”.