<
>

Tres claves: ¿Quién debe ganar entre Yankees e Indios?

play
Yankees de Nueva York-Indios de Cleveland: La tribu quiere hacer su historia (2:14)

El equipo que dirige Terry Francona vivió un cierre de campaña excepcional, pero deberá enfrentar a los Yankees de Aaron Judge, Gary Sánchez y compañía que también sueñan con una Serie Mundial. (2:14)

Ganar el juego de comodines ante los Mellizos de Minnesota le valió a los Yankees de Nueva York la "recompensa" de enfrentar ahora en serie divisional al mejor equipo de toda la Liga Americana, los Indios de Cleveland.

La novena de Cleveland ganó 102 partidos frente a 60 derrotas en la temporada regular y es la gran favorita de muchos para llegar y ganar a la Serie Mundial.

Tres veces antes se han visto las caras estos dos equipos en postemporadas, con triunfos para la tribu en las series divisionales de 1997 y 2007 y victoria para Nueva York en la serie de campeonato de la Liga Americana en 1998.

Quienes creen en las cábalas dirán que después de eliminar a los Yankees en 1997 y 2007, la secuencia numérica vuelve a favorecer a los Indios en el 2017.

En realidad, ese favoritismo tiene poco que ver con la numerología y mucho con la lógica, pues Cleveland es un equipo sin fisuras.

Estas son sus claves para el triunfo.

Indios

1. Hermético cuerpo de lanzadores. Los Indios fueron primeros en pitcheo en el joven circuito. Sus lanzadores, encabezados por el favorito al premio Cy Young, Corey Kluber (18-4, 2.25) trabajaron para efectividad colectiva de 3.30, poncharon a 1,614 bateadores y completaron siete juegos líderes en todos esos departamentos colectivos en todas las Grandes Ligas.

Además, regalaron solamente 406 boletos, mientras sus relevistas apenas desperdiciaron diez oportunidades de rescate, ambas cifras las más bajas de todo el béisbol.

El venezolano Carlos Carrasco (18-6, 3.29), Trevor Bauer (17-9, 4.19) y Mike Clevinger (12-6, 3.11) le dan al manager Terry Francona una profundidad tal que le permite darse el lujo de tomar la discutible decisión de reservar a su astro Kluber para el segundo juego de la serie, en vez de darle la pelota para el primer choque.

2. Defensa de cerrojo. Al campo, sus 76 errores constituyen la cifra más baja del joven circuito y la segunda menor en ambas ligas, con los Miami Marlins (73) sólo por delante.

Sus principales receptores, el brasileño Yan Gomes y el puertorriqueño Roberto Perez, fueron verdaderos policías de tránsito detrás del plato, al capturar a 37 corredores de 87 que salieron al robo, para un muy buen 43 por ciento.

3. Ofensiva de miedo. Con el madero en la mano, los Indios fabricaron 818 carreras, la tercera mayor producción de la Americana.

Un puertorriqueño, Francisco Lindor, y dos dominicanos, José Ramírez y Edwin Encarnación, constituyen la columna vertebral del ataque de los Indios, que añadieron un valioso cañón a su artillería con el bate de Jay Bruce.

Por donde quiera que se le mire, este equipo de Cleveland se ve blindado por todos sus lados y las posibilidades de que los Yankees les ganen la serie se reducen a la consumación de un milagro.

Pero los milagros a veces suceden y estas son las tres claves que podrían inclinar la balanza a favor de los Yankees, aunque ello constituya una inmensa sorpresa.

Yankees

1. El bullpen. En los últimos años, el equipo con mejor cuerpo de relevistas ha tenido todas las de ganar.

La soberbia demostración de la unidad de bomberos de los Yankees en el juego de comodines de la Liga Americana ante los Mellizos fue apenas un botón de muestra.

Entre Chad Green, David Robertson, Tommy Kahnle y el cubano Aroldis Chapman propinaron 13 ponches en 8.2 episodios, con una sola carrera permitida, para salvarle el pellejo al abridor dominicano Luis Severino.

Y eso, sin contar con el quisqueyano Dellin Betances, quien no terminó la temporada en su mejor forma, pero que el manager Joe Girardi espera poder contar con él a toda capacidad.

2. Aaron Judge. Estamos en presencia de un talento extraordinario, de esos reservados exclusivamente para unos pocos.

El Juez pasó de la campaña regular, que cerró a todo vapor, a la postemporada con la misma tranquilidad que respira y en las últimas semanas, no ha habido un bateador más demoledor que él.

Se burló de la presión en el juego de muerte súbita ante Minnesota y si consigue seguir haciéndolo, podría causarle muchos problemas a los Indios, con todo y su pitcheo de lujo.

3. No hay presión, todo es ganancia. Siete u ocho meses atrás, la mayoría de los entendidos aseguraba que los Yankees, en pleno proceso de reconstrucción, estarían en el sótano de la división Este de la Liga Americana.

Muy pocos les veían posibilidades de soñar con la postemporada y aquí están, contra viento y marea, fuera de todo pronóstico.

Así que de aquí en adelante, todo es ganancia. Estos chicos sin presión, subvalorados ante sus poderosos rivales, deberían salir a jugar con la misma alegría de siempre, sin calentarse mucho la cabeza.

A fin de cuentas, desde que se instauró el segundo comodín en el 2012, los equipos que han avanzado a la serie divisional como wildcard han ganado 23 partidos, mientras que los conjuntos con el mejor récord de la liga han sumado 19 triunfos.

Predicción: Indios en 4 juegos