<
>

Lo que dejó la doble fecha

play
Pekerman: "Uruguay fue contundente" (2:27)

El entrenador de Colombia habló en conferencia de prensa luego de caer 3-0 frente a la Celeste. (2:27)

BUENOS AIRES -- Hay quienes dicen que el comienzo es el momento más importante de todo campeonato. Es cuando un equipo conoce a sus rivales pero, sobre todo, se conoce a sí mismo.

En el inicio de la competencia se empieza a trazar una idea de juego, a exaltar las virtudes y tratar de esconder los defectos, a formar un once ideal. Arrancar con buenos resultados es tomar confianza, saber que es posible llegar al objetivo, dejar los miedos atrás. En cambio, hacerlo con derrotas exterioriza todos los problemas y puede ser letal para un plantel con poca personalidad.

Todo esto es cierto y se puede apreciar en cada Copa del Mundo o Copa América. Sin embargo, en las Eliminatorias, la cosa es distinta. La extensión del torneo hace que las Selecciones tengan mucho tiempo para recuperarse de los resultados negativos y también para dejar pasar los buenos momentos.

El comienzo, de todas maneras, siempre será importante. Por eso desde Blogski 2018 analizaremos a cada uno de las Selecciones sudamericanas tras los primeros dos partidos de este camino rumbo a la Copa del Mundo.

ARGENTINA

Un inicio muy malo para el subcampeón del mundo. Haber obtenido sólo un punto de seis es lo que preocupa a toda Argentina, pero hay algo un poco más grave: el funcionamiento del equipo. En ningún momento de los partidos ante Ecuador y Paraguay el conjunto de Gerardo Martino pudo tomar el control del juego. Sufrió la ausencia de Lionel Messi más de lo que se esperaba y no convirtió goles. Fue estéril en ataque, irresoluto en la creación e inseguro en el retroceso. Mejoró un poco en Asunción gracias al ingreso de Matías Kranevitter y mostró buenas actuaciones individuales en la última línea, pero eso no alcanza. La Albiceleste tiene material para recuperarse y clasificar sin pasar sobresaltos, pero los nombres no ganan por peso propio y es necesario encontrar un funcionamiento. Fue un equipo apurado, desordenado y sin ideas. Mucho trabajo para Martino.

BOLIVIA

Es la Selección más floja del continente con claridad y eso quedó demostrado en los primeros encuentros. Perdió ambos y será muy difícil que no termine en el último lugar como en la Eliminatoria anterior. Frente a Uruguay ni siquiera pudo hacerse respetar en La Paz, su principal arma, y cayó sin atenuantes. Sufrió un gol en el comienzo y otro en el final y no mostró rebeldía ni recursos para empatarlo. Mejoró el nivel frente a Ecuador en Quito y hasta tuvo algunas opciones de gol, pero la diferencia de calidad se hizo notar en el cierre de un partido muy extraño por las circunstancias climáticas. Aunque dejó una imagen digna, su falta de categoría en casi todas las líneas lo deja en una posición muy compleja de cara al futuro.

BRASIL

Como Argentina, el saldo es negativo. La diferencia es que tuvo un poco más de suerte en el sorteo y le tocó jugar contra uno de los equipos más pobres de las Eliminatorias. Sin Neymar, Brasil es un equipo más. O peor todavía, es menos que muchos equipos. Su dependencia del crack de Barcelona es total y él es el único capaz de romper la apatía ofensiva del conjunto que dirige Dunga. Además, el Scratch comete demasiados errores en defensa y eso puede ser letal frente a rivales de mayor peso que Venezuela. Lo sufrió contra Chile, que le ganó por primera vez en la historia por Eliminatorias, y volverá a sufrirlo en el futuro. Nadie puede pensar seriamente que corre riesgo de quedarse afuera, sin embargo, con este nivel está lejos de olvidar el fracaso estrepitoso del último Mundial.

CHILE

Si no hay dudas sobre el equipo más débil tampoco las hay a la hora de elegir el más fuerte. El campeón de América comenzó las Eliminatorias a lo grande y si mantiene el nivel será difícil que no clasifique a su tercer Mundial consecutivo. La Roja es un equipazo con todas las letras, una de las Selecciones más fuertes del mundo. Tiene un gran funcionamiento colectivo, buenos rendimientos individuales y abe lo que quiere y cómo lo quiere. Contra Brasil demostró autoridad para superar a un rival siempre complicado para ellos y ante Perú exhibió todas sus virtudes ofensivas para ganar un clásico siempre duro. Jorge Sampaoli debe estar muy tranquilo con este gran comienzo.

COLOMBIA

Una palabra resume lo que dejó esta doble fecha para la Tricolor: preocupación. El nivel fue mucho más parecido al de la Copa América que al del Mundial y eso no puede ser bueno. A pesar de que se encontró con un triunfo importante en el debut contra Perú, el equipo jamás pudo acercarse a su mejor versión y la derrota en Montevideo es ejemplificadora. En el encuentro en Barranquilla sufrió mucho en el retroceso y si no recibió goles fue por los errores en la definición de los peruanos. Con un gran Teo Gutiérrez y una aceptable tarea de Cardona le alcanzó para lastimar. La cosa fue diferente en Uruguay, donde no aparecieron las individuales y se topó con un adversario seguro de sí mismo que supo aprovechar los errores defensivos. José Pekerman deberá trabajar para recuperar todo lo bueno que puede hacer este plantel.

ECUADOR

Sin dudas, el gran ganador de esta primera doble fecha de Eliminatorias. Frente a Argentina jugó uno de los mejores partidos de su historia y contra Bolivia mostró autoridad para ganar pese a las dificultades del clima. El equipo de Quinteros, que llegó en silencio después de fallar en el Mundial y en la Copa América, desplegó un fútbol de alto vuelo y ganó por primera vez en Buenos Aires. Desnudó todas las flaquezas defensivas de la Albiceleste y demostró que pocos tienen sus recursos en ataque. Con Valencia y Montero por los costados y Bolaños y Caicedo en la delantera, es capaz de lastimar a cualquiera. Su juego físico y agresivo puede ser un problema para todos y no sólo en Quito. Aunque nadie lo tenía en los planes, hoy es un serio aspirante a jugar el Mundial de Rusia 2018.

PARAGUAY

Ha sido un más que aceptable comienzo para el Seleccionado que finalizó último en las últimas Eliminatorias. Más por resultados que por funcionamiento, la Albirroja se fue tranquila tras estas primeras dos fechas. Frente a Venezuela como visitante aprovechó un error del adversario y se llevó una victoria inesperada, mientras que ante Argentina logró un buen empate en Asunción, a pesar de que podría haber marcado algún gol. El equipo de Ramón Díaz hizo un buen primer tiempo, pero la salida de Néstor Ortigoza desordenó el mediocampo. Es cierto que por momentos parece incapaz de marcar un gol, aunque consiguió una solidez defensiva que para una Selección paraguaya es algo vital.

PERÚ

Como casi siempre en los últimos años, Perú tiene menos puntos de los que merece. Perdió los dos partidos y, tras una Copa América excelente, volvió a su triste realidad. Ante Colombia en Barranquilla tuvo opciones de gol y demostró que puede jugar al ataque en cualquier cancha, sin embargo sufrió en defensa y por eso se fue sin nada. Frente a Chile en Lima se encontró con un rival en estado de gracia y, aunque lo puso en dificultades, no tuvo la reacción anímica para al menos empatar. Las intenciones del equipo de Ricardo Gareca son muy buenas, pero deberá empezar a sumar puntos si quiere pelear la clasificación.

URUGUAY

Un comienzo perfecto por los resultados y por el juego. A pesar de las bajas, la Celeste volvió a demostrar la fortaleza que le permitió brillar hasta hace muy poco tiempo. Sin Luis Suárez ni Edinson Cavani, se apoyó todavía más en su capacidad defensiva. De hecho, tres de los cinco goles que convirtió fueron de defensores: dos de Diego Godín y uno de Martín Cáceres. El central de Atlético Madrid es el líder y el corazón de un equipo que sacó chapa de candidato a la clasificación. Frente a Bolivia pegó en los momentos justos y luego se la bancó en la altura, mientras que ante Colombia brilló en el segundo tiempo y se llevó una goleada con gusto a revancha. Cuando vuelvan las dos estrellas ofensivas, será un rival durísimo para todos.

VENEZUELA

Cero puntos en dos partidos es un comienzo muy difícil de revertir para una Selección que busca jugar una Copa del Mundo por primera vez en su historia. Las derrotas preocupan, pero más lo hace el rendimiento de un equipo que repite errores del pasado. El partido contra Paraguay en casa lo perdió por una desinteligencia defensiva inaceptable, mientras que en Brasil sufrió una derrota que siempre está en los planes. Desde que se hizo cargo de la Vinotinto, Noel Sanvicente no logró imprimirle un estilo y tampoco se acercó a los resultados de Farías. Es difícil pensar en que este oscuro panorama cambie en el futuro cercano.

Ya se disputaron dos de las 18 fechas de estas Eliminatorias. Aún falta muchísimo y Rusia 2018 está lejos en el horizonte de los diez aspirantes. Sin embargo, se puede empezar a sacar conclusiones y a intentar mejorar aquello que se hizo mal.