<
>

Lo que hemos aprendido en esta postemporada y qué esperar en lo que falta

play
Juego 2: Verlander estuvo intratable (0:51)

El as de Houston tiró toda la ruta, con 13 ponches, en triunfo sobre los Yankees que pone a los Astros con cómoda ventaja de 2-0. (0:51)

El lanzamiento 122 de Justin Verlander el sábado fue una recta de 97 mph que Greg Bird conectó de foul. El siguiente pitcheo fue otra recta de 97 mph, alta y pegada. Su lanzamiento final fue un slider que Bird conectó al suelo para el out final de los Yankees. Luego que entonces los Astros anotaran la carrera de la victoria en la baja de la novena entrada, Verlander había logrado el primer juego completo de nueve entradas en una serie de campeonato de liga desde que los Medias Blancas completaran cuatro de esos en fila en 2005. Eso se siente casi como una era diferente en el béisbol.

Verlander fue visto como un héroe conquistador, como si hubiese barrido las costas de Normandía para liberar a los lanzadores abridores de la tiranía del bullpen. El último lanzador en hacer más lanzamientos en un juego de playoffs fue el propio Verlander, en la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 2012, cuando hizo 132 lanzamientos en 8⅓ entradas. El último lanzador en hacer más pitcheos en un juego completo fue Mark Prior, allá por el 2003 en la serie divisional para los Cachorros, cuando hizo 133 en la victoria 3-1 sobre los Bravos.

Sin embargo, el dominio de Verlander, que hizo retroceder el reloj, ha sido la excepción. Él es el único abridor en lanzar hasta la octava entrada, y que ha logrado las nueve completas. Solo ocho abridores de 42 lanzadores han llegado a 100 pitcheos. Si hemos aprendido algo, es que los managers están dependiendo más que nunca de su bullpen en los partidos de postemporada. Ellos no quieren perder un partido en las entradas del medio con un abridor midiéndose a una alineación por tercera vez o mientras se acerca a los 90 lanzamientos. Échenle un vistazo al porcentaje de entradas lanzadas por los abridores en la postemporada a lo largo de los años, junto con las efectividades de los abridores y el porcentaje de salidas con siete entradas trabajadas:

Quizás esos números cambien a medida que nos adentremos en la postemporada. En la serie divisional, los managers tienen que dirigir casi con un sentido de urgencia desesperada. Vimos a Verlander, Chris Sale, Max Scherzer, Jon Lester y José Quintana lanzar en relevo.

O quizás esa urgencia continue. "Para que nosotros seamos exitosos, tenemos que ganar ocho juegos", dijo recientemente el manager de los Cachorros Joe Maddon. "Así que es un proceso mental realmente malo el pensar que vas a lograrlo con uno o dos chicos, o hacer que tus abridores tiren de 90 a 120 lanzamientos casi sin descanso, con 12 lanzamientos realmente importantes en un juego de vida o muerte en Washington".

El abridor de los Dodgers Rich Hill dijo que los lanzadores solo tienen que ajustarse al caos. "Estos juegos de playoffs, como hemos visto en toda la postemporada, son un animal completamente diferente", dijo Hill. "Uno tiene que ganar ese juego. Así que uno hace lo que sea necesario para ganar ese juego".

Así que esperen ver a más relevistas y simplemente admiren la raya joya de Verlander. Otras cosas que hemos aprendido:

Aaron Judge tiene problemas

Algunas veces los playoffs parecen tan largos que el juego de comodines se siente como que ocurrió en otra temporada. Judge se fue de 4-2 con un cuadrangular y un boleto en ese partido, pero desde ese entonces se ha ido de 27-2 con 19 ponches. No hay otra manera de ponerlo: Se está convirtiendo en una postemporada de ineptitud histórica. Alfonso Soriano tiene el record de ponches en una postemporada con 26, pero él los tuvo a lo largo de 17 juegos y por lo menos remolcó nueve carreras. Dan Wilson se fue de 33-2 para los Marineros en 1995, empatado con Bill North de los Atléticos de Oakland en 1974 con el menor promedio en una postemporada de al menos 30 turnos al bate.

Yo pensé que los problemas de Judge se debían parcialmente a que los lanzadores le estaban haciendo pitcheos realmente difíciles, así que le eché una mirada al porcentaje de lanzamientos que le han hecho y que ESPN Datos tiene catalogados como en la zona negra o en las esquinas. En la temporada regular, vio lanzamientos como esos en el 8.6 por ciento del tiempo. En la postemporada, ese número es un 9 por ciento. Sí, se ha enfrentado a algunos lanzadores difíciles, pero mayormente parece ser el caso de un jugador joven que cayó en una mala racha en el momento equivocado.

Sin embargo, él no es el único jugador joven en problemas. Le eché una mirada a los jugadores de 25 años o menos que están disputando esta postemporada, una lista que incluye a algunas de las estrellas más brillantes en el deporte: Kris Bryant, Bryce Harper, Cody Bellinger, Carlos Correa, Francisco Lindor, Jose Ramirez, Mookie Betts. En total, esos 22 jugadores de posición han promediado .214/.298/.422 con un wOBA de .316. Gary Sánchez batea .176/.200/.382. Bryant tiene OPS de .532. Lindor bateó .111 y Ramírez .100 para los Indios.

Sin embargo, a los jugadores de 26 o más les ha ido mucho mejor: .269/.346/.452, un wOBA de .350. ¿Acaso la experiencia importa? Después de todo, si juegas en la postemporada a temprana edad, probablemente signifique que eres muy bueno. Los números de postemporada del 2010 al 2016:

25 y menor: .234/.297/.378, .299 wOBA

26 y mayor: .248/.318/.403, .317 wOBA

Ahora, uno tiene que comparar esos números con la temporada regular para tener una respuesta analítica más importante, pero ciertamente a los jugadores jóvenes les está yendo peor en esta postemporada que en el pasado. Quizás esas sean buenas noticias para los Yankees: Judge y Sánchez tienen pendiente un despertar.

"Es estresante. Es divertido", dijo Bellinger sobre su postemporada. "Todo importa un poco más, cada turno importa un poco más. Pero uno intenta tratarlo como un juego de temporada regular".

Fácil decirlo, difícil ejecutarlo.

La defensa sí importa

Se ha sugerido que el aumento en la tasa de ponches en años recientes significa que la defensa es menos importante porque hay menos pelotas en juego. Yo no sé si estoy de acuerdo con eso - se puede argumentar que la pelota promedio en juego se batea más duro ahora que hace 10 o 15 o 20 años atrás. De todos modos, ciertamente los Indios se hicieron eco de esa teoría con su decisión de poner a Jason Kipnis en el jardín central (o al colocar a Carlos Santana en el jardín izquierdo en la Serie Mundial del año pasado). Eso hace que sean dos años consecutivos en los que llegan a la postemporada y colocan a jugadores en un puesto en el que no han participado todo el año.

Bueno, una cosa que hemos aprendido en esta postemporada es que la defensa realmente importa. Pregúntenle a los Nacionales. Pregúntenle a los Indios. Pregúntenle a los Yankees qué es lo que ocurre cuando no ejecutas apropiadamente un tiro en relevo. Han ocurrido 35 errores en 22 partidos hasta ahora; el año pasado, hubo 38 errores en 35 juegos. Y en esos números no se cuentan los passed ball y los lanzamientos salvajes.

Pregúntenle a los Astros sobre jugar buena defensa. Ellos vencieron a los Yankees 2-1 dos veces, y en el Juego 1 Marwin González puso fuera a Bird en el plato y en el Juego 2 Josh Reddick hizo una atrapada dando un salto en la cerca y comenzó el tiro en relevo que puso fuera a Brett Gardner en la tercera base.

"De lo más que me enorgullezco es de jugar béisbol limpio", dijo el manager de los Astros A.J. Hinch a los medios el domingo. "No es un béisbol perfecto... pero la limpieza de nuestro juego, el poder hacer todos esos relevos, el tiro de Marwin desde el jardín izquierdo, algunas de las jugadas que [Alex] Bregman está haciendo en la antesala. ... Esas son jugadas pequeñas de las que no se escribe mucho, que no se comentan. Pero en el ambiente ganador son grandemente apreciadas".

A Maddon se le preguntó sobre el lugar de Javier Báez en la alineación dados sus problemas en el plato. Él apuntó a la jugada en la primera entrada del Juego 5 de la SDLN, cuando Báez hizo un tiro rápido y certero al plato para poner fuera al veloz Trea Turner, lo que resultó en una jugada crucial para la eventual victoria por una carrera. "No estuvieramos hablando aquí hoy si no fuera por esa jugada en la primera entrada ante Washington con el cuadro adentro. No podemos pasar por alto estas cosas. Gran parte de nuestro éxito se basa en la defensa, y Javy es muy importante para eso".

No a todo el mundo le gusta la regla de choques en el plato

Sin embargo, cambiamos el argumento de esta manera: ¿Qué tal si Charlie Culberson hubiese chocado con Willson Contreras y pusiera a Contreras fuera por el resto de la temporada con un hombro dislocado o algo así? Esa es una razón para la existencia de la regla. La otra: Es una obstrucción. Siembre existía la obstrucción. Solo que no se llamó obstrucción por 100 años.

¿Confía Hinch en su bullpen?

Aunque el juego de Verlander fue impresionante, se puede argumentar que eso también fue una señal que Hinch no confía totalmente en su bullpen (especialmente ante el hecho de que Verlander también lanzó en relevo en el Juego 4 de la SDLA). Por otro lado, Hinch sacó bastante rápido a Brad Peacock y Charlie Morton en sus aperturas en la SDLA, así que quizás sea más una situación de que realmente confía en Verlander, Dallas Keuchel y Ken Giles. Sin embargo, en algún momento, algunos de los otros lanzadores van a tener que conseguir algunos outs grandes.