<
>

Miguel Cotto comenzó en el boxeo buscando bajar de peso

play
Cotto: El Garden el mejor lugar para decir adiós (1:36)

El boxeador puertorriqueño nos comparte que si se baja de un ring no volverá jamás. (1:36)

LOS ANGELES -- Contaba con 11 años de edad, con algunas libras de más y para eliminarlas decidió practicar el boxeo, iniciándose así la leyenda de Miguel Angel Cotto Vázquez, quien el próximo 2 de diciembre vivirá el último capítulo de una brillante carrera como pugilista que lo llevó a convertirse en el único puertorriqueño en ceñirse cuatro coronas de campeón mundial en diferentes categorías.

"Tenía unos kilos de más en mi sistema, a los once años de edad, y tomé el boxeo como un método para rebajar. El resto, ya es historia...", reveló Cotto, durante una entrevista con varias plataformas de ESPN, mientras entrenaba con miras a la defensa de su cetro de campeón mundial de peso super welter de la Organización Mundial de Boxeo.

El pugilista boricua abrió las puertas de su campamento en Los Angeles, durante la preparación para el combate titular frente al retador Sadam Alí, que tendrá como escenario al Madison Square Garden, de Nueva York.

Acompañado de su inseparable 'Tikka', una mascota bulldog francesa de 5 años de edad, mientras realizaba sus rutinas bajo la mirada de Freddie Roach en el privado del gimnasio Wild Card, Cotto reiteró su indeclinable propósito de abandonar un deporte que ha practicado durante más de un cuarto de siglo, para consagrarse a su familia, a su esposa Melissa y a sus hijos, Luis, Alondra y Miguel.

Recordó también las enseñanzas de su padre, don Miguel Cotto Carrasquillo, quien falleciera en enero de 2010.

Destaca a Floyd Mayweather Jr. como el rival más difícil que enfrentó, aunque, entre los pugilistas de hoy, no existe a quién considere como el mejor, libra por libra.

En tu opinión, ¿Quién es el mejor boxeador de la actualidad?

"No tengo idea".

¿Ves boxeo?

"Muy poco".

Sin embargo, Miguel Cotto marca como favorito al mexicano Saúl 'Canelo' Alvarez para imponerse al kasajo Gennady 'GGG' Golovkin, en su segunda confrontación, anunciada para efectuarse en 2018.

"Considero que Canelo dominó gran parte de los asaltos iniciales durante la primera pelea. El y su entrenador, Reynoso, necesitan hacer un combate inteligente y si realizan la estrategia adecuada, deben ganar el segundo combate", pronosticó.

Más allá del boxeo, Miguel estuvo muy atento a la cita entre Houston y Los Angeles, en el Clásico de Otoño, de la pelota de grandes ligas, que culminó con la coronación de los Astros frente a Los Dodgers, con una más que destacada actuación de su compatriota Carlos Correa, el torpedero de la novena de la Ciudad Espacial.

"Carlos Correa es el mejor exponente puertorriqueño del deporte en la actualidad", valoró Cotto, quien también se mostró orgulloso, de otro monarca boricua, recientemente coronado:

"Alberto Machado es el campeón mundial super pluma de la OMB, adquirió su título muy recientemente".

UN GRANDE ENTRE LOS BORICUAS

Cuando te iniciaste como boxeador, ¿imaginaste que algún día llegarías a codearte con los más grandes pugilistas puertorriqueños de la historia, como Wilfredo Vázquez, Gómez, Benítez, Héctor 'Macho' Camacho, o Félix 'Tito' Trinidad?


"No lo pensé, ni me considero estar entre los grandes, simplemente, me he dedicado a hacer mi trabajo, lo mejor que he podido, además de buscar siempre proveer a mi hogar, lo que un padre está obligado a proveer para su familia".

¿Cuál será tu legado en el boxeo?

"No tengo idea. No soy una persona que pienso en el boxeo cuando no estoy trabajando en el deporte. Prefiero pensar en lo que tengo que hacer en mi casa, con mis hijos, y ver por el futuro de ellos. Entiendo que ese puede ser mi legado, dejar a estos muchachos que puedan ser útiles para su comunidad y para la sociedad.

"En mi carrera me he distinguido, en cada oportunidad que he tenido, de nunca haberle rehuido a ningún tipo de oponente, a ningún tipo de combate. Yo espero que me identifiquen con la valentía que me llevó a encarar a todos mis rivales, a los mejores de mi época.

"Quisiera ser recordado como un guerrero".

¿Qué ha sido lo más importante en tu carrera?

"En un principio, lo más importante para mí, era Miguel Cotto. Simplemente porque buscaba llenar lo que a mí me satisfacía. Hoy en día y de un tiempo a la fecha, lo que único que está en mi mente, lo que aparece en mis planes y en mi futuro, son mi señora y mis hijos".

¿Cuál ha sido el mayor sacrificio que hiciste por el boxeo?

"Haber tenido que pasar entrenando algunas de las fechas más importantes para mi familia, en lugar de haber estado junto a ellos y siento que he perdido grandes momentos de su vida, pero todo ha sido debido a que he estado trabajando".

¿Han valido la pena todos los sacrificios que has hecho por el boxeo?

"Sí ha valido la pena. Porque cada vez que llego a mi hogar, veo a mis hijos contentos. Tengo ya a dos hijos universitarios, estudiando lo que ellos desean, sin ningún tipo de barrera. Ellos pueden educarse de la manera que ellos quieran y llevar su vida hacia donde ellos quieran y todo eso me hace sentir que el haber asumido esta profesión, ha valido la pena".

¿Cómo te sientes luego de una carrera boxística tan larga como la tuya?

"Me siento bien, me siento satisfecho, y muy contento, más que nada, disfrutando plenamente esta última oportunidad, este último campamento, aquí en Los Angeles. También espero disfrutar al máximo la pelea del próximo 2 de diciembre, en Nueva York y luego me dedicaré a aprovechar el tiempo, con mis hijos y con mi señora".

Hay infinidad de casos de boxeadores que regresan después de su retiro. El tuyo, ¿es definitivo?

"En algún momento en mi carrera dije que me iba a retirar del boxeo a los 30 años. Y me he pasado un poco de ese límite, ya que ando por los 37. Y cuando yo baje de ese cuadrilátero del Madison Square Garden, el próximo 2 de diciembre, no habrá forma de que me trepe a un ring para volver a pelear.

"Podré volver a subir al encordado, a realizar alguna otra actividad, pero nunca para volver a pelear".

Pero, entendemos que seguirás involucrado en el boxeo. ¿Es así?

"...si tuviera la oportunidad de nacer nuevamente, de seguro, volvería a ser boxeador." Miguel Cotto

"Tenemos una compañía promotora en Puerto Rico. El boxeo puertorriqueño necesita y requiere de ayuda para retomar aquellos momentos de gloria que tuviera con pugilistas de la talla de Wilfredo Benítez, e intentar volver a poner el nombre de Puerto Rico donde se merece estar".

¿Cómo vive Miguel Cotto, el boxeador, este último campamento?

"He encontrado cosas muy importantes para hacer, como es el poder sacarle algo al boxeo, después de todos los sacrificios realizados, especialmente por parte de la familia. He entendido, a la vez, que debo hacer todo lo que esté a mi alcance para trabajar por el bienestar de Puerto Rico, y eso es lo que vamos a realizar".

¿Te dio el boxeo más de lo que tú le diste?

"Cuando me inicié en el boxeo profesional en 2001, lo hice junto a dos chicos, que eran menores y no teníamos absolutamente nada de idea de lo que era una pelea. En ese tiempo, sufrí la fractura de un brazo en un accidente y estuve fuera del boxeo durante un año. Pero seguimos trabajando y hoy, más que nada, he aprendido de la tranquilidad que se respira en mi hogar, que es plena y absoluta. Yo he trabajado como boxeador, durante casi 26 años, fueron nueve como aficionado y 16 como profesional y no tengo queja alguna.

"Le debo mucho al boxeo. Le debo la estabilidad mía, lo mismo que la de mi familia, junto con la estabilidad de todos los seres cercanos a mí entorno. Le debo al boxeo que mis hijos puedan educarse, donde quiera que ellos deseen hacerlo. Y le debo al boxeo, más que nada, la satisfacción de poder llegar a mi casa, que es mi templo, y tener paz. Todo eso, lo tengo, gracias al boxeo.

"Y si tuviera la oportunidad de nacer nuevamente, de seguro, volvería a ser boxeador".

Cierras tu carrera en el Madison Square Garden, donde tienes marca de 8-1, ¿cómo te sientes?

"El Garden ha sido como mi casa, donde me he consagrado como boxeador, no hubiese podido encontrar un mejor lugar para ese adiós, que el Madison Square Garden".

¿Cómo se llegó a la decisión de enfrenar a Sadam Alí, luego de que se barajaron varios nombres?

"Alí ha sido lo mejor que teníamos sobre la mesa y por eso ha sido el elegido".

Porque hubiese sido interesante enfrentar a Gennady Golovkin, David Lemieux, o Canelo Alvarez. ¿No lo crees?

"Las cosas son como son, como deben de ser y tocó Sadam Alí. Y hoy, como ha sido a lo largo de mis 16 años de carrera, jamás le he rehuido a nadie".

¿Qué esperas de una pelea entre ex olímpicos, con un Alí de buena estatura, con brazos más largos?

"Espero un combate difícil, en el que él vendrá a tratar de imponer su velocidad, su boxeo sobre el ring y nosotros, aquí en el Wild Card, estamos trabajando para contrarrestarlo y no tengo duda de que lo vamos a lograr".

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido de Freddie Roach, para este compromiso?

"Desde que llegué aquí en el 2013, he florecido como pugilista, ha sido otra etapa de mi carrera en la que he trabajado mejor y no tengo duda de que va a ser un buen combate y que Freddie, como lo ha hecho en las anteriores peleas bajo su dirección, tendrá la estrategia adecuada para buscar la victoria el 2 de diciembre".

¿Cómo te sientes en cuanto a lo boxístico, la condición física, la velocidad, las piernas?

"Me siento muy bien. Estamos trabajando día con día, en busca de la mejor preparación y estoy seguro que el próximo 2 de diciembre, ofreceremos una buena actuación".

¿Qué es lo que Cotto más extrañará del boxeo?

"Creo que nada".

¿Ni el público, ni los gritos, o los aplausos?

"No, porque ya me urge ya estar en mi casa, para disfrutar, luego de todos los sacrificios de mi familia, durante todos estos años".

¿Cuál fue la victoria más importante de Miguel Cotto, en el boxeo?

"Fue esa pelea contra Ricardo Torres, en Atlantic City, porque catapultó mi carrera".

¿Y el rival más difícil que enfrentaste?

"Sin temor a equivocarme, un señor llamado Floyd Mayweather".

¿La mayor virtud de Miguel Cotto, como boxeador?

"Levantarme cada mañana, a dar lo mejor de mí, sin quejas, sin protestar".

¿Qué recuerdas de Antonio Margarito?

"Absolutamente nada".

¿Se consideró a Margarito, como un posible rival para tu última pelea, como él lo proponía?

"No me llegó alguna propuesta de su parte, no me interesó, no me interesa y no me interesará nunca", dijo en forma rotunda Miguel Cotto.
¿Cómo ha sido llevar la bandera puertorriqueña por el mundo?

"Puerto Rico no es el lugar que me vio nacer, pero cuando mis padres se mudaron a Puerto Rico, tuve la oportunidad de crecer y de iniciarme en el boxeo en la isla y soy más puertorriqueño que cualquier otro".

¿Qué pensaría de ti, en este momento, tu padre?

"Mi padre debe de estar disfrutando, porque, luego de tantas peleas, de pasar algunos corajes, su hijo Miguel supo entender el mensaje que él quería transmitirle. Mi padre ha sido de gran influencia no solo en el boxeo, sino en toda mi vida. Disfruté de un progenitor con quien la disciplina era la orden del día. El siempre hizo lo que era necesario para ver por sus hijos y por su familia. Yo estoy aquí, gracias a todos los sacrificios suyos".

EL HURACÁN MARIA

¿Cómo te sentiste dejar a Puerto Rico, para trasladarte a Los Angeles, casi inmediatamente después del Huracán María?

"Gracias a Dios, cuento con mi esposa, la madre de mis hijos, quien se ha encargado de cuidarlos y de hacerlos lo que son y sé que con esta colaboración, todo marcha muy bien".

¿Cómo sientes que ha sido la respuesta de los boricuas ante la devastación que dejara el paso de María.
v
"Necesitamos trabajar más como un pueblo para sacar a Puerto Rico a flote. Nosotros tenemos que poner el nombre de nuestro país en todas partes, en todo el mundo, trabajar con seriedad y con visión, continuar con esta campaña de ayuda, hasta lograr una total recuperación".

Desastres como este sacan lo mejor y lo peor de la gente. ¿Estás de acuerdo?

"Yo estuve concentrado en lo que era mi hogar, mi entorno, mi gente, debido a que ya estaba próximo a salir para acá, hacia Los Angeles y traté de dejar a mi familia lo más cómoda y lo más segura que fuera posible y por eso, no pude ver todos los daños que hubo en los alrededores".

Para finalizar, cuando ESPN Digital le pidió una opinión sobre la respuesta que ha recibido Puerto Rico, por parte de FEMA o de la actual administración en Washington, Miguel Cotto simplemente señaló que:

"Todos estamos obligados a trabajar para la recuperación de Puerto Rico, además de que hay que ser justos, al momento de criticar", aseguró, en plan conciliador.