<
>

La vida es mejor con Messi

play
Barcelona clasificó a semifinales de Champions en una noche mágica de Messi (2:12)

Leo lució espectacular con doblete incluido en la goleada del club blaugrana ante el Manchester United. (2:12)

COLUMNA: ‘EL PULSO’

CIUDAD DE MÉXICO -- “Ver a Messi en vivo hace que la vida valga la pena”...

La frase corresponde al inglés Gary Lineker, quien fue uno de los 97 mil 708 espectadores que tuvo el privilegio de presenciar un nuevo recital de Lionel Messi, ahora ante el Manchester United.

El argentino habla poco fuera del campo y cuentan que en el vestuario es habitual que ocupe uno de los rincones; sin embargo, cada vez es más frecuente que ejerza su papel de capitán de forma pública.

De esta manera, al inicio de la presente temporada tomó un micrófono a la altura de la mediacancha en el Camp Nou, donde suele iniciar algunas de sus genialidades, y anunció su deseo de volver a ganar la Champions League.

“Prometemos que este año vamos a hacer todo lo posible para que esa copa tan linda y tan deseada por todos vuelva a estar acá, otra vez en el Camp Nou”.

Cierto que el Barcelona no ha ganado nada aunque esté cerca de todo, y en concreto con la Liga de Campeones tiene en puerta un reto mayúsculo en semifinales...

Sin embargo, hay una realidad: Messi no ha faltado a su palabra, pues desde la Fase de Grupos en la cual el Barça quedó colocado en uno de los pelotones más complejos, el argentino demostró que no se trató solo de un lindo discurso, y puso su indescriptible talento al servicio del equipo... Y por si fuera poco, le sumó sacrificio.

En ese tenor se pueden recordar sus mágicas actuaciones ante el Tottenham, PSV y posteriormente el Lyon. Es el Messi de siempre, quizá un poco aderezado.

En este trajín tan natural como demandante que se vive en el balompié europeo, hoy es posible disfrutar a Leo casi cada tres días, y sin notarlo, se ha ‘normalizado’ lo que hace.

Pero en Messi nada es normal, todo es extraordinario, inverosímil, utópico, inimaginable. Y ante el Manchester United esa versión de artista y guerrero generó el primer gol, digno de disfrutar una y otra vez en cámara lenta...

Muerde para recuperar el balón, lanza un túnel que casi tira a su adversario, y enfila hacia su perfil favorito para acariciar el esférico y darle destino de red.

La temporada está en la recta final y el Barça casi tiene amarrada La Liga, se instaló en la Final de Copa y por fin libró la barrera de los Cuartos de Final en la Champions; viene lo mejor, ciertamente, pero pase lo que pase, el año del ‘10’ ha sido —otra vez— una locura, incomparable.

En España ganará su sexto Pichichi, va por la tercera Bota de Oro al hilo al ser el máximo goleador de toda Europa, y también encabeza a los romperredes de la Champions...

Así que la FIFA, la UEFA, ‘France Football’ y compañía tendrán que buscar un buen pretexto si este año no le otorgan el Balón de Oro y todos los premios existentes, porque más allá de que Messi no necesite ese tipo de galardones, no hay nadie que los merezca tanto como él.

En el día a día todos tenemos nuestros momentos, los buenos y los malos, las cimas y los pozos, pero Lineker tiene razón: La vida es mejor con Messi...