<
>

Premio a la persistencia

BUENOS AIRES -- Cuando parecía que no tenía respuesta para llegar a la igualdad, Racing Club encontró este viernes sobre el final del partido y de penal el empate 1-1 ante Colón de Santa Fe en el Cilindro de Avellaneda.

Federico Nieto abrió el marcador para los santafesinos, tras un error del arquero Pablo Santillo, y Rubén Ramírez le dio el primer punto al equipo de Ricardo Caruso Lombardi, tras este cotejo correspondiente a la segunda fecha del torneo Apertura.

Racing tomó la iniciativa del partido y aunque jugó con enganche, Sebatián Grazzini, le costó entrarle a una defensa de Colón que en general estuvo ordenada.

El equipo local, al carecer de profundidad, llenó de centros el área visitante por intermedio de Brian Lluy y Adrián Lucero por las dos bandas.

La otra estrategia que tuvo Racing fue tirarle pelotazos a un voluntarioso Pablo Luguercio, quien se movió por todo el frente de ataque, pero sin la compañía necesaria para desnivelar.

Lo más importante de Racing fue un cabezazo de Lucas Aveldaño a los 5 y un tiro libre de Rubén Ramírez a los 29 que se fue al lado del ángulo superior derecho.

Colón, después de un comienzo tímido, se animó en los últimos quince minutos de la etapa inicial y tuvo dos oportunidades para abrir el marcador.

A los 37, Nieto desvió un centro con el pecho y Santillo se estiró sobre la derecha para mandar la pelota al córner. De ese tiro de esquina el ex delantero de Huracán cabeceó solo en el medio del área y el arquero se volvió a lucir tirando el esférico por arriba.

Colón fue más agresivo que Racing en el complemento, sobre todo con el ingreso del juvenil Facundo Bertoglio, quien se movió suelto de tres cuartos de cancha hacia adelante y fue una pesadilla para los defensores albicelestes.

A los 20, Germán Rivarola sacó un tremendo disparo desde fuera del área grande, Santillo dio un rebote frontal y le cedió a Nieto la oportunidad para que resolviera de cabeza con el arco libre.

Los rojinegros jugaban mejor y tuvieron una inmejorable ocasión para aumentar el tanteador. Esteban Fuertes quedó mano a mano con Santillo, a los 27, y el guardavalla tapó bien abajo.

El anfitrión era un conjunto de nervios y sólo se ilusionaba con un posible error de la defensa visitante para acceder a la igualdad.

Finalmente, a los 45, y acaso sin merecerlo, el juvenil Luis Fariña ingresó al área por la derecha y Alexis Ferrero le cometió penal. De la infracción se hizo cargo Ramírez, quien tiró sobre el palo izquierdo de Diego Pozo para darle con el 1-1 un poco de alivio a la desesperación que se había apoderado del público local.