<
>

River hizo muy poco pero venció a All Boys

BUENOS AIRES -- River Plate hizo muy poco, pero al menos logró con el 1-0 ante All Boys el triunfo que buscó toda la noche en el Monumental, el que además le sirvió para ponerse a seis puntos del líder Newell's Old Boys.

El gol lo convirtió, con bastante fortuna, el mediocampista colombiano Carlos Carbonero, a los 36 minutos del segundo tiempo, al llevarse por delante la pelota que rebotó en el cuerpo de Nicolás Cambiasso, el arquero que acababa de taparle un remate casi cuerpo a cuerpo.

All Boys, por su parte, terminó por pagar su actitud especuladora, ya que recién asumió riesgos cuando se vio en desventaja a nueve minutos del epílogo.

A los de Ramón Díaz los espera un calendario apretado, ya que, por empezar, el jueves afrontará como anfitrión el desquite por los octavos de final de la Copa Sudamericana ante Liga de Loja, conjunto ecuatoriano que ganó el primer chico 2-1.

En cuanto a los de Floresta, también tienen en la mira otra competencia, porque el miércoles 2 de octubre se medirá con Arsenal, en San Juan, en procura de una plaza en la final de la Copa Argentina.

En el primer capítulo River fue protagonista, pero yendo de mayor a menor en su rendimiento ante un adversario especulativo.

El local produjo en forma esporádica, irregularmente, frente a un oponente ordenado, pero demasiado cauteloso.

River dependió exclusivamente de lo que pudieran hacer los delanteros, ya que sintió el bajo rendimiento de Manuel Lanzini, muy presionado por los mediocampistas contrarios, y careció de volumen de juego.

De todos modos, el conjunto Millonario se las compuso para generar situaciones que le hubieran dado la ventaja, pero que no prosperaron porque les puso límites el eficaz Cambiasso.

A los 8, Cambiasso le tapó un remate osado al colombiano Teófilo Gutiérrez, quien tiró desde un ángulo cerrado tras un cambio de frente de Gabriel Mercado.

A los 20 tuvo su mejor chance el Albo valiéndose de un centro de Hernán Grana y un remate de aire de Nicolás Colazo que pasó cerca del ángulo superior derecho.

Antes del final de la etapa River volvió a arrimar a los 41, cuando Teo Gutiérrez habilitó a Federico Andrada, pero Cambiasso se impuso en el mano a mano.

El segundo episodio fue muy cerrado, muy chato y hasta frío, tanto por parte de los futbolistas como del público.

River tuvo muy pocas situaciones como para convertir ante un All Boys que minuto a minuto afirmaba una tendencia conformista en cuanto al resultado.

A los de Núñez se lo veía impotentes e incapaces de abrir ese cerrojo defensivo propuesto por Julio César Falcioni.

El partido caía víctima de un rigor táctico que pareció iba a devorárselo definitivamente.

Es que All Boys se habia preparado ante todo para defenderse y en River los cambios fueron hombre por hombre, pieza por pieza, pero sin recurrir a variantes ni en la elaboración ni en la búsqueda colectiva.

Y así River rebotaba contra un frontón, hasta que, en el minuto 36, hubo un córner lanzado desde la izquierda por Osmar Ferreyra que desvió de cabeza Jonatan Maidana, por lo que quedó Carbonero solo frente a Cambiasso, quien le tapó el bombazo, pero el balón tras dar en las piernas del cafetero alteró su rumbo y concluyó su recorrido en el fondo de la valla.

Con ese desnivel le alcanzó a River para quedarse con el pozo en juego y hasta pudo haber aumentado, porque All Boys al soltar amarras dejó los espacios atrás que había bloqueado hasta ese decisivo minuto 36 de la segunda parte.