<
>

Con paso de favorito

TORONTO (AP) -- Argentina pegó en el momento oportuno para vencer el jueves 3-0 en un duelo caliente a Chile y por segunda edición consecutiva jugará la final en el mundial Sub20 de Canadá.

Angel Di María, a los 12 minutos, Claudio Yacob, a los 65, y Maximiliano Moralez, a los 90, marcaron los tantos para el quíntuple campeón en la semifinal disputada en el estadio Nacional.

Los volantes chilenos Gary Medel y Dagoberto Currimilla fueron expulsados, a los 15 y 76 minutos, respectivamente.

Argentina buscará su sexta corona el próximo domingo en la final ante República Checa en el mismo escenario. Los albicelestes llegan a esa instancia por quinta vez en las últimas siete ediciones de la competencia.

Chile, en cambio, sigue sin superar la barrera de las semifinales en mundiales de la FIFA.

El partido terminó antes del descuento señalado pues un grupo de jugadores chilenos intentaron agredir al árbitro alemán Wolfgang Stark.

En un arranque con mucha pierna fuerte, como queriendo marcar terreno de entrada, avisó primero Argentina con un pase de Pablo Piatti hacia la izquierda para Di María, que pisando el área la tomó de zurda, pero se fue desviada.

Un calco de la jugada terminaría en el primer tanto de los albicelestes. Pero antes Chile tendría su chance con fortísimo zurdazo desde fuera del área del delantero Nicolás Medina.

Parejos en ocasiones, Argentina inclinó la balanza antes del primer cuarto cuando Ever Banega le robó una pelota en el mediocampo a Arturo Vidal y abrió para Di María, que esta vez ajustó la mira y disparó de zurda. El balón pegó en el palo y se le metió en el arco a Cristopher Toselli, que recibió el primer gol en el torneo.

El guardameta de la Universidad Católica estableció un nuevo récord de 495 minutos invicto y superó la marca establecida por el brasileño Claudio Taffarel (484 minutos) en el mundial 1985 de la ex Unión Soviética.

Poco después de recibir el gol, Chile sufrió otro baño de agua fría con la expulsión de Medel. El volante peleó la pelota en la línea lateral con el argentino Gabriel Mercado, que cayó al piso. El jugador chileno le tiró una patada y si bien no logró impactar en el cuerpo de su rival fue advertida por el árbitro Stark, que le sacó la roja directa.

La Rojita, que jugaba la segunda semifinal de su historia en la categoría después de 20 años, trató de reponerse rápido para no agigantar a los argentinos y tuvo el empate al alcance a los 19 con un zurdazo desde mitad de cancha de Gerardo Cortes que sorprendió adelantado al arquero Sergio Romero y por muy poco no se le mete.

Pero a poco del descanso, Di María pudo ampliar luego de una genial habilitación de Moralez. El delantero de Rosario Central definió por encima de Toselli, pero sobre la línea salvó Cristian Suárez.

Di María, a esa altura el mejor jugador de la cancha, tuvo que salir apenas iniciado el complemento lesionado en su pierna izquierda tras un choque con Vidal.

Argentina aguardó a ver qué le proponía Chile. Pero no hubo reacción. Vidal estaba más preocupado en reclamarle al árbitro y pelearse con los argentinos antes de ser el jugador decisivo en el medio para su selección. Mathías Vidangossy no lograba hacerse de la pelota y Medina esperaba arriba en vano.

Cuando Chile parecía más cerca del descuento, Argentina pegó de nuevo: el escurridizo Moralez hizo de las suyas por izquierda y tocó atrás para que Yacob tocara cruzado al gol.

En los minutos finales, los chilenos, desconsolados, apuntaron su ira contra el juez alemán. A los 76 minutos Currimilla intentó tomarle el brazo al alemán y este le sacó la roja. En el mismo instante, un simpatizante chileno ingresó al campo de juego con la intensión de agredir al árbitro, pero fue frenado por la policía.

Argentina no se compadeció y Moralez anotó el tercero tras un contragolpe liderado por Sergio Agüero en tiempo cumplido.

El saldo negativo para los argentinos, además de la lesión de Di María, fue que el capitán argentino Matías Cahais y el mediocampista Yacob recibieron su segunda amarilla y no podrán jugar la final.