<
>

Cruz Azul y Pachuca empatan y mantienen vivas esperanzas

MÉXICO (Notimex) -- En un partido que ambos equipos tuvieron para ganar, pero fallaron oportunidades muy claras, al grado que Pachuca incluso dejó ir una pena máxima al 88, Cruz Azul y los Tuzos empataron 2-2 en el estadio Azul, en juego de la fecha 15 del torneo Bicentenario 2010.

Jaime Lozano, de pena máxima, marcó el primero de los celestes al minuto 27 y en el 45, el paraguayo Cristian Riveros consiguió el segundo; por los visitantes abrió el marcador Víctor Mañon, al 11, y su segundo tanto fue obra del argentino Dario Cvitanich en el 80.

La Máquina llegó a 24 puntos en el Grupo Tres, en tanto los Tuzos sumaron 21 en el sector dos, para que ambos sigan con posibilidades de clasificación.

Pachuca se adaptó mejor al partido en los minutos iniciales y con el argentino Damián Alvarez, encargado de los avances se pusieron al frente en el marcador apenas a los 11 minutos de arrancado el partido, en una jugada que la propia Chilindrina tejió para dejar sin marca al joven Mañón dentro del área para el 0-1.

Los pupilos de Enrique Meza de forma paulatina le robaron el dominio a su contrincante y con llegadas por las bandas empezaron a fabricar acciones de peligro, pero no concretaban sus llegadas.

Fue a los 26 que llegó la oportunidad de emparejar los cartones en una jugada donde el argentino Emanuel Villa fue habilitado por Jaime Lozano y el defensa Gregorio Torres lo trabó por la espalda para que el silbante Marco Antonio Rodríguez señalara una pena máxima, misma que fue convertida en gol por Lozano un minuto después.

Los locales tuvieron varias oportunidades para incrementar su ventaja, mientras Pachuca también llegó con peligro al arco defendido por José de Jesús Corona y ya cuando se agotaban los últimos segundos del lapso inicial el paraguayo Riveros peinó un balón dentro del área, mismo que dio en el poste derecho antes de irse al fondo para la voltereta.

En el complemento ambos equipos generaron opciones muy claras para aumentar su cosecha goleadora y para llevarse la victoria pero fallaron en el final o en los servicios al hombre que estaba solo.

En el 80 llegó la igualada en un desborde de Damián Alvarez por la izquierda, cuyo disparo fue cortado por el portero José de Jesús Corona pero no lo hizo y detrás apareció el argentino Cvitanich para meter cabezazo a marco abierto.

A los 88 se apreció que la balanza se inclinaría a favor de los visitantes cuando Horacio Cervantes trabó en el área al paraguayo Edgar Benítez, pero el zaguero central Leobardo López, encargado de ejecutar la pena máxima desperdició la magnífica ocasión para darle el triunfo a los hidalguenses al estrellar su disparo en el travesaño con un Corona ya vencido, para que al final la afición de ninguno de los dos conjuntos se fuera contenta.

El silbante del encuentro fue Marco Antonio Rodríguez que tuvo una labor buena aunque muy protagonista como suele ser. Amonestó por los celestes al argentino Maximilano Biancucchi y a Héctor Gutiérrez, mientras que el estadounidense Francisco Torres, Juan Carlos Rojas y el argentino Javier Muñoz Mustafá vieron la preventiva por Pachuca.