<
>

Estados Unidos derrotó a Panamá pese a inferioridad numérica

PANAMÁ (EFE) -- La selección de Estados Unidos venció a Panamá 0-1 en un partido amistoso en el que los locales dominaron gran parte del encuentro, pero los visitantes defendieron con éxito su ventaja e inferioridad numérica.

El partido arrancó con mucho ánimo ofensivo de parte de las dos escuadras, con un mayor dominio del balón de parte de los anfitriones, que al primer minuto amenazaron la portería de Nick Rimando.

Pero al minuto 8 Estados Unidos sorprendió a Panamá con una jugada desde el centro del campo en la que Graham Zusi recibió un centro que rebotó en la espalda de su compañero Deal Bunbury y, sin marca, batió cómodamente a Luis Mejía, abandonado a su suerte por su defensa.

Los visitantes tomaron control del partido con mejor técnica y pases cortos mientras Panamá se defendía con desesperación y sin poder articular un ataque efectivo.

Transcurridos 22 minutos los anfitriones reordenaron sus filas y equilibraron las acciones, provocando nuevas presiones sobre Rimando, quien salvó con las uñas su portería un minuto después cuando Rentería se escapó con el balón y tiró directo.

Un potente tiro de Wondeolowski desde larga distancia al minuto 30 forzó a Mejía a rechazar el balón aéreo, que fue tomado por Jones de cabeza, no obstante, el cancerbero panameño se jugó el físico y volvió a atajar.

Dos minutos después la respuesta panameña fue despejada por el portero Rimando al borde del área, lanzando el balón al tiro de esquina cuando entraban White y Rentería.

Blas Pérez, en jugada colectiva por la derecha con Quintero volvió a amenazar a Rimando, quien con la rodilla izquierda logró evitar la caída de su valla al minuto 33.

Luego del descanso Estados Unidos empezó dominando las acciones hasta que al minuto 50, un ataque de Pérez, que enfiló solo al área visitante, fue neutralizado por jugada ilegítima de Geoff Cameron, quien fue expulsado al derribarlo por detrás.

La salida del estadounidense provocó que el técnico Jurgen Klinsman replegara a su equipo, perdiéndose el ritmo del partido, aunque Panamá desperdicio una media docena de goles, la mayoría en los pies de Pérez, el más incisivo junto con Rentería y su relevo Mosquera.