<
>

El uno por uno de Colombia

play
Balón Digital: La eliminación de Colombia (2:08)

Los especialistas de Balón Dividido analizan la derrota de Colombia por penales frente a la Argentina en la Copa América. (2:08)

BUENOS AIRES -- La Copa América terminó con saldo negativo para la Selección Colombia. El equipo llegaba con la expectativa de reafirmar todo lo bueno realizado en el Mundial y se fue con un sólo gol a favor y con la certeza de que su juego estuvo muy por debajo del exhibido en Brasil. Lo único que se puede rescatar es la victoria ante Brasil y el compromiso de este grupo de jugadores, que a pesar de los problemas futbolísticos compitió con personalidad y sin regalar nada.

Como siempre al finalizar un campeonato de esta trascedencia, se debe analizar el rendimiento colectivo e individual, para mejorar en el futuro. En esta ocasión, hablaremos de cada uno de los futbolistas que estuvieron al menos un minuto en la cancha. A modo de balance, el uno por uno de Colombia en sus cuatro partidos en Chile 2015,

David Ospina: El mejor jugador de Colombia en la Copa América. La sentencia es muy clara y pocos podrán discutirla. El arquero de Arsenal fue garantía como de costumbre y hay un dato que ejemplifica su actuación: la Tricolor se fue del torneo como el equipo con menos goles en contra. Sí, a David sólo le convirtieron un tanto, en el primer juego ante Venezuela. Contra Argentina, tuvo una atajada que quedará en el recuerdo y además evitó varios goles. En el Mundial se afirmó como el titular y hoy ya es uno de los líderes futbolísticos y anímicos de este plantel.

Pablo Armero: Llegó después de una temporada en la que jugó demasiado poco y en la que tuvo muchos problemas físicos. Eso le pesó. Comenzó como titular pero en el último encuentro se quedó en el banco de suplentes. Eso habla de su Copa. No aportó su vértigo en ataque, sufrió en los retrocesos y tampoco defendió con solidez. Si recupera confianza y fútbol, será un número puesto en las Eliminatorias. Pero debe comenzar a sumar minutos en su club.

Christian Zapata: La zaga central de Colombia fue una de las mejores de la Copa América y la actuación del jugador de Milan fue clave en eso. Estuvo firme de arriba, seguro en los cruces y se entendió a la perfección con Jeison Murillo. Aunque tampoco tuvo mucha continuidad en la Serie A, demostró que lo hecho en el Mundial no fue casualidad y se afianzó como titular de cara al futuro.

Jeison Murillo: La mejor noticia del campeonato para José Pekerman. Tras el retiro de Mario Yepes, la defensa nacional sufrió una pérdida irreparable. Álvarez Balanta había surgido como el reemplazante natural, pero no fue convocado por su bajo nivel en River. Entonces, apareció el nuevo zaguero de Inter de Milan y llenó el vacío con la naturalidad de los grandes. Exhibió su impresionante velocidad en los cuatro partidos y marcó el único gol cafetero en la competencia. Seguro, fuerte y confiado, será clave en las Eliminatorias.

Camilo Zuñiga: Su situación es similar a la Armero, aunque logró mantenerse entre los titulares hasta el final. Tuvo una gran actuación frente a Brasil pero luego tampoco fue el lateral que este equipo está acostumbrado a tener. Frente a Argentina pudo controlar a Messi cuando lo tuvo en su sector pero, como sus compañeros, no logró formar parte de una estrategia de juego clara. Él también deberá sumar minutos en la temporada.

Juan Cuadrado: Siempre se espera más de él, porque es uno de los futbolistas más talentosos del continente. Frente a Brasil fue figura pero en los otros tres partidos no demostró todo su talento. Chocó demasiado, no se asoció con James y con los delanteros y tampoco fue salida clara en la derecha. El juego colectivo no lo ayudó, por supuesto, y hasta tuvo que jugar como lateral. Su aporte será muy importante en la clasificación para la Copa del Mundo y Colombia lo necesita.

Carlos Sánchez: Junto a Ospina y Murillo, forman el trío de los tres mejores jugadores de la Selección. Frente a Brasil tuvo una actuación sobresaliente, de la que pocos futbolistas pueden presumir. Anuló a Neymar, corrió por él y por todos, entregó la pelota con criterio y fue el líder espiritual de una victoria histórica. El equipo sintió demasiado su ausencia en los cuartos de final y una de las razones del bajo nivel en Viña del Mar está en esa amarilla que le mostraron contra Perú.

Edwin Valencia: Otro que termina la Copa con un aprobado. Se lesionó contra Perú y es la otra baja que afectó de manera negativa al Seleccionado. Junto a Sánchez formaron un doble cinco equilibrado, que le daba cierta seguridad al resto del equipo. Sufrió una rotura de ligamentos que lo dejará sin jugar hasta el próximo año. Es una baja que Colombia sufrirá también en el comienzo de las Eliminatorias.

James Rodríguez: Si el cucuteño fue una maravilla en la Copa del Mundo, fue una decepción en este certamen. Se esperaba mucho del Diez, por todo lo que significa para el fútbol colombiano y también porque había coronado una muy buena primera temporada en Real Madrid. Es decir, llegaba en perfectas condiciones. Sin embargo, nunca encontró comodidad en una Selección con menos frescura que la del Mundial. Chocó contra sus marcadores, no estuvo fino para la definición y no halló su lugar en la cancha. Lo mejor que hizo fue haber marcado su penal en la definición. Para clasificar a Rusia 2018, Pekerman lo necesita enfocado y con todas las luces.

Teófilo Gutiérrez: Comenzó como suplente pero recuperó el puesto muy rápido. El entrenador decidió incluirlo como titular frente a Brasil y Teo fue uno de los mejores del equipo. Retrocedió con criterio, se movió bien en ataque y también participó de la generación de juego. Luego, no estuvo bien ante Perú y sólo jugó 22 minutos en los cuartos de final. Aunque no convirtió y tuvo pocas ocasiones, su aporte se ve mucho fuera del área. También está aprobado.

Radamel Falcao García: Falcao todavía no volvió. Parece como si se hubiera quedado atrapado en el dolor de la lesión, en la frustración de no haber jugado el Mundial. En la Copa América tenía la oportunidad de tomarse revancha dentro de la cancha, pero casi no pudo fabricarse situaciones de gol y hasta perdió el puesto entre los titulares. Ya es el máximo goleador de la historia de la Selección y debe empezar a jugar como tal. Todos en Colombia lo están esperando.

Santiago Arias: Sumó muchos minutos por los problemas de Armero y Zúñiga pero no consiguió ganarse un lugar. Muchas veces se notó nervioso y pegó más de lo necesario. No aportó en ataque y, como todo el equipo, sufrió en el retroceso y en los mano a mano. Es joven y tiene potencial, pero debe empezar a mostrar su valía en el equipo nacional.

Alexander Mejía: Le tocó ingresar en el momento más complicado del Seleccionado e hizo lo que pudo. Reemplazó a Valencia ante Perú y luego comenzó el partido ante Argentina como el único mediocampista central. Lo mal que jugó el equipo no es su responsabilidad y Pekerman lo entendió cuando hizo ingresar a Cardona a poco del comienzo. Es un recambio de nivel para Sánchez pero todavía está lejos del nivel del jugador de Aston Villa.

Víctor Ibarbo: Titular contra Argentina, jamás pudo hacer pesar sus condiciones. Estuvo contenido y ni pasó al ataque ni ayudó en la contención, aunque se debe aclarar que ugar en esa posición atentó contra sus cualidades. También ingresó frente a Perú y allí tampoco pudo romper la defensa rival con su velocidad. Pekerman volvió a demostrar toda la confianza que le tiene, pero su imagen en la Copa América no fue nada buena.

Jackson Martínez: Le ganó el puesto a Falcao más por el mal momento de Radamel y su presente en Portugal que por lo que le dio a la Selección. Frente a Argentina estuvo inconexo, alejado de sus compañeros y nunca logró entrar en el sistema de juego. Por supuesto que no es absoluta responsabilidad suya, pero tampoco mostró rebeldía para intentar cambiar la historia.

Edwin Cardona: Ante la ausencia de Juan Fernando Quintero, su nombre era el primero que sonaba cuando Colombia necesitaba juego en el mediocampo. Y eso sucedió muchas veces durante la Copa América. Es cierto que el contexto no lo ayudó en su primer torneo importante con el equipo nacional, pero no consiguió demostrar su capacidad de pase y posesión. Tuvo la oportunidad de hacerlo ante Argentina, sin embargo su ingreso no mejoró demasiado el juego del equipo y nunca pudo hacerse eje de la Tricolor.

Carlos Bacca: Comenzó como titular pero no jugó bien ante Venezuela y Teo le quitó el puesto. Luego, fue expulsado tras el escándalo con Neymar y cerró así una Copa América para el olvido. Es otro de los que aún no pudo demostrar en el Seleccionado todo lo que demuestra en Europa.

Luis Muriel: Ingresó ante Argentina para intentar desbordar y generar algún contragolpe pero no lo consiguió. Luego, falló el penal en la definición. Es joven y tiene el crédito abierto.