<
>

¿Cuál será el próximo súper equipo de la NBA? Aquí hay nueve candidatos

play
Kevin Durant consigue récord Guinness en la India (1:02)

La estrella de los Warriors y 3459 niños escenificaron la clase de baloncesto con mayor asistencia en la historia. (1:02)

Justo antes que LeBron James anunciase que llevaba sus talentos a South Beach en 2010, varias casas de apuestas de Las Vegas predijeron que el Miami Heat era el cuarto o quinto equipo con mayores probabilidades de hacerse con sus servicios. Los Cavaliers, Bulls, Knicks y Nets tenían mejores oportunidades, según ellos. Tras dos campeonatos y cuatro apariciones consecutivas en las Finales de la NBA, el Rey sorprendió al mundo por segunda ocasión en 2014, cuando anunció en la revista Sports Illustrated que regresaba a su hogar en Cleveland.

James será nuevamente agente libre en 2018, pero en esta ocasión ya hemos aprendido la lección: Hay que estar preparados para cualquier escenario. Ya es hora de empezar a plantearse las posibilidades de cómo se vislumbrará el mercado de agencia libre y así hacerse una idea de cuáles serán los próximos súper equipos.

¿Quién será la próxima potencia que retará al reinado de los actuales campeones Golden State Warriors? En una labor en conjunto con Bobby Marks de ESPN con la mirada puesta en los agentes libres para 2018, repasamos los tres principales modelos de construcción de súper equipos.

Esta lista mira más allá de los actuales contendores, es decir, Cleveland, Houston y Oklahoma City (cada uno de ellos con al menos dos súper estrellas en sus plantillas) y más bien pensamos en la próxima generación de súper equipos potenciales.

Como referencia, aquí tenemos una lista de los principales agentes libres en 2018. Los grandes nombres podrían incluir los siguientes. LeBron, Russell Westbrook, Chris Paul, Paul George, DeMarcus Cousins, DeAndre Jordan y Isaiah Thomas.

Como nunca es demasiado temprano para hacer una idea, la lista de agentes libres en 2019 podría incluir a Al Horford, Hassan Whiteside, Marc Gasol, Kevin Love, Jimmy Butler, Kyrie Irving, Kawhi Leonard y Klay Thompson.

¿Dónde podría parar LeBron? ¿Y Westbrook? ¿Cuáles equipos son los outsiders? Sin mayor preámbulo, aquí los tienen…

El modelo Heat 2011: Armando con agentes libres

Adelantándose a lo que sería una agencia libre de tamaño monstruo en 2010, Pat Riley desarmó su plantel, liberó la mayor cantidad de espacio dentro de tope salarial posible de equipo alguno antes de la bonanza. Con apenas tener atado a Mario Chalmers bajo contrato tras un impactante canje de Michael Beasley a Minnesota, el Heat pudo absorber no sólo a dos estrellas, sino tres. Como parte de pactos de “firmar y cambiar” con Cleveland y Toronto, el Heat despachó cuatro seleccionados en primera ronda y un cambio de puesto de selección por LeBron James y Chris Bosh. Dwyane Wade regresó a Miami. El Heat fue a las finales de la NBA por cuatro campañas consecutivas y regresó con dos trofeos Larry O’Brien con ellos.

Los próximos Heat 2011: Los Angeles Lakers.

¿LeBron James y Paul George con uniformes morados y dorados? No lo descarten. (Y si no es James, quizás sea Russell Westbrook el que termine escribiendo su nota de “Voy a casa” dedicada a Los Ángeles).

Los Lakers podrían tener un máximo de $70 millones en espacio dentro del tope salarial el próximo verano, lo cual podría servir para contar con dos estrellas a nivel máximo para unirse a Lonzo Ball y Brandon Ingram. Conseguir esos $70 millones requerirá algo de maniobra, pero todas las pistas que nos dan desde la tierra de los Lakers nos llevan a esa dirección. El equipo se negó a un contrato mayor a un año con Kentavious Caldwell-Pope, y ya movieron al contrato de Timofey Mozgov en vez del pacto a punto de expirar de Brook López.

Y hay más trabajo por hacer. El proceso de tres pasos quizás deba esperar hasta la noche del draft 2018: Los Lakers deben buscar cómo extender el contrato de Luol Deng (a quien le queda por recibir $36 millones durante las próximas cinco temporadas) y además conseguir con quién canjear a Jordan Clarkson y los dos años y $26 millones. Finalmete, deberán conseguir quien acepte tomar a Julius Randle en plena temporada o renunciar a sus derechos de agencia libre.

Todo esto debería ser posible porque los Lakers pueden cambiar a su puesto de selección en primera ronda de 2019 una vez que sea usado su puesto de selección de 2018 (bien sea por Filadelfia o Boston). Las reglas de la Liga prohíben despachar a puestos de selección en primera ronda durante años consecutivos, por lo cual los Lakers deberían esperar hasta que Adam Silver camine al podio a fin de anunciar la selección de 2018 cuyo puesto cambiaron. Tras ello, el presidente Magic Johnson y el gerente general Rob Pelinka pueden embalar sus puestos de primera ronda de 2019 y 2021 en cualquier maniobra de descongestión salarial.

Los Lakers cuentan con prestigio, estrellas en ciernes y espacio dentro del tope salarial. ¿Podrá Magic cerrar el negocio como lo hizo su ex entrenador Pat Riley en 2010?

Finalista. San Antonio Spurs

¿Puede Gregg Popovich seducir a LeBron James y Chris Paul (quien ya siguió los pasos de Tim Duncan a Wake Forest) para hacer equipo en San Antonio el próximo verano? El camino está abierto. El dilema para la gerencia de los Spurs es si deciden atacar la agencia libre en 2018 o 2019 a fin de construir un equipo alrededor de Kawhi Leonard.

Al igual que Miami en el verano de 2010, el agregar múltiples estrellas mediante la agencia libre es una forma agresiva y arriesgada de gerenciar. No obstante, todo es posible con Pop como dueño del espectáculo. LaMarcus Aldridge (opción ejercible por el jugador de $22.3 millones), Danny Green ($10 millones) y Rudy Gay ($8.8 millones) podrían rescindir sus contratos el próximo verano. Las cosas se podrían complicar si cualquiera de ellos decide ejercer sus opciones. No obstante, los Spurs tienen puestos de selección en el draft que pueden incluir en cualquier paquete (de hecho, si Aldridge decide ejercer, podría terminar en Brooklyn con un puesto de selección en primera ronda. Recuerden que el gerente general de los Nets Sean Marks es egresado de la Universidad de los Spurs).

Con Leonard, Patty Mills, Dejounte Murray y Derrick White en sus libros contables, los Spurs podrían liberar hasta $54 millones si deciden tomar esta ruta y extender a Pau Gasol. La bicoca de $54 millones no es suficiente para conseguir dos estrellas a nivel máximo, no obstante, los Spurs han mostrado la tendencia a vender para evitar los impuestos en Texas y así liberar su carga fiscal. Los Spurs podrían esperar hasta 2019 cuando liberen mayor cantidad de dinero (hasta $62 millones si Leonard decide ejercer su opción), pero hay cierta posibilidad, aunque remota, que decidan ir a por todas en 2018.

Desde afuera: Chicago Bulls

Los Bulls esencialmente han liberado sus caminos con miras al futuro. Al cambiar a Jimmy Butler y oficialmente reiniciar la era Tom Thibodeau, Chicago tiene cerca de $23 millones en contratos garantizados en 2018 y otros $16.4 millones en dinero sin garantías. Zach LaVine tiene un espacio en el tope salarial como agente libre de cerca de $10 millones, pero se espera que consideren mantener en pausa las conversaciones para una extensión hasta tanto constaten su recuperación de un desgarre en su ligamento anterior cruciforme (ACL, por sus siglas en inglés). Esa sería una jugada inteligente.

Los Bulls deben contar con al menos $52 millones en espacio de tope salarial el próximo verano y juegan en un mercado importante y atractivo para atraer agentes libres. Pero, al contrario de Los Ángeles y San Antonio, Chicago no cuenta con una estrella con magnetismo similar al de Kawhi o Lonzo. Quizás Kris Dunn, Lauri Markannen o LaVine nos demuestren estar equivoados, pero no apostamos en ver una estrella ascendiendo en Chicago en el corto plazo.

El modelo Celtics 2008: Armar equipo haciendo canjes

En el verano de 2007, los Boston Celtics ejecutaron dos cambios de alto calibre utilizando jugadores jóvenes y puestos de selección en el draft a fin de hacerse con los servicios de Kevin Garnett y Ray Allen, quienes se unieron a Paul Pierce. En junio, Boston negoció un paquete de jugadores encabezados por Jeff Green a Seattle a cambio de Allen y Glen Davis. Al mes siguiente, Boston recibió a Garnett a cambio de un botín importante con Al Jefferson, dos puestos futuros de selección en primera ronda del draft y jugadores de reparto. Luego de iniciar la temporada con marca 29-3, los Celtics se alzaron con el título.

Los próximos Celtics 2008: Boston Celtics

Sí, así como leen. La secuela. Los Celtics cuentan con una plenitud de activos cotizados: Jayson Tatum, de 19 años, Jaylen Brown, de 20 y el contrato de Jae Crowder (a quien se le deben $22 millones durante los próximos tres años), junto con el puesto de selección de Brooklyn en 2018, el puesto de 2018 de Lakers/Kings, un puesto en primera ronda en 2019 de Memphis (protegido entre los primeros ocho) y un puesto en primera ronda en 2019 de los Clippers (protegidos por lotería), además de sus propios puestos de selección en primera ronda. Respiren hondo.

Con toda esta cantidad de bienes, los Celtics pueden ahora fijar la mirada en añadir otra estrella mediante cambios luego de usar su espacio disponible dentro del tope salarial a fin de hacerse con los servicios de Gordon Hayward y Al Horford. O bien declinaron o se les hizo imposible obtener a Jimmy Butler y Paul George. ¿Para quién están ahorrando tanto?

Puede ser que están pensando en una de las torres gemelas de Nueva Orleans. Anthony Davis y DeMarcus Cousins no lograron congeniar la temporada pasada, y los Pelicans necesitan hacer una pronta decisión con respecto a mantenerlos juntos o no. Cousins será agente libre sin restricciones en 2018, y Davis ha estado ausente en 75 partidos durante cinco temporadas debido a una amplia lista de lesiones. ¿Se decidirá por alguno? Es posible que Boston no buscó a Cousins en la fecha tope de cambios la temporada pasada ya que entendieron que el precio a exigir por él bajaría en febrero con la inminencia de la agencia libre.

No es una situación muy halagadora en Nueva Orleans. Al firmar una serie de jugadores de categoría de actores de reparto con contratos inflados, los Pelicans se encuentran en el limbo del tope salarial, con $91.5 millones en salarios comprometidos para 2018 y muy poco espacio para mejorar. Davis motivó muchas comparaciones con Kevin Garnett cuando salió de Kentucky y su devenir en la NBA ha seguido un trecho similar. Esperen ver a Boston rondar como buitres a Nueva Orleans en búsqueda de Davis o Cousins.

Finalistas: Phoenix Suns

El Gerente General de Phoenix Ryan McDonough sabe lo que se requiere para hacer esto. El ejecutivo de 36 años de edad fue asistente al gerente general Danny Ainge cuando consiguieron a Garnett y Allen. Hay mucho qué ofrecer en Phoenix. Los Suns tienen en su nómina a cuatro seleccionados entre los primeros 10 en el draft quienes siquiera cuentan con edad para beber legalmente en Estados Unidos: Devin Booker (20 años), Josh Jackson (20), Dragan Bender (19) y Marquese Chriss (20).

No solo eso, los Suns tienen al puesto de primera ronda del Heat (Nos. 1-7 protegidos) y su puesto de primera ronda sin protección de 2021 disponibles para meter en un canje, aparte de sus propios puestos de selección futuros en primera ronda. Asumiendo que los Suns no anexen ninguno de esos premios a largo plazo en una tentativa negociación por Kyrie Irving, los Suns se aprestan a convertirse en candidatos principales a ser súper equipo construido a punta de cambios.

No hay duda que los Suns estarán pendientes en caso que una estrella que se sienta incómoda en su lugar actual de trabajo haga ruido la próxima temporada. Al igual que Boston, los Suns tendrán la mirada puesta en Nueva Orleans. No obstante, Kristaps Porzingis, Blake Griffin y Klay Thompson son nombres a tener presentes.

Desde afuera: Philadelphia 76ers

El proceso comienza a dar resultados. Al firmar a JJ Redick y Amir Johnson a contratos por un año, Bryan Colangelo envió un mensaje claro: gastemos en grande hoy, pero retengamos flexibilidad para después. Filadelfia se prepara para el futuro con $48 millones en espacio en tope salarial para 2018 mientras retienen un núcleo conformado por Markelle Fultz, Ben Simmons, Dario Saric, Joel Embiid y Robert Covington (tomando en cuenta el espacio de tope salarial ocupado por los dos últimos).

Incluso con un contrato al máximo para Embiid, los 76ers tendrían $50 millones en espacio dentro del tope salarial para 2019 a fin de ir tras Klay Thompson o Kevin Love. Obviamente que, con todo su talento joven, podrían dar un vuelco y despachar a su arsenal de material para buscar estrellas listas para competir hoy, al estilo de los Celtics de 2008. A Colangelo no le tiembla el pulso cuando busca armar equipos contendores por la vía rápida. Recuerden que, en Phoenix, Colangelo durante 2004 firmó a un Steve Nash de 30 años para colocarlo al lado de Amar’e Stoudemire de 21 años y Joe Johnson de 23. Y el resto es historia.

El modelo Warriors 2014: Armar equipo mediante el draft

Antes que Kevin Durant dejara Oklahoma City, los Warriors construyeron un imperio de la nada, muy similar a lo que hizo el Thunder años antes. Los Warriors consiguieron su trío núcleo a través del draft: Stephen Curry (selección No. 7 en 2009), Klay Thompson (No. 11 de 2011) y Draymond Green (No. 35 de 2012). Con un contendor en ciernes, el equipo agregó a su plantilla a André Iguodala y Andrew Bogut mediante canjes. Tras ganar un título y romper el récord de triunfos en temporada regular, Durant unió fuerzas con la organización “orgánica”, tal como la denominó recientemente Pat Riley. Con una base armada a través del Draft, los Warriors han logrado apabullar y conseguir el periodo de tres temporadas con mayor cantidad de triunfos en la historia de la NBA.

Los próximos Warriors 2014: Denver Nuggets

Sigilosamente, los Nuggets han armado una máquina ofensiva en Denver. Hecho: Luego que Nikola Jokic se unió a la alineación titular el 15 de diciembre, los Nuggets (y no la edición Kevin Durant de los Warriors, y tampoco los Cavaliers de LeBron) son los dueños del mejor promedio ofensivo de la NBA por el resto de la temporada (113.3 puntos por cada 100 posesiones). Sí, eso también tomó por sorpresa al resto de la NBA.

Y al igual que a los Warriors, los Nuggets armaron una superpotencia ofensiva en mayor parte mediante el draft sin necesitar contar con un puesto de selección entre los cinco primeros. Al igual que Draymond Green, Jokic fue una joya encontrada en la segunda ronda del draft 2014. El base talentoso Jamal Murray fue la séptima selección en 2016, y Gary Harris fue prácticamente un robo en 2014, siendo escogido en el puesto 19 de 2014. Kenneth Faried fue tomado en el puesto 22 de 2011 durante el régimen de Masai Ujiri.

Bajo el liderazgo del presidente Tim Connelly y Arturas Karnisovas, los Nuggets han acertado en sus más recientes selecciones del draft. Y como lo hizo Golden State unos años atrás, han comenzado a agregar piezas externas. Este verano, los Nuggets adquirieron su versión de Andre Iguodala con Paul Millsap, una veterana estrella con mentalidad de “primero el equipo” quien puede manejar bien ambos aspectos del juego.

Y quizás, Denver no se quede quieta. Con algo de creatividad dentro del tope salarial, los Nuggets podrían disponer de hasta $45 millones de espacio (lo suficiente como para pescar un jugador de nivel máximo) a fin de agregar a un núcleo ya fortalecido con figuras de la talla de Millsap, Jokic, Murray y Harris. Si Denver declina la opción sobre Harris, se uniría a Harris en la terna de agentes libres disponibles el próximo verano, dándole a Denver mayor flexibilidad el próximo verano.

Entonces, ¿quién sería el KD de los Nuggets? No subestimen a Chris Paul como objetivo tentativo. El jefe en Denver, Connelly fue asistente al gerente general en Nueva Orleans en 2010 durante la estadía de Paul. Y el diario Los Ángeles Times informó que Denver estaba en la lista de candidatos para reuniones pautadas este verano como agente libre antes que Houston lo capturase. Ningún equipo quizás sea capaz de repetir el éxito de los Warriors en el draft, pero Denver podría tener la mejor oportunidad de acercarse a imitarlo.

Finalista: Milwaukee Bucks

Este es otro núcleo fuerte y armado mediante el draft. Giannis Antetokounmpo, Jabari Parker, Malcolm Brogdon y Thon Maker fueron todos selecciones de los Bucks, y solo uno de ellos (Parker) fue un escogido entre los primeros nueve. (Milwaukee también buscó a Khris Middleton luego de su temporada de novato en Detrout). Los Bucks de hecho consiguieron el premio gordo en el draft, pero ese eslogan de los Bucks que dice “aprópiate del futuro” podría quedar en mero humo pronto.

Miren la tabla de tope salarial y verán que los Bucks en 2018 tienen $100 millones en salarios comprometidos, casi $2 millones bajo el tope, debido a varias firmas de agentes libres a largo plazo muy cuestionables como las de Mirza Teletovic, Matthew Dellavedova y John Henson (técnicamente una extensión). Una pregunta difícil para la gerencia recién reformada es si se pagará por Parker luego de dos desgarres de ACL cuando se convierta en agente libre restringido.

En lo que ahora corresponde, parece ser que la única forma de construir un súper equipo es desde adentro. Los Bucks podrían ser un equipo afectado por impuestos el próximo verano si el nuevo contrato de Parker comprende un salario por encima de $20 millones, limitando sus opciones en agencia libre.

Aun así, si este núcleo continúa desarrollándose de esa forma, los Bucks estarán en posición privilegiada para apoderarse de la Conferencia del Este cuando (¿acaso?) LeBron vaya al Oeste o comience su declive.

Desde afuera: Sacramento Kings

Miren, no puedo creer que estemos mencionando a Sacramento y a Golden State en la misma idea. Sin embargo, el núcleo de jóvenes en Sacramento es muy interesante. Los jóvenes De’Aaron Fox, Buddy Hield, Willie Cauley-Stein, Skal Labissiere, Justin Jackson y Harry Giles representan un techo muy alto en Sacramento. Con George Hill, Zach Randolph y Vince Carter representando una estructura veterana necesitada, estos chicos podrían darle problema por varios años al resto de la NBA.

Estamos aún muy lejos de ver si los Kings tienen algo que se asemeje a un equipo de playoff, pero las semillas han sido plantadas. Esperen que los Kings ataquen la agencia libre en 2019 con al menos $55 millones en espacio dentro de tope salarial con nueve jugadores bajo contrato (todos escogidos en primera o segunda ronda).

Si logran dar un par de batacazos en el draft y manejan su tope salarial astutamente, ¿podrían robarse a Klay Thompson en 2019? Nos gusta lo que se cocina en Sacramento.